Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2017

Brindis


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.628-
                                                                                                                Teonilda Madera

Poeta y narradora de República Dominicana. Estudió Literatura Española y terminó una Maestría en 1977 en Lehman College. Actualmente está haciendo sus estudios doctorales en The Graduate School and University Center de Nueva York. Integra el Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos (CEPI). Ha sido antalogada en Who's who Among American Teachers, Evas Terrenales, Moradaalsur, Ensayos críticos sobre escritores dominicanos del Siglo XX, etc. En el año 2000 fue seleccionada por la Iberoamericana de Poesía para participar en la Tercera Exhibición Internacional de Poemas Poster reaalizado en St. Thomas University.



                                                                           "La ceniza de la gran noche que vivimos
                                                                            extiende sus dedos colosales sobre las sienes.
                                                                            Nadie queda de aquellos que conocí en el viento
                                                                            la violencia ha domesticado nuestros zapatos"










BRINDIS

Brindo porque me libero del amor
y se libera conmigo como
peces resbaladizos;
porque tu mezquindad se llevó
el torbellino de esta piel
que enloquecía contigo;
brindo porque mis labios,
se han humedecido
y en el pecho hay un retoño
de olivo, y si mañana te dicen
que amo a otro, ¡no te sorprendas querido!
porque en mi duerme el amor
que una vez me brotaba
contigo, y sus raíces gestarán
ante un nuevo estímulo
y subirán como espigas,
y de mi cuerpo emanará tu semen
como un río que arroja peces dormidos,
y no olvides, que también brindaré
por ti porque al fin te has ido.-



REDES

Envidio a los buzos porque son
peces que llevan la vida a cuestas.
Envidio a los buzos que se beben el mar
con los ojos y se preñan de corales,
de algas, de tesoros sepultados.
Envidio a los buzos porque les nacen
aletas en los pies y recorren sin temor
los caminos turbulentos.
Envidio a los buzos porque el pescador
no los puede atrapar en sus redes.-


OBSIDIANA

De obsidianas noches vengo;
vengo de amarillos insomnios,
de lunas cálidas,
de soles  muertos de frío;
vengo de despertar el pasado
que quedó dormido en tus palabras;
vengo de lugares áridos y fértiles,
cansada estoy de venir
de tantas partes.-



UNA MALETA

Una maleta es una organización forzosa;
es una aventura cerrada;
una maleta es un nido íntimo de secretos;
es un montón de posibilidades
que se abren en otro espacio;
una maleta es un viaje doble de uno mismo;
me gusta hacerte la maleta
porque es una forma de irme contigo.-



RECUERDOS

Van llegando los recuerdos
y apabullan la memoria;
se golpean unos con otros,
y se vuelven mariposas.
Primer recuerdo:
"No me olvide, Rodolphe" -dice muy quedo
Madame Bovary- y el muy bribón
le jura amor eterno.
Segundo recuerdo:
Aparece Penélope tejiendo amores
de hilo en el banco y rendidas
a sus pies yacen las últimas
hojas de otoño que Bécquer escuchó
en la nostalgia de la tarde.
Tercer recuerdo:
Se va apagando el amor entre sonrisas
y besos, y un quejido, apenas un murmullo,
se lleva mi inocencia.-



SORBITOS DE CAFÉ

Nadie sabe su procedencia
Dicen que vino del mar
cubierta de brumas.
En su piel traía perlas negras
y tesoros hurtados por Drake.
Tiene el mar en su lengua;
esa mujer enigmática
que debería parecerse a todas
se empeña en ser distinta;
es extraña como el bambú
del Viernes Santo y franca como la entrega
de los perros callejeros;
es dulce y apetecible
como un "te quiero" entrecortado.
Esa mujer no es tan distinta a las otras;
de vez en cuando suenan cosas imprescindibles;
se mira en el espejo; toma sorbitos de café
mientras se pinta los labios jugosos
y luego sale a enfrentarse con el mundo.
Sus congéneres, casi siempre, chocan
con ella sin que esté en el medio.
A ella le gusta el cundiamor, los jobos,
las tisanas y el mar de afuera.
Escucha a Juan Luis Guerra,
a Enrique Chia y a Mercedes Sosa.
Esta mujer es todas las mujeres de otras épocas;
lleva en su bolso su historia:
una ramita de olivo, un abanico nacarado,
un jabón Maja y unas hojas amarillentas.
Esta mujer se bebe el llanto de los sauces
y sus ríos internos crecen irrespetuosamente.
En su ignota memoria encontramos
la partida de Ulises, la Relatividad de Einstein,
las Guerras Mundiales, el holocausto,
las computadoras, el amor de Penélope,
los hijos de la violencia
y a ella le duelen y le pesan esas memorias.
Esta mujer es un poco huraña...
ella que debería parecerse a todas las mujeres
desea intensamente ser distinta;
lleva todos los hombres adentro;
le siguen hasta la cima;
ella guarda un secreto.-





                                                                                                              Teonilda Madera 





Imágenes: Pinturas del artista mexicano Rufino Tamayo  (1899 - 1991)








quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario