Páginas vistas en total

domingo, 31 de julio de 2016

Partirá el poeta

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.433-


                                                                                                       Juan Rivera Quintana

Poeta, periodista y ensayista nacido en La Habana, Cuba en 1960 con residencia definitiva en Buenos Aires, Argentina. Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Cursó el Máster de Planificaión y Gestión de la Comunicación en la Universidad de La Plata. Ha publicado libros de poesía, crónicas periodísticas y ensayos historiográficos. Entre sus obras se encuentran: "Alquimia de fantasmas" (1997), "Prestamista de valores" (1997), "Cuentos de La Habana vieja" (1998), "Perverso ojo cubano" (2001), "Breve historia de Carlomagno y el sacro imperio romano" (2008. Ensayo), etc.



                                                                                 "Febrero se me fue yendo como se marchan
                                                                                   las oportunas noches, con delirios de fiebre
                                                                                   y empapan las sábanas oscuras, con olor 
                                                                                   a alcohol de taberna y de pésame incierto"  









EL GENIO DE LA DUDA

Con la neblina partirá el poeta
a lanzar semillas en sitio ajeno
y a iniciarlo todo.
Ya no tendrá la madre cerca, en su ciudad,

el rayo de sol, la profecía agorera
de su bola de cristal.
Una esquina ruidosa para recostar su calma,
endebles de un naipe equivocado.
Con la primera neblina partirá el poeta
a tantear el mundo con el genio de una lámpara
y una pócima milagrera ante la duda
de una tabla desolada.
Después no habrá más códigos ni leyes
ni palabra para calificar todo lo innombrable,
la imprecisión también puede salvarnos
cuando la saeta se dispara y el poeta ya no vuelve.-


GRITOS EN DESBANDADA

Guarda en tu cuerpo todas las memorias
para cuando se nos escapen los ángeles
que ya no duermen
y sólo escuchemos el aullido de un perro
en celo.
Guarda todas tus canciones tristes
que se pegan como cerbatanas a mis oídos
en este concierto de madrugada
que sólo terminará cuando estemos vencidos.
Nuevamente esta asfixia de hereje sin refugio
sabiendo que ya existe lo que busco
miniatura de armario payaso de una sonrisa
horquilla barata de tiangue
muebles comprados al usurero.
Amor, los códigos son tan viejos
como viejas las piedras del camino/como viejas
las mentiras y el terror a las heridas de antaño.
Si yo pudiera ser arena inocente,
cristal de roca estatua de sal
gritos en desbandada estocada final,
hierba silvestre
lecho temeroso de luz desnuda
pero únicamente alcanzo a ser cristal,
arena, estatua, gritos y lecho,
demasiada fragilidad para jugar a ser sobrio.
He pagado mucho precio por este silencio,
y los ángeles que ya no duermen, poco dicen,
pero siguen volando con su lámpara de muerte
y el traidor intenta asesinarnos.
Amor mio, nadie esta noche es tan libre como tú,
sólo que, como dijo un demonio,
el mundo siempre finaliza en altos muros.-









TORPE DESTINO

                                                    "Cometes el delito de andar
                                                      buscando algo que los otros ya
                                                      no alcanzan"

                                                                                Odette Alonso


Un hombre escruta la huella que no pisa
y echa en el baúl los desacuerdos
textos insolubles que han salido de su boca,
comete perjurio y blasfema de sí mismo
con un extraño temblor de piedra desgastada.
Un hombre enciende luces sabiendo que él
no existe
dilata sus espacios y cambia sus rincones
pues teme morir de aburrimiento
recoge caracoles allí donde los sitios apaciguan
soledades/tiene en sus ojos dibujado el disfraz
de lo inconcluso/torpe destino para una impaciencia
que podría asesinarle.
Desconoce que la risa atrae al infortunio
pero se sabe espalda-arco feudo.
Este hombre agoniza sin saberlo,
tierna partida para una ascensión
más lenta y angustiosa.
Transgredir espejos no ha sido nunca comodidad,
para su tristeza innata de revólver sin gatillo.
Un hombre se suicida a quemarropa,
juego fatal de los que ya no buscan explicaciones/
si no muy lejos de sus ojs
Bola de Nieve se apuñala las venas
sobre un elefante blanco y grita:
"No puedo ser feliz".-


EQUILIBRISTA

El rincón del camino se hace piel
en las pupilas del payaso,
quien aprendió a sentir un profundo rencor
por cada aplauso inmerecido de la carpa,
pero continúa durmiendo con los ojos bien abiertos
por temor al rechazo público.
Ese rincón se transforma en abrigo
sobre las espaldas del mago,
olvida sus últimos trucos frente a las luces,
anuncia conejos por palomas negras
sin ruborizarse ante la mentira inocente.
Una varita mágica puede hacerse muro impenetrable
ante los ojos del domador,
perdió la cabeza por impaciencia y aún sus
leones le ayudan a buscarla...
El rincón se hace camino en las manos y en los pies
del equilibrista,
quien no teme a los saltos mortales sin salvavidas,
y siente lástima por los que rinden culto a la rutina,
como si la vida no fuera caminar perennemente
por una cuerda floja.-



                                                                                                  Juan Rivera Quintana





Imágenes: Pinturas de George Romney  (Inglaterra, 1734 - 1802)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario