Páginas vistas en total

domingo, 16 de abril de 2017

Sonetos







Publicación N° 1.671-


                                                                                                   Carlos Jiménez de Parga

Poeta español, nacido en Murcia en 1974. Es Ingeniero Técnico de Sistemas y Superior en Informática y con una Maestría de Educación a distancia. Trabaja como docente en la UNED de Cartagena. Ha publicado un libro sobre Ingeniería de Software. Ha recorrido España y varios países, es un estudioso del arte antiguo y medieval por lo que realiza frecuentes viajes para dedicarse a estudiar la importancia y trascendencia de su simbología . Los siguientes sonetos pertenecen a su libro "En la inmensidad del camino celeste", con prólogo de Albert Viciano Vives.


                                                                            "Y Beatriz me miró, llenos sus ojos
                                                                             de amorosas centellas tan divinas,
                                                                             que, vencida, mi fuerza dio la espalda
                                                                             casi perdido con la vista en tierra"

                                                                                             Dante Alighieri   Canto IV






SONETOS


Si alguna vez te viera te diría
que eres tan bella como flor de cielo
y cuando el viento cruza tu cabello
eres bandera de la poesía

Llevo en mi cicatriz tu sonrisa
mas tu figura olvidar no puedo
cuando derrotado miro al firmamento
y veo tus ojos brillar arriba.

El destino nos separó por siempre
en una encrucijada de la vida
mas tu recuerdo me es indeleble.

Rabia sentí por perderte aquel día
pues mi mayor dicha fue conocerte
y pensar que eres feliz mi alegría.-



***

Cuando el invierno consuma tu belleza
y la fría noche hiele tu postrera juventud
allí estaré yo para recordarte
los dichosos días de tu rebelde primavera.

No puedo olvidar el resplandor de tus ojos:
luz de otoño y calor de una candela.
Las caídas hojas secas coronan tu cabeza
bajo el atardecer de las calles del amor.

El viento susurra tu nombre
en cada esquina de la infinita ciudad
donde tus pasos se perdieron en el olvido.

Jamás entenderé el cómo y el porqué
de buscarte en los recodos vacíos del ayer
pero si algo hay cierto, es que te quiero.-


***

Te imagino niña de gran ciudad,
entre la metrópoli escondida
caminando en las calles infinitas
buscando en alguien la felicidad.

Una lágrima brota en tu mirar
dulcemente acaricia tu mejilla
como un ave vuela en la brisa
y al caer rompe en un inmenso mar.

Querías evadirte en un sueño
y de estrellas de una constelación
tus pupilas llenar con mil reflejos.

Siento aquel verano de dos mil dos
cuando bailabas al compás del cielo,
mas todo aquello, en qué se quedó.-


***

Eres una estela en el raso cielo
que el excelso viento quiso trazar,
eres una cometa sin soltar
que quedó perdida por un destello.

Eres un azulado firmamento
que los poetas quisieron soñar,
eres una estrella sobre la mar
que guió a un derrotado velero.

Mi vida es un camino a la utopía,
tu vida un camino sobre mi noche
que se han de cruzar un eterno día.

No me quedarán así más razones
para verter conmigo mi alegría
que en un instante unir los corazones.-



***

El amor, que me mueve en tu mirada
y resplandece al ritmo del latido
de una trémula gota en tu infinito,
no es amor, si el sutil corazón calla.

Y si el viento tu oscuro pelo abraza
en una algarabía de sigilo,
que esconde la belleza de un sonido
al que sólo acarician tus palabras,

allí, en el septentrión del pensamiento
en el que te persigo sin descanso,
eres una afamada y fugaz Dafne.

Mas si el amor conmueve el universo,
ya no existe mayor fuerza de lo alto
que detenga este mundo en un instante.-



                                                                       
                                                                                                       Carlos Jiménez de Parga




Imágenes: Pinturas de Víctor Bauer  (Estados Unidos, 1969)








quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario