Páginas vistas en total

jueves, 14 de enero de 2016

La noche en pasos


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.244-


                                                                                         Beatriz Saavedra Gastélum

Poeta y editora de México, nacida en Culiacán, Sinaloa, el 6 de mayo de 1971. Es egresada de la UNAM donde realizó estudios universitarios y de especialización. Ha realizado estudios de literatura, poesía, historia y filosofía. Es miembro del Consejo Editorial de Floricanto A.C. , en donde ha participado como editora en más de 15 libros, miembro de la Federación Mexicana de Mujeres Universitarias, de la Asociación de Poetas Argentinos, etc. Ha publicado: "Sueño obscuro que somos" (2006), "Luz de otra sombra" (2010), etc. Su poesía ha sido seleccionada para más de 14 compilaciones nacionales y extranjeras.


                                                                                      "La memoria inventa el paso hacia
                                                                                       el enigma irrepetible
                                                                                       instante a la entrada
                                                                                       del sueño" 






LA NOCHE EN PASOS

Es la palabra
accidente de la contemplación
un resplandor súbito
fuente de visiones
libertad cuando palpo tu espalda
y las sombras atraviesan mi sueño

La claridad ahora se vuelve aire
juego que al repetirse
te nombra

Sueño cotidiano que se despeña
en otra imagen
bajo mi cuerpo
ya sobre la piel.-


LETARGO

Revelada la noche
al pie de las ficciones
los inviernos prometen siempre
torres altas
de letras gastadas
y el camino que vams arando
tercos
con la lengua seca
como la patria
vestida de blanco
muerde mi carne y la de los otros
errantes, rutinarios
cayendo en el vértice
del mismo ojo
que se ahorca con la misma cuerda
desgastada
con las manos sucias
excéntricos, domesticados
los hombres de mi raza
ilusos
culpables
tramitando siempre supervivencia
a esa hora guerrera
rebota el aullido
de muro a infinito
pies de una realidad expuesta
río que fluye
al costado del hombre
certera y tajante
nuestra porción de totalidad
palabra que nace como canto
y aturde las ficciones
de la ira
del que está siendo
palabra de hombre,
ciudad a la deriva
lazos invisibles
entre los ojos miopes
de la inconsciencia.
Culpable, inocente
abandono mi puesto
recluído en mí
soy látigo
soy rienda.-


TU NOMBRE SIN SUSTANCIA

El jardín de tus huesos,
ventarrón y chubasco
el sol mi vientre,
tierra desnuda reconciliándome.

Se entreabre el mundo
por las rodillas trepando,
mujer de aguas
corre entre llamaradas
que sostienen las alas del día.


HOY SOMOS NOCHE Y NADA

Nuestra retórica,
testigo indescifrable
de la noche y del día,
es desconocida llama
que nos justifica,
entre restos de sol y ya sin cuerpo
nos queda un sedimento de mundo
-distrayéndonos-
un instante solo, quieto,
que nos ata los ojos,
destino que nos hace recuerdos
en pleno cielo, su propio delirio
extravía la noche en profecías.
Acecha un sueño concido,
laberinto interminable de relojes
tu paso disgregado en la memoria
es sólo palabra, fecha abstracta
corriendo en demora,
sustancia infame, viento petrificado,
incansable avanzo y te retengo,
tu cuerpo confirma
nuestra paria amorosa
esculpiendo instantes contra la tierra.-


DESFASE

Recojo a tientas la noche
que entra adelantada,
mi cuerpo, exhalación apenas,
¿estoy muerta?
Esta noche no hay un sitio
la luna arriba,
sola.

Entre las rendijas del enorme silencio
es relámpago que arde,
hablan mis sueños de mareas negras,
redención de tiempo aniquilado.
Pensamiento recién nacido
que arrastra en su corriente.

Señales ambidiestras
desploman sus ojos despegados,
son vestigios de muros indecisos,
memoria que el espejo desdibuja,
mi propio delirio se levanta
me acaricia,
me ataca.-


CERTEZA

Impávida la boca
donde los ecos son respuesta.

Refugio que sumerge
nuestra historia
de memoria desgastada.

También aquí
la puesta del sol
es un vacío incierto.-



                                                                                      Beatriz Saavedra Gastélum



Imágenes: Pinturas del artista Hans Zatzka  (1859 - 1971)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario