Páginas vistas en total

lunes, 21 de diciembre de 2015

Verano


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N°1.224-


                                                                                        Ramón Bello Bañón

Poeta , narrador y periodista español, nacido en Almansa (Albacete) en 1931. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Es Premio Graciano Atienza de Periodismo. Diplomado en Estudios Europeos por la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo de Santander. Colaborador en prensa y radio y conferenciante sobre temas relacionados con la Literatura y el Derecho. Autor, entre otros, de los poemarios: "Los caminos del día", "Alicante o la biografía de otros ecos", "La vida sin paréntesis", "Esmalte del tambór",etc.  Es Premio de Poesía de la Diputación de Albacete.


                                                                            "Yo vivo aquí, donde vivir es lucha
                                                                             diaria. Donde me van quemando
                                                                             los bárbaros agostos
                                                                             en mi desconocido calendario"  







LA MANCHA

Qué extraños, nuevos, fugaces amarillos
encuentra tu mirada! No es Castilla
esto que ves, no puede ser Castilla.
Aquí la tierra es dura y el sol quema
de otra manera, de otra extraña manera, siempre
con ese nuevo y viejo amarillo campesino
cansado de grabarte la retina.

Todo cuadro es un mundo
limitado or la órbita del marco.
Todo cuadro es la vida
y el paisaje; donde están los humanos para siempre
junto a tantos kilómetros de páramo
y a la quieta ansiedad de las encinas.

Pero la Mancha es otra cosa:
su tierra está cansada;
sus hombres miran de otra manera
y esperan sus hembras
de otra forma el mismo seco y la plegaria antigua.
Hay otra concepción de la esperanza
bajo esta geografía.

¡Ah, yo te pido serenamente esto:
"Lleva esta Mancha, hazla a tu pintura, doméñala
a tu arte, porque hay prisa
en que la pintes sobria y brevemente
en toda su tristeza,
en toda su grandeza incontenida".-


VERANO

Es ya el verano.
Rompe a decirlo el trigo
y lo padece la piedra del camino.
Tú sabes que no hace mucho tiempo
otro verano puso rojo el vino
en los lagares de esta pobre zona
donde todo es monótono y antiguo.

Es ya el verano. Grita y me lo dice
todo el terroso surco del instinto.
Se abren las tierras donde no hubo agua
ni pan para el amigo, y la pedriza aguanta
el infernal diluvio del camino.

Yo siento ya el verano. Me lo explica
el árbol y el paisaje. Cada cosa en su sitio
menos el segador que busca un mundo
sin almudes ni trigos.

Todo el alto poder del sol se queda entre nosotros
como un amigo íntimo.
Ha llorado ya el niño de esta tarde. Ha ladrado
ya el perro de este sueño invencido.

Definitivamente es ya el verano.
Es el triste y brutal verano nuestro
aunque te dé lo mismo.-


ALBACETE

Salgo a la calle y rompo
esa costumbre de lo cotidiano,
observo al niño pobre
y sufro. Todo el año
esta ciudad parece
querer nacer a un mundo de silencios,
y vamos con ella cubriendo los caminos
sin saber si ha llegado
el momento. Ahora canta
junto a mi corazón un pájaro.
Ahora la trunca torre catedralicia esconde
el amarillo sol de este muerto verano .

Ahora pienso y me valgo de ideas aprendidas,
ahora respiro y callo.
Callo por esta calle mayor de las farmacias
y del neón estúpido, por donde algo
de otro tiempo se muere
y se va al paraíso del pasado.

No esperéis cantos dulces ni retóricos
de esta ciudad. Vivo y declaro
ser uno más de sus modestos hombres.
Amo su cielo, su sencillez, y acaso
esta oscura tristeza que entusiásticamente
me llega al corazón. Rondo sus altos
edificios con la mirada limpia,
medito en sus minutos, y pensando
que alguien me escucha en un instante bueno.
Un extraño matiz hay en la tarde
cuando ceso en la voz y el aire aprende
a subir a los árboles. Alado,
el sentimiento inunda esta aridez continua
donde me van quemando
los bárbaros agostos
de mi desconocido calendario.-


HOMBRE VESTIDO DE NEGRO

¿Qué oscura, qué invisible, que extrañísima
pena te ha alzado el negro hasta tu cuerpo?
Yo eztoy ahora contigo, ahora que río,-
ahora que sé del aire y del recuerdo.
Mira la calle, escucha el silbo, rompe
esa cadena, salta por encima del miedo;
tímido hermano de una tarde oscura,
ibérico doncel para lo negro.

Acaso ignoras que en el rostro
y bajo este guadiana de mi cuerpo
hay otro vendaval que arroja estrellas
sobre el suelo;
acaso ignoras que tu vida, bajo el signo
de un capricornio antiguo, es sólo el tedio
de una palabra, el rito
de una mirada o el trámite de un verso.

Hombre vestido sin saber qué pena
has de ponerte en todos los momentos;
negro de instinto, negro de esperanza,
negro de angustia, negro,
negro casi de Harlem, o de jazz-band o de
conciencia sin saber el mandamiento.

Ahí estás como para la historia. Ahí.
Sin adjetivos. Calle adelante, suspirar por dentro,
luto en los ojos, brazalete al brazo,
crespón sobre los aires, funeral de aliento,
triste de risas, vencedor de gracias,
verdadero ciprés de cementerio
en tarde de algún viernes
cortísimo de enero.

Yo te comprendo. Yo te envío un amplio
repertorio de libros que no vendo
y te miro a los ojos
y me venzo
también esta alegría sin propósitos, este pasar
la mano por el fuego,
esto de estar conforme con mí mismo.
Te miraré de nuevo y pensaré que existo.-



                                                                                Ramón Bello Bañón



Imágenes: Pinturas de Giovanni Boldini  (Italia, 1842 - 1931)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario