Páginas vistas en total

domingo, 13 de diciembre de 2015

El mundo late

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.217-


                                                                                          Luis María Sobrón

Poeta y ensayista argentino, nacido en Nogoyá, Entre Ríos, en 1931 y fallecido en Mar del Plata en 2010. Socio Honorario de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) y Miembro de Honor de la Fundación Argentina para la Poesía. Publicó, entre otros, "Yo caminero" (1975), "Poemas de la vida y la palabra" (1990) que obtuvo la Faja de Honor de la SADE, "Salmo de cenizas" (Madrid, 1993), "La ciénaga de cristal" (1998), "El alma en el espejo" (2000), "El otro" (2003), "Celebraciones" (2001), etc. Obtuvo el Premio "Alfonsina" a la Creación Poética, en 1997 y numerosas distinciones en su país y el extranjero.


                                                                               "La dialéctica del viento
                                                                                lleva en sus voces ocultas
                                                                                idiomas de pájaros"






EL MUNDO LATE

El mundo late
en el corazón de un pájaro
que escapa de tu sonrisa
late sin tiempo y sin voces
y descubro en los ojos de la noche
la pureza fugaz
de las cosas que te nombran.
El mundo late
en el corazón de un pájaro
que llena tus manos.-


MUCHACHA VOLADORA

Muchacha voladora
que llevas itinerarios misteriosos
por cielos de ciudades medioevales
y vives la estación del recuerdo
como la barca de sueños marítimos
de las viejas cartas de viaje
edifica mi mundo
con la sonrisa de tu meridiano celeste
y encontrarás en el secreto de los pájaros
la edad del amor
que fecundiza con manos abiertas.-


******

En ese tiempo
ámbito dorado del hombre
las cosas nos dieron su tiempo
tiempo de germinaciones celestes
y de besos prolongados al amor
nos dieron idiomas de pájaros
en un mundo de extraños contornos
y de heredades ocultas
nos dieron un  mundo
de frases fantasmas
y de guerrilleros verbos
nos dieron su eternidad
que nos crece sabiamente.-


EL MAR

El mar.
Siempre el mar.

Por la sonda que registra
la sístole y la diástole
de su pecho enardecido.

Cómo águila que disputa
su propiedad al universo.

Irisado por manos de sol
en su torso de invisibles clepsidras,
de antiguos rugidos,
de milagrosas alquimias.

Ante mis ojos lo tengo.
No puedo seducirlo.

Cautivo de horizonte
abre su vientre de ballena.

Solamente Dios es su competencia.-


ODAS

Hemos besado el pensamiento
para salvar
la mariposa multicolor de la memoria
y borrar del mediodía
la traición a la fértil sementera.

La oración del universo,
balbuceado pedernal de la existencia,
estalla en espirales de cenizas;
de santuarios de océanos
emergen sierpes de mareas,
que transcriben iniciales de tu nombre.

El deseo, cúspide de ángeles,
enumera itinerarios misteriosos
de la enredadera insomne;
brújula del páramo habitado,
eco confidente del bruñido espejo.

Sólo el temor,
al despojar sus vestiduras,
enmudece a la incógnita sin luz
y al secreto de goces
en la sangre púrpura del cielo;
sangre donde el cincelado rostro
exacerba el paraíso del pecado.-


*******

Ancho dolor el amor;
desmedido cauce
conjurado por el sol y las sombras.

Da tregua al huésped,
arribado por ríos
de arboledas en fuga.

Heroicas travesías
de excitados labios
crearon en el sinfín del horizonte,
el astillado cristal
en el que extrañamente nos vemos.

Habíamos usurpado el pensamiento
de remotos papiros
que llegados de otros puertos
sellaron la razón
que todavía nos asiste.-


*******

Rostros carcomidos
por pecados de inocencia;
sus máscaras espejan otros cuerpos
en confesables bóvedas.

Despiertan los hombres
de la aciaga víspera.
Juzgan al alma
el dédalo dormido
donde comienza el sacrificio.-


                                                                                 Luis María Sobrón




Imágenes: Pinturas del artista español Cayetano Arquer Buigas.




 quiquedelucio@gmail.com                                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario