Páginas vistas en total

martes, 8 de diciembre de 2015

Amor agónico

Quinto año de una antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.212-
                   

                                                                                             Angela Molina

Escritora y periodista de Venezuela, nacida en Caracas en 1967. Es Licenciada en Comunicación Social y Abogada por la Universidad Central de Venezuela. Se dedicó al periodismo impreso, publicando en diversos periódicos y revistas venezolanas. Ha publicado los poemarios: "Aclaratoria" (2013), "Imprudencia" (Diosa Blanca, 2015), etc. También participó como miembro fundadora en calidad de vocal de la primera directiva de la Asociación de Bioética Jurídica. Colabora con sus textos en medios de su país y el extranjero.


                                                                "Lucharé las batallas que no puedas librar
                                                                  Recordaré tan solo aquello que me diste
                                                                  Un corazón de oro piedras de rubí
                                                                  Licencia para ser desparpajada, loca, volátil"







AMOR AGÓNICO

Lastima este amor
Este amor distrófico
que apenas puede ver
con mirada nublada
Que no tiene tacto, que no siente piel
que mueve con tedio un dedo
Tan sólo el necesario
el urgente como una arcada

Lastima este amor
Que no conoce ni quiere conocer
Que presume de puertas afuera
Que se hace el valiente y ruge de miedo
Que vive de rutinas
Que se alimenta de insatisfacción
Que nació con la duda sembrada
Y una cicatriz de desprecio

Lastima este amor
Que nos apresa y se niega a morir
Que rehúsa ser desconectado
Moribundo desde el principio
Atado a los manuales de convivencia

Amor locura
Amor borrachera
Amor ansiolíticos
Amor evasión
Que pide muerte

Y no nos atrevemos a matarlo.-


LA CASCADA

El agua canta
sobre el agua
hipnotiza los sentidos

Aquí hay paz
No hay deseo posible

Y sin embargo
somos todos extranjeros
en esta tierra sagrada.-


GENÉTICA IMPRUDENTE

Mi padre, el inmigrante,
descifraba problemas de química en su pizarra
Mi abuelo, el agricultor,
despedazaba plátanos a los ojos de sus hijos
Mi bisabuelo, el socialista,
daba a elegir entre abogado y soldado
Mi tatarabuelo, el indiano,
sólo quiso ver el campo
antes de morir
Yo, que no heredé esa valentía,
quiero bailar
sobre las piedras de sus tumbas
y conjurar la alegría.-


APRENDIZAJE

Me gustan las miradas largas y profundas
esas que no rehúyen.
Me gustan las miradas que no temen
mirar, devolverte el reflejo.
Esas miradas silenciosas
que son tacto.

Doy fe del poder curador
de las miradas francas y sin ambages.
Me trepo a ellas como a una enredadera
para encontrar oxígeno. Cuando me faltan
ciero los ojos y las recreo.
Sé que existen y me mantendrán con vida.

O existieron. Eso basta.-


HOGAR DE LOBA 

No es que no existan amores para toda la vida
es solo que no nos tocaron en suerte.
Nos hace esto acaso más volubles
pero no nos define la desgracia
no nos ata el desamor.
Simplemente nos vuelve intermitentes.
Encontramos a ratos
el resto del tiempo, estamos al acecho.
Y creamos amores con palabras
e imágenes, de savia.
Abraza al árbol, mientras tanto.-


LO QUE NO TIENE NOMBRE

A veces no hay palabras
en los límites del deseo
o del quemante sufrimiento.
No hay palabras.
Lo incondicional no acepta nombres.

Intentamos describir acercarnos garabatear
ponerlo en blanco y negro
evitar que nos explote en la cara
o vísceras adentro
para decir ¿entiendes?
para no ser un número primo
y es inútil.

¿Cómo te nombro amor, cómo te nombro?
Sosiego, paz, luz, alegría
entre mis muslos corazón que late y se desboca.
Calor que sube intenso por el cuerpo.
Incontenible indomesticable
delirante desquiciado insensato
pero es más

¿Cómo te digo, dolor?
Soledad acompañada, incomprensión,
pérdida infinita
palabra muda
abrazo que no fue
campo de zarzas
espina lacerante
ausencia.

No todo puede ser nombrado
acaso tampoco es necesario.-


                                                                                                  Angela Molina




Imágenes: Pinturas del artista chileno Claudio Bravo (contemporáneo)




quiquedelucio@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario