Páginas vistas en total

sábado, 25 de febrero de 2017

El encuentro

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.631-


                                                                                                            Marcos Wertheimer

Poeta y músico argentino, nacido en Buenos Aires en 1992. Escribe desde los 13 años. Luego de dos años de taller literario con su madre, la poeta Gisela Galimi, está participando del tercer año de taller con la poeta María Julia de Ruschi. En el año 2014 realizó una edición artesanal de su libro de poemas "La llama que queda". En el 2015, publicó el poemario "La luz de un álamo".


                                                                                       "Observo esta piedra inmemorial,
                                                                                        hija de cronos.
                                                                                        Siento el rasguño del silencio,
                                                                                        brillo y hendidura
                                                                                        en el rojizo contorno de su herida"









EL ENCUENTRO

Detrás de cada encuentro, la soledad.
Detrás de la soledad, el encuentro.

Y ella dice adiós
y es como la muerte
o la calma de olvidarse del espejo
o simplemente se va
y estamos yo conmigo
y la inmensidad del jardín.



DANZA DEL POETA

Bendigo esta danza que me habita,
esta vida que me danza.

El cielo está abierto,
un gran ojo de porcelana
de cara a la eternidad.

Oh danza de poetas desnudos,
ritual de vientos cálidos del otoño.

Lágrima, manantial,
donde se refleja mi rostro de cristal.

¡Descansen sobre mí todas las tristezas!

Ya no tiembles, pequeño.

Ya no tiembles,
poeta.

Tiembla.

Tiembla hasta que tu temblor tenga el ritmo de la luz
o indomable se transforme en el vuelo de los cisnes,
en la carcajada de Dios.

Descansen sobre mí todos los fuegos
hasta que sólo el Sol resplandezca en esta piel

Descanso sobre mí
¡descanso y danzo!

hasta deshacerme

hasta renacer

en la canción que el silencio descubre.



HALLARTE

Si hoy no te encuentro ha de ser por buscarte.

A lo lejos, en el fuego, te veo...

Aquí no hay poema, sólo escombro,
el mismo aprendizaje una y otra vez no aprendido,
el de soltar las cenizas
y reír de las estrellas naúfragas en tu cuerpo.

                                                  Ya he huído
y solo en la montaña crié ovejas
y canté ebrio bajo la luna
los himnos escritos en mi frente
y jamás volví,
       jamás volví,
jamás junto a ellos
jamás
        juntos
                 nosotros,
                               jamás juntos yo y o.

Y allí me oculté de la miseria
y aprendí la verdad escrita en la corteza del viento

                      (Pero siempre añoré volver a casa
                        y que allí estes, la cena en la mesa,
                        la sonrisa dispuesta,
                        y la caricia)

Tanta sabiduría
muere hoy conmigo en la montaña,
me la llevo toda y tú
nunca sabrás que ha sido de mi último poema
que escribí con la sangre de mi cuerpo ya muerto.


La única sabiduría es el
                             adiós.

Hoy parto
pero no volveré a partir de ti.

Hoy parto
              abierto
                     para hallarte.-



LANCEN EL ANCLA

¡Lancen el ancla!
Que en esta tierra han muerto mis ancestros
y ha nacido un niño.
Las estrellas en la ventana escarchada de los autos
aquella noche
cuando fui hombre por primera vez,
y las mujeres de esta tierra
que he amado,
tus labios acariciando suaves
el contorno de mis labios,
la luna.

¡Lancen el ancla!
Que es la tierra de mis hogares
de paredes encendidas,
los árboles mueren cada día,
las constelaciones
rasgaban
mi destino
en una blanca tela,
una mañana
un roce inesperado,
las estrellas
iluminaron mis ojos,
el ancla en la tierra.-


MI PARED

Esta es mi pared.
La miro fijo.
Esta es mi pared de mil formas.
No existe más que mi pared,
la miro fijo.

Pared, cascada que cae
en constante movimiento.
Siempre mi pared ante los ojos,
cielos infinitos entre nosotros, la pared y yo.
Cielos infinitos, también mi pared.

Esta es mi pared de mil formas.
Yo también soy la pared.-



                                                                                   

                                                                                                    Marcos Wertheimer 



Imágenes: Pinturas de Roman Garassuta  (Rusia, 1958)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario