Páginas vistas en total

jueves, 23 de febrero de 2017

Mujer sentada

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.800 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.629-


                                                                                                              Marta Braier

Poeta y narradora argentina, nacida en 1947 en San Miguel de Tucumán, reside en la ciudad de Buenos Aires. Es profesora de Letras con la distinción Summa Cum Laude, por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán. Especializada en Creatividad y Crítica Literaria, coordina talleres de escritura. Poemas suyos fueron incluídos en las antologías: "Poemas y relatos desde el sur" (España, 2001), "Antología de la Poesía Argentina Contemporánea" (Alción Editora, 2012). Dirigió en 1998 un ciclo de narrativa y poesía en "Liberarte-Bodega Cultural". Ha publicado, entre otros, los poemarios "Gestos de minué", "Ésta es la tierra, corazón", "El río secreto", etc.


                                                                                       "Esta jarra te sobrevive, papá,
                                                                                        con su simple manera de estar 
                                                                                        en el mundo. La manija en su lugar
                                                                                        Hueco que recibió tu mano"










MUJER SENTADA

Pero sé que debo hablar de esa puerta,
en un hotel para turistas de la calle Cangallo.

Recuerdo con nitidez un finísimo rayo de sol
y las partículas del aire jugando con la luz.
(Ah el sencillo fulgor de una habitación en penumbras).

Estoy sentada sobre un sucio cobertor.

El conserje me entregó la llave de la diecinueve
y miró con cara de nada
cuando le hablé de tiempo de sosiego.

Cerró la puerta y me dejó queriendo comprender.

(Los mosaicos hacían muecas con su geometría).

Poco importa si por la calle pasa un hombre,
si hay una fábrica, un frigorífico o muchos árboles.
Pero, el aire. ¿Entra por los pulmones, sale o permanece?

¿Que hago. Qué hago aquí,
en un cuadrado sórdido y ajeno?
Ajeno. Sórdido. Agujero del mundo, digo.

Sentada sobre un sucio cobertor.-



LA TERRAZA

Anoche vino el sueño a herir
cuando ya poco sabemos
del agua clara irrenunciable

Subíamos a la terraza
a contemplar el mundo

Hoy ni alcanzo a verte

(los hombrecitos de Magritte
caen con sus paraguas
desde el lluvioso cielo)

un sol despiadado
se pierde entre los árboles

Pero, vamos. Hay que andar a la calle
y el empedrado irrita

Anoche vino el sueño a herir
Eso es todo: la sed

apagándose apagándose.-


C'EST SI BON

       El piano
dejaba oír suaves notas
y la casa latía

Era cierta la tarde
en la ventana

      Ahora
todo es precario, leve, azaroso
bellamente humano

     Acaso
el peso de mi cuerpo
sea la última certeza

Ésta es la tierra, corazón:
                 hebras de luz
un acorde sencillo.-



LA CARCOMA

en la madrugada
sube por las calles
un kied de Schuber

        sube     baja      gime

es Ella otra vez
                Canta

entre cartones canta
en una lengua extraña

      y corre baba, ¿oís?

un himno grotesco
       mece la ciudad.-



EN LLAMAS

Sueño con cierto pudor
tomo siempre el mismo atajo
la misma calle oscura

Él venía en bicicleta
conversábamos

Hay un caballo muerto
detrás de la ventana
y un pianista
que no deja de tocar

Uno esgrime razones
tristes redes

El pianista insiste con su melodía
y no deja de tocar furiosamente
no deja de tocar

Antes era fácil creer
Él venía en Bicicleta
conversábamos.-



NATURALEZA MUERTA CON NÍSPEROS

La cabeza se inquieta en la almohada
para ver. Pero no.

La cabeza se inquieta en la almohada
para ver. Y vuelve. Vuelve
la frutera de nísperos colmada: el esplendor.

Se inquieta la cabeza en la almohada
Para ver. Pero ni pájaros se ven:
está tan alto el cielo aquí.-




                                                                                                                Marta Braier



Imágenes: Pinturas del artista ruso Piotr Alberti



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario