Páginas vistas en total

miércoles, 27 de julio de 2016

Ausencia


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiemos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.428-

                                                                                         
                                                                                             Francisco J. Bustos Briones

Poeta, narrador y editor de Chile, nacido en Santiago en 1982. Es autor de "Un grito de otoño en un jardín de rosas histéricas" libro de poemas publicado por El Ángel Editor de Ecuador. Entre otras presentaciones, fue poeta invitado  al Encuentro de Poesía Paralelo Cero, 2016 .Es diseñador de libros artísticos de poesía.


                                                                                            "Envejecemos, la ciudad se torna gris
                                                                                              pero nacemos.
                                                                                              Las hormigas dejaron de trabajar,
                                                                                              les toca descansar"








AUSENCIA

I

Suelos ásperos,
secos,
por el cual pasan,
mis suelas ausentes.

II

Perecen en ausencia,
mis caídos,
ojos opacos.

III

Ruidos caen como lluvia
en mi cabeza,
que se mueve en este cuerpo,
a la deriva.-


CABELLO

Cabello que te alimentas de agua viva
que brota desde el cielo.
Vertiente constante y sonante de vida.
¡Crece cabello!
Prfotege este cerebro de todas esas palabras
vacías que pululan por la ciudad de bocas abiertas.
Cabello, te mueves con el viento
que susurra en tu oído rizado.
Cabello, que caes y descansas sobre hombros de hombre.
Cabello, te estás manchando de blanco,
¡se nota que te has cansado!.-


VENDAVAL

¡Ciudad!
Ciudad, ha pasado más de medio quintal de harina
por entre mis dedos abiertos.
Harina blanca.

Blanca harina entumecida.
Ciudad, han pasado tus cuatro vientos repetidas veces
por mi cuerpo.
Ciudad, veo pasar tus seres.
Seres que ríen, se abrazan, se estrujan, se empujan,
se abrazan, se besan, se miran.
Seres que gritan, se odian, se empujan, se escupen, se golpean,
se matan.
Seres que lloran, seres que abrazan.
Seres inocentes, seres en brazos, seres limpios de ojos intactos,
seres sin palabras, seres de llantos y gestos, seres puros.
Seres que abren el cielo, abren corazones,
abren sentimientos, abren cabezas.
Seres que te detienen ciudad áspera.
Dejan el tiempo sin minutos ni segundos;
sólo flotan en el aire sus risas
risueñas, risas que traen suavidadpor pequeños segundos,
segundos de vida en pequeñas risas.
Ciudad, he salido.
Ciudad, he salido esta tarde-noche a sentarme en tu lomo.
Antes de salir a sentir tu viento,
puse entre mis brazos a mi pequeño retoño.
Retoño dulce y amable.
Retoño con el pelo ensortijado prendido en llamas.
Retoño que es un vendaval.
Un verdadero vendaval que revuelve
con su tierno aire mi corazón salvaje.
Lo he dejado con los ojos cerrados suspirando
por su pequeña boca.
Suspirando un pequeño aliento inocente.
Ciudad, querrás roberte su aliento.
Ciudad, que preguntas por qué tengo los ojos en llamas
y la frente afiebrada.
Ciudad, no lvides que soy un vendaval.
vendaval de día.
vendaval de noche
vendaval que está sentado en tu lomo
vendaval en mis pestañas
vendaval hasta el final
vendaval hasta que no quede viento que soplar.-


CUERVO

El oído se vuelve sordo con el eco de tu ruido.
Vienes acechando con tus alas extendidas,
dando aletazos que llenan el espacio.
No dejas de dar aletazos, esos vienen
como gritos de espanto,
acorralando cada gramo de aire fresco
que se cruza en tu vuelo.
Vas templando el cielo para deslizarte a tu antojo,
entre sombra y sombra se te ven los huesos.
Eres una lanza en picada con tus alas encogidas,
giras con prisa para clavarte de prisa.
Has dejado dos hoyos en lugar de ojos,
quedando un grito contenido
sin ser atendido.
Un crujir de garganta, una boca abierta.
Un momento sin movimiento petrificado en el tiempo.
Vuelves a levantar el vuelo,
buscando otras cuencas que brillen de asombro
para sacarle los ojos.-


PÁJARO

Dedicado a todos aquellos que dejaron su tierra, aire y cielo.
En busca de otros suelos...

Se mordió el corazón y se metió una reserva de orgullo
en los bolsillos vacíos.
Por si le hacía falta, saboreo el último pan con queso,
antes de emprender el vuelo.
Sin pedir silencio, soltó una mueca...
le dijo adiós a todo y cerró la puerta.
La diosa fortuna ya soltó los dados y estos están rodando.
Se subió en un pájaro desconocido,
un poco ncómodo se sentó en el lomo,
mientras el pájaro agitaba sus alas, se dijo medio pensativo
¡hay que ver lo que pasa ahora que ya no seré de casa!
Se mordió un poco los labios y se cruzó de brazos.
Miró hacia abajo...¡ya no hay como bajar de este pájaro!
Se sumergió entre sueños y miedos dejando caer su cabello.
Despertó riendo medio dormido
y bebió una copa de vino.
Sintió el corazón hinchado, ya estaba preparado.-




                                                                                                  Francisco J. Bustos Briones





Imágenes: Pinturas de Egon Schiele  (Austria, 1890 - 1918)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario