Páginas vistas en total

martes, 17 de abril de 2018

Poeta incierto

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 2008-



                                                                                                                                Celia Gourinski

Poeta argentina, nacida en Buenos Aires, en 1938 y fallecida en 2008. Tuvo una extensa obra poética publicada, entre otras, "Nervadura de silencio" (1958), libro agotado, "El regreso de Jonás" (Editorial Rayuela, con prólogo del poeta Aldo Pellegrini, 1971), "Tanateorótica" (1978, con prólogo de Francisco Madariaga) , "Acaso la tierra" (Editorial Botella al mar, 1978), "Instantes suicidas" (Torres Agüero Editor,  1982), "Inocencia feroz" , con prólogo de Miguel Espejo y dibujos inéditos de Enrique Molina (1999), "En la comarca" (narración poética), "Cadencia rota", etc.


                                                                                                   "que no quiero saber cuál es
                                                                                                     mi última morada o sí,
                                                                                                     toda vez es como los patios
                                                                                                     floridos de cementerios precoces"











POETA INCIERTO

Quieran los barcos no desesperar en las brújulas locas
sea así por los náufragos, quiera el mar no aliviarlos
Sucio lujo del odio, el invento de probables salvatajes.

Dónde estamos, amor mío, cuando nuestro triunfo
nos premia con lo inalcanzable, cuando nuestra
extrema cercanía no deja lugar a lo cercano,
ese árbol, ese aletear en la cornisa
ese escalar en cualquier calle

Que hubo un terreno que dejó de ser baldío, que
hubo un temblor de besos de demonios.

Quieran los barcos ser brújulas locas, enamoradas
brújulas locas.-



EL GRAN JUEGO

Aquella negra necesidad de adiós

adiós breve
escondido en indelebles huellas de las sábanas
perdidas como mares sobre el suelo del deseo
negra necesidad de perecer
adiós sólo en ceremonias de la jaula

el follaje suspira en mi piel
caricias
espasmos
el follaje que en mi piel destruye el tiempo
enloqueciendo el principio y el fin
sola visión de sábanas perdidas como mares en cada
instante desvaneciendo el miedo
los adioses prematuros
escenas donde el miedo mora
pero si todo es adiós

el amor a parir el amor a matar
y sobre nada más que aquel follaje
amantes girando en espiral sobre las vísperas

benditos los que saben que aman tornándose
duendes sin despedidas

pero si todo es adiós.-



LOS AMANTES

No me des agua para calmar mi sed,
sino vino para la lujuria
Tú me has visitado en los ensueños de niña. Moría.
Moría de frío
porque tu frecuencia, sabías que mi risa se esclavizó a
la negrura
Cómo observabas mis juegos tan raros
como mis deberes...mis rituales sacros
menos familiares y la rareza
como expulsión a transparencias
No quiero saciar mis momentos con gratos
acompañantes, porque tú,
hermano de increíbles travesías,
tu maridaje, tu duelo
Que no saciaremos nuestra sed.-



TESTIMONIO

Siempre, en cada ortiga de cada hombre, en cada
ortiga, será mi amado la ortiga a la que evoque,
ensangrentada mi boca cuando le hable besándole
como pródigo entre las nubes
cuando éramos tan cercanos,
cuando éramos miradas oblicuas
sin vernos como ahora.

Amor, mi historia comienza cuando dices que no y
me amas y te amo un instante
un día un millón de
soles apagados

Condenada a perderte cuando te amo
mis muslos mojados
por el cielo, tus ojos
mi vientre

Siempre estarás conmigo en cada ortiga,
con la máscara insondable
de cada olvido
en ti y sin ti
me ames o no me ames
porque te amo.-



RECUERDOS DEL AHORA

Nada de decir nada, mujer y hombre
en cada uno de
los que aman al cuervo como al cordero
Suspiros aletargados y profundos susurros que
amanece sin guarida, especies hurtadas del
horizonte
cuando se acaba la lumbre
mientras recorres mi cuerpo.

Me uno a ti te reconozco te nombro
nos hundimos
otra vez nos besamos

Un beso descubierto en mi tan
feroz inocencia

Si te atreves.-






                                                                                                                          Celia Gourinski




Imágenes: Pinturas de Germán Aracil  (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario