Páginas vistas en total

sábado, 16 de julio de 2016

Renacer


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores, Difundiendo a más de 1.300 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.417-

                                                                                                     Teresa Torres

Poeta española, nacida en Cádiz y radicada en Málaga. Ha mantenido a lo largo de años diferentes blogs literarios y colabora habitualmente en revistas digitales. Fue partícipe en Ronda de la 1° Jam Session en el Encuentro de las Naciones Unidas de las Letras. Colaborando para Amnistía Internacional en 5° Grito de la Mujer, incluída en la antología Internacional "La luna en verso" creado para la Noche en Blanco de Granada. Ha recitado, entre otros, en el Ateneo de Málaga, Museo Revuello deToro, Museo Carmen Thyssen, Radio Onda Azul, Café con Arte, Plenilunio Siglo XXI, La Noria de Málaga, etc.



                                                                                          "Ciernes como fragua tu peso en mi cuerpo.
                                                                                           Eres empuje, puro afán
                                                                                           caricia en mi vientre
                                                                                           y vaivén infinito"






RENACER

Como lo haces ahora,
bautiza las alas de mi silencio
con la rúbrica lenta,
suave y amorosa de tu boca.
Ampárame en el vaho de tus ojos,
en la transparencia de tu cariño
y en los surcos desnudos de tus manos.
Hazlo, para que yo vuelva siempre,
como lo hago ahora,
a renacer por encima de todas las nubes.-


EN TI

Son imparables las ganas
de identificarme de nuevo en tu aliento
y entregada desnudar la fiebre de cada beso.

Sí, volver para pronunciarme en tus venas
llevando el deseo al extremo,
cuando sibilina repte por ellas,
que me sientas sustancia
imprescindible de tu ser,
ser de ti en ti.

Que me lleves,
que me vivas,
eso quiero vida mía,
que en tus venas siempre me vivas.-


GLADIADOR DE MIS DESIERTOS

Quiero que me atravieses todas las tierras,
gladiador de mis desiertos,
que mantengas sobre mi vientre
-como siempre-
todas las lluvias.
Que todos los días con tu boca,
declames un zarpazo certero,
desenterrando las causas que me cautivan,
las que subyacen azules
en los delirios oscuros de mi lengua.-


DISCERNIR

Que sólo fue;
Traspasar las tinieblas
para brotar
en el vórtice febril de una perfecta simbiosis,
cuando saciando la espera
era la entrega,
entre el soberano ritmo de tus formas
y el lascivo aljibe de tu boca.

Qué luego sólo fue;
El despropósito intento de discernir
para no caer en la demencia.-


OLOR A BOSQUE

En mis manos ahora
todos los murmullos calientes
mientras el cielo se expande
y yo empiezo a pensar
en lo que somos
y por qué no somos siempre así
igual que cuando trepidamos lo puro.

Ven.

Haremos el amor,
cómplices emanando olor a bosque.
Mis labios devorarán explicaciones,
tus garras quemarán retornos.-


QUIZÁS

Quizás fue la encrucijada

o el pentagrama silencioso del agua
esperando los acordes
de unas yemas.

Quizás la caricia o los gestos
deslizándose
como ovillos de seda.

O quizás, no sé, la vida que se vuelve ágil
y te descalza...para que sepas.-


***

El enjambre de este vuelo no es lejanía.

Al costado de los oceános siempre se alinean las nubes
cuando sin fronteras los sueños derriten la nieve
y viajan sobre el color azul y sobre el gemido del viento.

Como un eco en la eternidad del verdadero verbo,
como el aire entre las alas de los ángeles,
y como lo inmortal de tu boca al fondo de mis piernas.

Y yo mientras...mortal y tuya.


***

Allí, donde las islas
navegué por la ternura que me dejó la memoria
por el escalofrío del privilegiado
y en silencio y desde el silencio
se alzaron mis alas
-nuevamente-
hacia allí, donde las islas.
Allí que siempre me aguarda
la profundidad de nuestro cielo,
ese que nadie ve.-


***

Quédate conmigo

hagamos un nido
con nuestras manos
que oculte dentro la noche.
Refugio de dragones
agotados y sin rumbo.
Hagamos que suavicen su sed,
que retornen al saber de su inmortalidad
contemplado el elixir de la luna.-



                                                                                                                Teresa Torres



Imágenes: Pinturas de Víctor Moya Calvo  (España)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario