Páginas vistas en total

miércoles, 21 de octubre de 2015

Al poema confío

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.168-

                                                                                            Salvador Novo

Poeta de México, nacido en México D.F el  30 de julio de 1904 y fallecido a los 70 años, el 13 de enero de 1974.

                                                                                            "Digo tu nombre en sílabas sonoras,
                                                                                              oigo el marcial acento de tu paso,
                                                                                              te abro mi pecho y el falaz abrazo
                                                                                              humedece en mis ojos las auroras" 







AL POEMA CONFÍO

Al poema confío la pena de perderte.
He de lavar mis ojos de los azules tuyos,
Faros que prolongaron mi naufragio.
He de tomar mi vida deshecha entre tus manos,
leve jirón de niebla
que el viento entre sus alas efímeras dispersa.
Vuelva la noche a mí, muda y eterna,
indiferene a un día
que ha de hallarnos ajenos y distantes.-


ESTE PERFUME INTENSO

Este perfume intenso de tu carne
No es nada más que el mundo que desplazan y mueven
los globos azules de tus ojos
Y la tierra y los ríos azules de las venas
que aprisionan tus brazos.
Hay todas las redondas naranjas en tu beso de angustia
sacrificado al borde de un huerto en que la vida se suspendió
por todos los siglos de la mía.
Qué remoto era el aire infinito
que llenó nuestros pechos.
Te arranqué de la tierra por las raíces ebrias de tus manos
y te he bebido todo, ¡Oh fruto perfecto y delicioso!
Ya siempre cuando el sol palpe mi carne
he de sentir el rudo contacto de la tuya
nacida en la frescura de un alba inesperada,
nutrida en la caricia de tus ríos
claros y puros como tu abrazo,
vuelta dulce en el viento que en las tardes
viene de las montañas a tu aliento,
madurada en el sol de tus dieciocho años,
cálida para mí, que la esperaba.-


HOY NO LUCIÓ

Hoy no lució la estrella de tus ojos.
Naúfrago de mí mismo, húmedo del abrazo
de las ondas,
llego a la arena de tu cuerpo.
En que mi propia voz nombra mi nombre,
en que todo es dorado y azul como un día nuevo
y como las espigas herméticas, perfectas y calladas.
En ti mi soledad se reconcilia
para pensar en ti. Todo ha mudado
el sereno calor de tus miradas
en fervorosa madurez mi vida.

Alga y espumas frágiles, mis besos
cifran el universo en tus pestañas
Playa de desnudez, tierra alcanzada
que devuelve en mirada tus estrellas.

¿A qué flor perdida
que marchitó tu espera,
que dispersó el destino?
Mi ofrenda es toda tuya en la simiente
que secaron los rayos de tus soles.-


LA POESÍA

Para escribir poemas,
para ser un poeta de vida apasionada y romántica
cuyos libros estén en las manos de todos
y de quien hacen libros y publican
retratos los periódicos,
es necesario decir las cosas que leo.
esas del corazón, de la mujer y del paisaje,
del amor fracasado y de la vida dolorosa,
en versos perfectamente medidos,
sin asonancias en el mismo verso,
con metáforas nuevas y brillantes.

La música del verso embriaga
y si uno sabe referir rotundamnte
su inspiración
arrancará las lágrimas del auditorio,
le comunicará sus emociones recónditas
y será coronado en certámenes y concursos.

Yo puedo hacer versos perfectos,
medirlos y evitar sus asonancias,
poemas que conmuevan a quien los lea
y que le hagan exclamar:
¡Que niño tan inteligente!

Yo les diré entonces
que los he escrito desde que tenía once años:
No he de decirles nunca
que no he hecho sino darle la clase
que he aprendido
de todos los poetas.

Tendré una habilidad de histrión
para hacerles creer que me conmueve
lo que a ellos,
pero en mi lecho,solo, dulcemente,
sin recuerdo, sin voz,
siento que la poesía no ha salido de mí.-


MI VIDA ES COMO UN LAGO TACITURNO

Mi vida es como un lago taciturno.
Si hay una nube lejana me saluda,
si hay un ave que canta, si una muda
y recóndita brisa
inmola el desaliento de las rosas,
Si hay un rubor de sangre en la imprecisa
hora crepuscular,
yo me conturbo y tiendo mi sonrisa.

¡Mi vida es como un lago taciturno!
Yo he sabido formar, gota por gota,
mi fondo azul de ver el universo.
Cada nuevo rumor me dio su nota,
cada matiz diverso
me dio su ritmo y me enseñó su verso.
Mi vida es como un lago taciturno.-


                                                                                         Salvador Novo



Imágenes: Pinturas de Frank Cadogan Cowper  (Inglaterra, 1877 - 1958)





quiquedelucio@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario