Páginas vistas en total

miércoles, 18 de abril de 2018

Viaje al interior

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta es una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 2.009-


                                                                                                                               Diana Morales

Poeta, narradora y crítica española, nacida en Sevilla, en 1973. Estudió Filología Inglesa en la Universidad de Sevilla y Experto Universitario en Guiones Audiovisuales por la Universidad de Málaga. Desde hace más de doce años es coordinadora y profesora de talleres literarios tanto para el Ayuntamiento de Sevilla  como para la Fundación Caja Madrid. Ha sido crítica literaria para las revistas Freek Magazine y "Arto! de Madrid" y ha publicado relatos y poemas en diversas revistas y libros conjuntos. Ha colaborado como guionista en la Agencia Storyline Creativos. Ha obtenido varios premios literarios, entre ellos, Finalista del Premio Nacional de Poesía "Poeta Mario López" (2000), etc.


                                                                                              "me rodean miles de ventanas
                                                                                                onduladas como tenues mariposas
                                                                                                mensajeras en crepúsculo en el    
                                                                                                borde de sus alas es el pánico sin límite" 
          









VIAJE AL INTERIOR

Tengo hambre de tu boca, de tu sabor a desierto,
de su ingravidez extrema, de sus moléculas tristes
de los límites oscuros y sensuales de tu aliento.
Me contagio del temblor de tus labios frutales.

Tengo hambre de tus ojos, expansibles, enemigos,
como auroras boreales incrustadas en mis huesos.
Me recuerdan al paisaje de los viajes siderales:
el espacio se nutre del origen gris de tu mirada.

Mis manos, que dibujaron la pendiente de tus hombros
son dos pájaros cenizos esculpidos en tu espalda,
encadenados al latir de tus pulmones paralelos.

Quiero dormir en el sueño de tu frente peregrina,
conocer tus pensamientos pequeñitos como almohadas,
y despertar, sorprendida, en la orilla de tus dedos.-



POEMA UNO

Octubre es como una ráfaga
-soledades inciertas caminan-
lento
voy huyéndome.

El silencio.
Más noches.-



SOLITARIO

Si la furia traviesa de la tarde
me arrancara tus uñas de mi cuerpo
me dormiría en el hueco de tu estómago.

La soledad me tira de la oreja
mientras destruyo el adjetivo
que convierte estas horas
en malditas.

El perfume de tu ropa es el envase
donde habitan, obedientes,
mis dos manos:
acércate a las dunas de mi aliento,
el enigma fluorescente de mis brazos,
ven,
te necesito.

Ése es el grito que la curva de mi cuerpo
lanza ala órbita terrestre de tus átomos,
implorando que convierta mis palabras
en satélites ardientes de tus ojos.

Ésa es la parábola que surge
de las tiernas ecuaciones matemáticas
que carcomen las arterias de mi carne,
que se anuncian con banderas
al hacerse crucifijo en mi garganta.

Acércate ahora que el capricho de las letras
construye un edificio en mis entrañas.-



ECLIPSE

Aunque no pueda verte
sé que siempre estás ahí,
esperando, al otro lado
del perfil de mis adverbios.

Cuando escucho el sonido
de tus venas alocadas
todo el aire se hace
mariposas.

Aunque no pueda verte
estoy seguro de tu cuerpo,
estoy segura de que estalla,
como el agua estalla en ondas,
cuando mi voz se sumerge
entre tus hombros
y se pone a hacer burbujas.

Aunque no puedo verte
conozco tu carácter
de satélite: recibes
la apagada sintonía
de mis huesos.

Sé que estás ahí,
-aunque todo está oscuro-
cuando tu piel esponjosa y evidente
se extiende sobre mí como una manta.-



POEMA TRES

cada poeta es el preludio de un abismo
y su noche
un lugar ensangrentado
que proclama al mundo
que están solos.

Cada noche
el silencio les da
la bienvenida.
La poesía es el horror del subconsciente.-




                                                                                                                                  Diana Morales



Imágenes: Pinturas de John Larriva  (contemporáneo)







quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario