Páginas vistas en total

domingo, 12 de febrero de 2017

Velocidades

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.619-



                                                                                                             Soledad Muñoz

Poeta argentina, nacida en Mendoza en 1979. Trabaja como docente. Ha participado en diversos recitales de poesía. Publicó "Movimientos" (2013), "Veinte y una Velocidades" (Mar adentro, 2014) y participó de varias antologías, entre ellas, "Lo oscuro trabaja" (Carónico Ediciones, 2015).


                                                                  "cuando más sea preciso refugiarse en los abrazos
                                                                   cuando más se abran las flores en todos los jardines
                                                                   no olvidarás nunca las palabras
                                                                   que fragmentaron tu cuerpo"









VELOCIDADES

Nos despierta la luz
que entra por la ventana
sobre nuestras caras
el brillo dorado rabioso
de un sol de noviembre
algunas moscas zumban
sobre nuestros cuerpos
las corremos con las manos
formamos sombras
en las paredes
y nos miramos
reímos
desnudos
destapados
con nuestros ojos achinados
por la mañana
y me mirás
y decís hola
despacito
te digo hola
y beso tu frente
como un acto
de inmensa ternura
y trato de recordar
el sueño que tuve
veo un pedazo de cielo
de noche
apenas iluminado
tres ancianas en el patio
piden entrar
quieren el pájaro de colores
que está apoyado
sobre mi hombro
les obsequio el pájaro
a las tres ancianas
en eso te paso a buscar
vamos en bicicleta
a comprar pan
para desayunar
y reímos
no sé de qué
del pájaro de colores
pero es bonito sentir
cómo se derrama la luz
sobre nuestros cuerpos
livianos
tibios
y el paisaje
siempre es el mismo
me preguntás
qué pasa
yo callada medio loca
te miro
y mis pensamientos
se hunden sobre tu pecho
que sigue caliente
y me quedo así un
rato recordando el sueño
los pájaros
hasta que suena por tercera vez
la alarma del celular
y me levante
para ir a trabajar
y vos también te levantes
para ir a trabajar
y me digas
quiero estar tranquilo
y la mañana sea fresca
y mi resaca no te asuste
y mi bajón no te espante
entonces me cuelgo la mochila
enciendo la música
del mp3
y voy en la bici
recordando tus gestos
tus relatos fragmentados
y pienso
en regalarte una arrocera
en decirte que ya no hay
nada que temer
que todo lo que nos pasa
no es más que estar vivos.-


***

Como una planta interior que nadie riega
te escribirán una carta de Amor
que te hará llorar
y recordarás
toda la calma
de los peces en el mar
y las botellas
de plástico
flotando en el zanjón
se pudren
mientras vas
en tu bicicleta roja
cantando para adentro
una canción
que nadie conoce
y te duele
el cuello
la cabeza
los pensamientos
y pedaleas
pedaleas tanto
querés llegar
comer
bañarte
dormir
pero entonces
te das cuenta
que ya no querés
dormir solo
que los huesos te duelen
que hay que resistir
otro invierno más.-



MI CUERPO NÓMADE

Mi cuerpo nómade es atravesado
por todos los sonidos de la música.
Me muevo lento
Me limpio
Me sumerjo en el útero de la tierra
para nacer nuevamente mujer.

El sueño fue un acto de salvación:
El cuerpo se desplomaba
sobre el lomo de una gran elefante
y una canción llegaba a los lejos

Las impurezas de un estado de vigilia
me sustrajeron de lo cotidiano
una noche pasó que
la luna se puso en tono magenta
y yo vestida de sonidos y de colores
conjuraba palabras suaves para llegar
a más sueños en donde ya no era nada
solo una forma fragmentada de mis días

necesito ver cómo crecen las flores del jardín
necesito morir para saber
cómo continúa la historia

juntábamos en la calle de noche
miradas viejas y tristes
de bebedores aficionados
el otoño ha dejado un dolor
secándose
ya no relincho por las noches.-





                                                                                                              Soledad Muñoz



Imágenes: Arte digital contemporáneo




 quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario