Páginas vistas en total

viernes, 28 de abril de 2017

Ventana abierta

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de tu propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.683-

                                                                                                                       Jorge Teillier

Poeta y ensayista  chileno, nacido en Lautaro en 1935 y fallecido el 22 de abril de 1996 en Viña del Mar. Realizó sus estudios universitarios en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile y ejerció como profesor de Historia. Entre sus libros más importantes, se encuentran: "Para ángeles y gorriones" (1956), "El árbol de la memoria" (1963), "Poemas del País del nunca jamás" (1961), "Los poetas de los lares" (Ensayo, 1965), "Crónicas del forastero" (1968), "Muertes y maravillas" (1971), "Para un pueblo fantasma" (1978), "Para hablar con los muertos" (1979), etc. Parte de su obra ha sido traducida al inglés, francés y alemán.


                                                                                         "pues lo que importa no es la luz
                                                                                          que encendemos día a día sino
                                                                                          la que alguna vez apagamos para
                                                                                          guardar la memoria secreta de la luz"









LA VENTANA ABIERTA

Todas las nubes
me anunciaban que tú llegarías
cuando despertaba para volverme
hacia la ventana secreta de los sueños.
Pero tú debías extraviarte:
los pájaros se comían las migas
que sembraba para señalarte el camino.

Alguien vestido siempre de negro te vigilaba
y quería transformarte en otra
para que yo no te reconociera.
Hasta que de pronto nos encontramos
y la realidad hecha pompas de jabón
voló de retorno al país de la pureza.-


12

Tu color preferido es el azul
Mi color preferido es el azul
Nunca más le preguntemos a nadie
                      qué color prefiere
Para creer que nosotros inventamos el azul.-


16

Para qué preguntar
si esta canción trae recuerdos.
Esta canción es sólo una canción
sin recuerdo ni olvido.
Como tú frente a mí
como yo tendido junto a ti.-

44

Un vaso de cerveza
una piedra, una nube,
la sonrisa de un ciego
y el milagro increíble
de estar de pie en la tierra.-



EN LA SECRETA CASA DE LA NOCHE

Cuando ella y yo nos ocultamos
en la secreta casa de la noche
a la hora en que los pescadores furtivos
reparan sus redes tras los matorrales,
aunque todas las estrellas cayeran
yo no tendría ningún deseo que pedirles.

Y no importa que el viento olvide mi nombre
y pase dando gritos burlones
como un campesino ebrio que vuelve de la feria,
porque ella y yo estamos ocultos
en la secreta casa de la noche.

Ella pasea por mi cuarto
como la sombra desnuda
de los manzanos en el muro,
y su cuerpo se enciende como un árbol
de pascua
para una fiesta de ángeles perdidos.

El temporal del último tren
pasa remeciendo las casas de madera.
Las madres cierran todas las puertas
y los pescadores furtivos
van a repletar sus redes
mientras ella y yo nos ocultamos
en la secreta casa de la noche.-



LA PORTADORA

Y si te amo, es porque veo en ti la Portadora,
la que, sin saberlo, trae la blanca estrella
de la mañana,
el anuncio del viaje
a través de días y días trenzados como
las hebras de la lluvia
cuya cabellera, como la tuya, me sigue.
Pues bien yo se que el cuerpo
no es sino una palabra más,
más allá del fatigado aliento nocturno que se
mezcla, la rama de canelo que los sueños
agitan tras cada muerte que nos une,
pues bien sé que tú y yo no somos sino
una palabra más
que terminará de pronunciarse
tras dispensarse una a otra
como los ciegos entre ellos se dispensan
el vino, ese sol
que brilla para los que nunca verán.

Y nuestros días son palabras
pronunciadas por otros,
palabras que esconden palabras más grandes.
Por eso te digo tras la pálida máscara
                                    de estas palabras
y antes de callar para mostrar mi verdadero
                                    rostro:

Toma mi mano. Piensa que estamos entre
la multitud aturdida y satisfecha ante las
                                 puertas infernales,
y que ante esas puertas, por un momento,
llenos de compasión, aprisionamos amor en
                                 nuestras manos
y tal vez nos será dispensado
conservar el recuerdo de una sola palabra
                                   amada

y el recuerdo de ese gesto,
lo único nuestro.-




                                                                                                          Jorge Teiller



Imágenes: Pinturas de  Suhair Sibai  (Serbia, contemporánea)



                                
  
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario