Páginas vistas en total

lunes, 18 de julio de 2016

Arcángeles

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.419-


                                                                                               Leticia Martínez de León

Poeta, narradora, correctora de estilo y editora de México, nacida en Nueva León en 1980.  Es catedrática en la Universidad Intercontinental. Área Humanidades, Letras Clásicas, Griego y Latín. Tiene más de diez libros publicados en poesía, narrativa, dramaturgia y cuentos y doce libros en temas relacionados con Ciencia y Religión. Ha escrito artículos para para diversas revistas de México, España , Estados Unidos e Italia. y ha sido traducida al inglés, italiano y francés. Se ha desarrollado como Directora Editorial, coordinadora de diversas colecciones, editora Web y conferencista en temas de educación y religión.



                                                                                    "Es entre palabras de ausencia
                                                                                     que mi espíritu rezaga lejanías
                                                                                     en la proximidad de las letras
                                                                                     fue bajo aullidos de loba
                                                                                     que decidí no reconocerte en mis tempestades"

  







ARCÁNGELES

Arcángeles de tinieblas custodian la salida de mi espíritu

arcángeles negros proveen de deseo mi cuerpo sobre un escritorio
entre libros
rezos
y un Crucifijo

me beneficio de mi misma
en la soledad de tu sábana tibia
no Santa
y me arrastro como serpiente

Áspid mujer
creada de barro y carne
consecuencia de tu crucifixión.-


POEMA 4

Soy la voz que clama en el desierto

la voz que calla el grito de mi cuerpo
frente a tu Misterio

la voz que se asfixia con los flujos
que regresan a mi boca


POEMA 5

En el borde de mi cama
despójate de la cruz
y crucifícame
rézame una plegaria sin María
y en su silencio
abandona a Dios en las tapias.-


BUSCÁNDOME

Quizá alguna vez, entre mis segundos de niñez,
ritualicé la réplica de una sonrisa falsa y tardía
Nunca fue real
fue tan sólo real el miedo contenido,
la ansiedad inexplicable bajo
un vacío fondo de gritos
y desesperación en la felicidad congelada,
escasa de suspiros anhelantes
con el mentir en la boca hiriente,
seca de saliva de quedarse en silencio
mientras los pisos de la habitación
se convertían en vertientes carreteras eternas
frente al cerebro que no deja de girar y de fugarse
del propio cuerpo embarazado de tiempo
convertido en fracaso
Tiempo:
Quizá un minuto en los segundos logré alcanzar una estrella fugaz
Tiempo:
Quizá un minuto en las horas lograré resucitar
a aquella niña perdida
en mi propia ciudad.-


CONFUSIÓN

Si la luz es depresión
la oscuridad muerte
el cuerpo es sueño
y la vida es una ironía
¿qué es mi reflejo?-


SIN RESPUESTA

Me pregunto
¿Por qué no eres feliz en los distintos lugares
en donde implantan las
semillas
de tus pies?
¿En dónde creces y en dónde la vida
se va distorsionando?
¿En qué atmósfera vives?
Tu cuerpo mortal y perfecto
sin reencarnar
con la muerte entre las manos estiradas.-


OCHO

Escribo un evangelio
para proclamar la encarnación
de tu piel en  mi carne.

Te despojo de espinas,
la corona adorna mi semblante
resbalan tres gotas de sangre,
no las limpio,
no pretendo curarte.

Bautizo con saliva tu vientre,
tómalo como unción purificante
y olvida la cruz.

No eres tú mi eucaristía:
no codicio ni tu pan ni tu vino,
no persigo esos signos;
quiero hurgar tu cuerpo
y resucitar en ti
al crucificarme yo misma
Yo soy tu eucaristía.-


IV

Te dedico un Padre Nuestro
y te rezo un poema
te recito tres Ave María
y persigno mi silencio en tu insomnio
y entre exclamaciones sin credos
compito con Dios por tu cuerpo.-




                                                                                               Leticia Martínez de León



Imágenes: Pinturas de Pol Ledent  (Bélgica, contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario