Páginas vistas en total

miércoles, 28 de octubre de 2015

Vacía

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

Publicación N° 1.174-


                                                                                      Tatiana Orellana Araneda

Poeta de Chile, nacida en Santiago de Chile en 1989. Estudia Licenciatura en Lengua y Literatura en la Universidad Alberto Hurtado. Ha participado, entre otros talleres en : LEA. U de Chile, 2012; Escuelas de la Poesía, 2013; en el año 2014 publicó junto a seis compañeros el libro: "Siete. Des-tiempos", Edición La Palabrota. En el año 2014 recibió la prestigiosa Beca Fundación Pablo Neruda.


                                                                                      "Estoy  ebria de aire,
                                                                                       bebida de rocío, y voy con pie inseguro,
                                                                                       en estos largos días del verano"

                                   
                                                                                                              Emily Dickinson






VACÍA

                                              Hay el primer crepúsculo, el del verano, y no
                                              hace falta encender la luz en el interior.

                                                                                   Marguerite Duras 


Me angustia ver el papel en blanco
siento el vacío cómo entorpece
la voz muda
tras varios intentos
para vomitar algún verso y
sastifacer el hambre poética,
me desvelo.

Noche de verano
tendida en el suelo
se desnudan sentimientos
obstruidos por la tinta
marginal.

Mi corazón enjuicia el desahogo
el desamor: prisión desolada
los recuerdos azotan la azotea
de los miedos.

Necesito el aliento amable que
calla mis verdades.
Noche tras noche se revuelcan
los miedos
penetran en mi debilidad
como parásitos enajenados.

Estoy seca
vacía como la copa
borracha
¡olvidando desaires!.

Un verso más, pero
lo fugaz me recuerda la dependencia
vuelvo a ser la niña-tiza
ebria
identidad-fracturada.

¡Me desangro en el silencio!

Miro el reloj
pasan las horas y la hoja
sigue sin una línea.

Mi grito es
una sepultura que nadie visita.-


ADIÓS

No queda
espacio para prostituirme
el adiós golpeó mi puerta
nuevamente me lo bebí todo
incluso el fuego del orgullo.-


ELLA

Ella tiene la mirada indolente
esconde la ira que mendiga el amor
ella crea
raíces de malezas negras
detrás de su disfraz
el cadáver consuela
la esperanza que borró el tiempo.

Sus ojos reflejan un alma
purgado por el dolor
cuando pierde el tiempo
dibuja rostros extra-volátiles
personajes que juegan
con las redes del pasado
y observan el futuro
como prisioneros.


***

Errante
arrastro a mi lado
otra muerte

Camino con el amante:
dos cadáveres entrelazados
invitan la noche bohemia

Crece una esperanza hambrienta
mi boca cosida
besa los labios
que se ocultan en el fuego

Pero
en esta noche insondable
todo es ausencia
incluso el disfraz del amante.-



                                                                                Tatiana Orellana Araneda



Imágenes: Pinturas de Robert Falk  (Rusia, 1886 - 1958)




quique delucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario