Páginas vistas en total

sábado, 5 de diciembre de 2015

Enamorarse


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.210-

                                                                                             Michael Mc Neilley

Poeta, periodista y narrador de Estados Unidos, nacido en 1950 y fallecido en el 2000. Fue Director fundador del National Student News Service, Trabajó como periodista en Washington D.C. Escribió cientos de poemas y cuentos que publicó en numerosas revistas, tales como: New York Quartely, New Delta Review, Poet, Chicago Review, Sonoma Mandala, Slipstrean, Lilliput Review, Impetus, Penny Dreadful, Exquisite Corpse, Atom Mind, etc. Parte de su trabajo fue traducido a diversos idiomas. Los poemas siguientes fueron publicados en Cross-Connect, University of Pennsylvania, 1995.    


                                                                              "Los borradores abandonan la fábrica
                                                                               y llegan a las tiendas antes del amanecer,
                                                                               empaquetados en promesas coloradas
                                                                               que pocos pueden cumplir"       




   


ESA COSA DE ENAMORARSE

No estoy buscando
el amor de nadie
no estoy buscando

nada
mucho menos
enamorarme

enamorarse
siempre implica
esperar alguna larga

lista de cosas
nadie quiere
todo ese esperar

tanto
pero te amo
de todos modos

esto no es
cosa de enamorarse
esto no es

una cosa mala
una calle bien
señalizada

como de una vía
a la cual te
metes conduciendo

y si tienes suficiente suerte                                   te llevará de nuevo
a casa.-


SÓLO TRUENO

no tiene
sentido
cómo el amor puede moler
el corazón

aunque la intención vale
para algo
no es fatal

en sí misma
tú no morirás hasta
que el coche golpee

contra la barrera del puente
la mente hace trucos
pero la ilusión eso

esencialmente benigna
no te ahogarás
hasta que el agua

haya subido
no eres devorado
por la silenciosa

mirada del león
el trueno no puede
escindir el árbol

la sangre es tangible
y no importa
la distancia

la caída
no te matará
hasta que hayas
pisado en
el vacío.-


INCENDIARIO

siempre hay un espacio
no importa cuán pequeño
por el cual el amor puede penetrar

no importa cuán pequeño
el corazón
donde esté

como el agua que se escurre
por un lavaplato que se filtra
hinchando las tablas del piso

minando la baldosa
hasta que las vigas del piso
se comban

y cuando lo descubres
sólo después significa
una reparación mayor

pero para ese entonces
las termitas de la madera húmeda
se han colado

y los inspectores sin duda
van a encontrar
una cosa semejante

y nunca te
devolverán el dinero
por eso

y las reparaciones
son tan caras
y vienen sin garantía

de que no sucederá
de nuevo
y lo único que puedes hacer

es quemarlo todo
con la esperanza
del seguro

y cuando vengan
a escarbar
los escombros
y pregunten qué sucedió
miente.-


LÍMITE DE LA CIUDAD

éramos sólo niños y
no había posibilidad
de ir a casa de un amigo

el primer auto a años de distancia
y esperando estaba una
lenta y dulce muerte

así es que caminábamos al ocaso
en silencio entre
las filas del máiz de agosto

en el campo más cercano
no muy lejos de su casa
sin nada en las manos

nos desvestíamos el uno al otro
nuestros dedos adormecidos de calor
en el grisáceo atardecer de texas

y caíamos jadeando
apóstoles desnudos de
un dios de la necesidad y el sudor

dibujaba sombras huecas de calor
sobre la oscura y seca tierra
en el delgado refugio de hojas

ella limpiaba la tierra negra
de mi piel y yo frotaba
su olor en mi cara

pero no era suficiente
y traíamos de nuevo agosto a nosotros

ambos llorando de risa
mientras el sol caía
y las estrellas llegaban.-



                                                                                       Michael Mc Neilley



Imágenes: Pinturas de Albert Birkle (Estados Unidos)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario