Páginas vistas en total

sábado, 26 de diciembre de 2015

Lucero del alba

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1. 228-


                                                                                                      Pascal Mora

Poeta y docente francés, nacido en París en 1962. Es Licenciado en Letras y Derecho. Tiene un Master en Ciencias Sociales y Educación .Ha publicado su poesía en las revistas literarias: "Arpa","Comme en poésie", "Les cahiers du sens",  "Multiples Verso", etc y los libros "Feuilles du chemin" (2009), "Etoile nomade" (2011), "Paroles des forets" (2015), etc. Es profesor en el Centre de Formation Compagnonnique des métiers du bátiment en Saint-Thibault-des-Vignes, París. Ha participado en numerosas lecturas principalmente en la región parisina.


                                                                        "Qué bien recordamos la escena
                                                                         los actores deslizándose como pequeños veleros,
                                                                         la balaustrada enfriando nuestras palmas
                                                                         en una oscuridad rápida como la sangre" 








LUCERO DEL ALBA


Saludo al lucero del alba,
Venus en el prado
De las mañanas claras
Guiando a los pastores.
Y la esperan los marineros
En la esquina del estuario,
Esperanza sagrada
Del movimiento.
Se oye el portazo,
Gira la llave
Encendiendo en el tablero
El deseo viajero,
La promesa de esta orilla tesoro.

Nos llama una voz horizontal
El coche frota la calzada,
Multiplica las ruedas,
Galope de caballos
Por la tierra peregrina.

En el ahora,
No hay pasado ni futuro
Por la ventana plural
Desfilan los campos esmeralda.
Aparece el paisaje en oración
Detrás de un vitral
De silencio, silicio y selva.-


MANO DE OASIS

Me haría ilusión escribirte
Que cruzo la semana
Al frente de los acantilados.
Disparada saeta de cabeza vacía
Que planea en las curva.

A toda velocidad
Por los pueblos de neblina
Voy deslizando en el esplendor
Hacia los esbozos oníricos
Que vigilan los mares
De Bering, de Bizancia
De Omán o de Arafura.

A cntraluz en el capó
Llueven hojas resecas.
La piel del solsticio
Las consume en luces de sombra.

Se estira mi carrera
En solo de saxofono
Y la prolonga el jazz,
Manteniendo su nota azul
En los surcos sincopados
De la ruta solitaria.-


ESPÍRITU INMORTAL

Espíritu inmortal
De la naturaleza sin sufrimiento
Acojo la plenitud de ser
Y se aleja el miedo.
Espíritu inmortal
Recuerdos de otros planetas
Murallas merovinglas en el
matorral de los siglos,
Blanca ciudad andaluza
que nunca he abandonado.
Espíritu inmortal,
La familia forestal habla del árbol
al pájaro, del hombre a la bestia.
Espíritu inmortal
Lo ligero vence
Lo inmóvil regresa a la errancia,
Águila silenciosa se desliza
en el viento solar
Mis ojos amazónicos se alargan
Con el panorama de las ciudades abajo,
Y las lejanas megalópolis
Son desnudez en la lavanda.
Entre las ramas se ven navegar las nubes
Hay un vacío gris que se refleja en la distancia
En los pliegues azules del cielo.
Espíritu inmortal
Mi alma es una mariposa que vuela
en las cuatro direcciones
del universo
Más rápida que la luz,
Tan presente como el instinto.-


ENCUENTRO

Encuentro de tres ríos en la cuenca entre montes
Matriz recoge el sonido del agua corriendo.
Cruzamos el bosque por las flechas preciosas talladas
En el matorral florido de momentos sagrados
Plantados en el campo como lanzas de acacias.

Golpean a las puertas donde charlan
los viajeros del alba,
En un rincón de las ruinas en marcha
Faunos tocan la flauta de ortiga
a través de los lavaderos.
Los flexibles reptiles vibran
con los prados entre agua y aliaga,
Sortilegio del río que murmura
a las yemas de las riberas infinitas
Arriba es mediodía, el campamento
toca la errancia,
El idioma de la infancia suelta
enjambre de risas.
¿Quién está hablando con el lugar,
llamando a los cuatro vientos?
Hace poco, igual que ahora
Los coches veloces animan
el fondo del espacio,
Arrugan los charcos,
rasgan los caladeros celestes.-



                                                                                                    Pascal Mora



Imágenes: Pinturas de Ernst Ludwig Kirchner  (Alemania, 1880 - 1938)









quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario