Páginas vistas en total

jueves, 12 de abril de 2018

Relámpago

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 2.003-



                                                                                                                          Ana Muela Sopeña

Poeta de España, nacida en Bilbao, en 1961. Actualmente trabaja de correctora literaria. Ha participado como poeta en varias antologías, como : "Arte poética" (El Salvador), "Cuba Ala Décima"  (Cuba), "De Literatura y algo más", de Betty Badaui (Argentina), "Las noches de Lupi", de Juan Jesús Sanz (Vizcaya), "Antología de Jesús Felipe Martínez" (España),  "Homenaje a Angye Gaona (París), "Palestina-Poemas, Volúmen III" de Xavier Susperregi, "Ciudad Juarez-Poemas, Volúmen IV"  (México), etc. Por otra parte sus composiciones poéticas han sido publicadas en revistas como "El Ciberperiódico", "Fijando Vértigas" y "La Trastienda" de Argentina, "Destellos" (México), "Viata Basarabiei" (editada en Moldavia por la Unión de Escritores de Rumanía), etc.



                                                                                                       "Que tus versos de fuego
                                                                                                         atraviesen el alma de este mundo
                                                                                                         y permitan relámpagos de amor,
                                                                                                         mientras tu voz oculta permanece"









RELÁMPAGO

La soledad va lloviendo
lunas errantes
en mi alma ávida de ti.

Te recuerdo

con tus ojos de agua,
más allá de la vida y de la muerte,
en el vendaval del tiempo.

Sube la marea
en un instante feliz,
baja la marea
en el resorte que mueve el caos del mundo.

Te miro,
me miras,
nos miramos

y un relámpago azul nos ilumina.-



HILOS DE VISIONES

La soledad me atrapa en sueños pétreos,
como un monstruo escondido
en calles frías.
Pero tus ojos claros me rescatan,
me deslizan por mundos sin la niebla,
escondidos en pétalos de bruma.
También tus dedos cálidos me rozan
la piel azul que mira los crepúsculos.

Y tu cuerpo de fauno me subyuga
entre árboles sedientos de ser duendes.-



ESTOS DÍAS

Estos días son tristes,
la lluvia cae despacio
tras los cristales ebrios de tu imagen.

La noche se presenta silenciosa
con susurros de árboles dormidos.

Estos días son tristes,
sabiendo que no puedes ver crepúsculos.-



LA LUNA EN SU ESCONDITE

La luna en su escondite
contempla la ebriedad de mis sentidos,
cuando rozo tu piel en noches claras.

Una galaxia cóncava
se atreve, en espejismos,
a entregarte mis labios en susurros.

Nebulosas que saben de lujuria
divisan las imágenes de pánico
y te atrapan con miel de un sueño lúcido.

Supernovas amantes del placer,
en visiones de mundos seducidos,
me dejan ver tu rostro sin la sombra.

Un cuásar amarrado
a los abismos
sacude con temblor los ojos de la diosa.

Los púlsares me llevan a tu lado
entre plumas de pájaros errantes,
mientras miro tus párpados de acero.-



LA NOCHE ME CAUTIVA

La noche me cautiva con su música
y su bruma dispersa en mi piel húmeda
que busca tus caricias en lo oscuro,
en medio de la niebla y el deseo.

Tu fragancia me eleva a los lugares
donde el instinto marca su gran límite,
con el amor del mundo imaginado.

Un río de latidos primigenios
me sorprende con luz,
a través de la sombra más atávica.

Un instante fugaz en el abrazo
nos hace percibir el universo
como un espacio-tiempo más amable.-



EN LA RAÍZ DEL AGUA

La soledad en la raíz del agua,
árbol de la noche.
Tu mano en mi mano.

II

La rosa de la luz vislumbra un rayo
que se entremezcla con la sangre.

III

He soñado con la piel de tu naufragio,
me rozas con tu cuerpo solitario.
Ya no estoy sola.

IV

Tiemblo cuando tus labios
me nombran en la esfera de la noche.
Vértigo de coral y lapislázuli.

V

Escondo mi dolor en una lágrima,
mientras tú me preguntas por el alba.
Sonreímos al sol.

VI

En mi juego tú apuestas,
en mi juego yo apuesto.
Nos apostamos todo por el todo.

VII

Los verbos de la herida se han cerrado.
Amor, tú ya no temas. Te curo con mis manos.
Ya no estás solo.-





                                                                                                                            Ana Muela Sopeña 



Imágenes: Pintura en acuarela contemporánea.




quiquedelucio@gmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario