Páginas vistas en total

viernes, 10 de agosto de 2018

La noche

Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 2.121-


                                                                                                                                  Ana María Arroyo

Poeta y narradora española, nacida en Ciudad Real, en 1970 y residente en Valencia. Comparte su actividad profesional de Administrativa con la escritura. Ha sido finalista del Certamen de Relato Breve "La Molineta Literaria" en 2003 con su relato "Sobre ascuas" y finalista en dos ocasiones en el Certamen de Centro Poético con sus poemas "Lluvia" (2007) y "Dulce primavera" (2008). Desde el año 2009 forma parte del colectivo Toc-Arte, donde publica con regularidad y desde el 2010 participa con sus poemas en la revista literaria DeGozel. Ha colaborado en colegios de educación infantil escribiendo relatos para niños y leyendo sus cuentos. Los siguientes poemas pertenecen a su libro "En la piel del verso".


                                                                                                "La poesía invade trémula e insaciable
                                                                                                 cada vértice de mí.
                                                                                                 Convoca a mis musas de manos heladas
                                                                                                  y susurra a mi oído: eres toda para mí" 










PRENDAMOS LA NOCHE

Tatuada
en tu sombra
está la causa de mi poder.
Si vuelves
la vista atrás
el júbilo te obsequiará
con el dibujo de mis labios.

No dejaré de guardar tu ternura.
No dejaré de envidiar tu piel.

Seré paciente,
cauta,
hasta que tú quieras ser mío
y admitas
que siempre estoy
en tus pasos...
en tu pulso acelerado...
en tu mente ardiente.

Lo sabes persigo tus caricias.
Así que sitúate en mí.
¡Prendamos la noche!.-



SILENCIO Y BRUMA

Relojes de arena
marcan los segundos
del mar del tiempo.
Te obligan y dirigen,
a pesar de todo,
al puerto de la nada.
Minúsculos granos se deslizan.
Miles de vueltas hemisféricas
nos dicen dónde,
cuándo...
encontraremos el rumbo
de los sueños borrados
por las olas oscuras.
Atravesaremos océanos
de voces profundas
que invitan al gozo
navegaremos vidas
que sostienen el horizonte
de cada amanecer.
Seguir es marcar distancias.
Morir es seguirte amando.
En un minuto de brisa
sin el rumor de tus horas
con el corazón ahogado. Sólo.
Silencio y bruma.-



MÁS TARDE

Después
de tanta vida
habituada a tu nombre
desechando sombras
y atenuando miedos.

Después
del vértigo alado
que sobrevuela en mi pecho...
abriendo heridas
y siendo silencio.

Más tarde.
Mucho más lejos.
-Está el destino-

Cuando llega el tiempo
de enfrentar caminos
bifurcando el alma
para ser costumbre.

Cuando no hay opciones
de no ser tristeza
ni lágrima abierta
dormida en tu almohada.

Allá en el abismo
temido y silente
que reza su mal
hiriendo los sueños.

¡Tan tarde!

¡Me dueles, tanto!

Tanto mal
hubo entonces
y hay ahora
y habrá siempre
y después.

Tanto frío.-



                                                                                                                              Ana María Arroyo


Imágenes: Pinturas de Olga Suvorova.







quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario