Páginas vistas en total

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Los retornos tienen algo de impiedad

Poesías de Nora Perusín

LOS SOLES OBLICUOS

Los retornos tienen algo de impiedad
entierros, voces vecinas,
el rostro sobre el espejo
es una lámpara que arde la memoria.
De niños chupábamos naranjas,
tras los perfumes de jacarandá
tiramos carozos del otro lado del mundo.
        los gestos del adolescente corrían de los
        diarios íntimos a calabazas de medianoche-
Nos armamos del idioma extranjero
para nombrar el nombre de las cosas,
era tan fácil el paraíso
era tan fácil sentarse en las tabernas,
ladrones putas y viajantes
tomaban vino, manojos de pan
y agua desparramada.
Con Rosario Chávez teníamos esas conversaciones
de los soles oblicuos de Leningrado.
Desde el racconto de una historia inconclusa,
al paso de fronteras suizas e italianas 
vimos decrecer a los mecanos
la obsesión por los misiles
la patria como barco encallado después de la
llovizna.
Nos dispersaron la memoria
Id sangre que viene y vendrá por tejados y azoteas
atardecer de Florencia en las cañas de Tucumán
el cielo volátil.
Los aeropuertos se acostumbraron a la pasión.
Hay cosas que van quedando
al mirar tristísimos de reojo
a las ciudades que hemos muerto
a la luz de los candelabros subidos en los
almacenes. Fuimos bebedores de té
entre persianas a media tarde
y pasos repentinos.
Ahora la mancha de humedad
es la mancha de humedad.
Ahora los paisajes son una película ciega.-

Nora Perusín: (Buenos Aires, 1955).
Poeta, participó en la revista Mascaró (1985-1988), publicó
"Acerca de nosotros" (1980), , "Los soles oblicuos", "La distancia es esa frontera que se mueve" (2007).
En sus obras los personajes y la vida social se mezclan con lo cotidiano, en un lenguaje poético, rico en recursos, viajamos desde los soles oblicuos de Leningrado hasta las penurias de un patio porteño del siglo XX donde todavía se escuchan los tranvías y transitan los temas que importan: la poesía, el amor, la soledad, la muerte, la lucha social, los desencuentros y los encuentros.
Escribe Nora Perusín: "Nací en Buenos Aires, en la mitad de una década y la mitad de un siglo, casi en primavera. De mi infancia recuerdo el viajar de mi padre y el cantar de mi madre. De ellos heredé el ansia y la creencia en cambiar el mundo. Tengo su constancia. Viajé por el mundo, fui, vi  y volví, pero nunca canté. Leía y leo todo cuanto llega a mis manos. Sobreviví a la dictadura, pero perdí amigos en ese trayecto. Cuando no escribo pinto y dibujo y cuando no dibujo y pinto, escribo. Y escribir calma mi silencio".

BERLÍN, 19 DE AGOSTO DE 1959

"...el tiempo subsiste todo lo que tarda
en llegar otro día apartado de ti,
esperar el vuelo de regreso, contar los días
y fumar.
Todo parece extremadamente revuelto doblegado,
         sin tus cartas
         querida
el color de tus ojos embellece la espera
de la cita a solas en Montevideo..."

(de: "La distancia es esa frontera que se mueve", Ediciones del Dock, 2007)

                                                 Nora Perusín 

Imágenes: pintura abstracta: "Obsesión", Irene Chwat (Argentina) sin título, Ignacio Hábrika (México) "Multitudes y escaleras" .



                                              
Twitter@quiquedelucio                                        




No hay comentarios:

Publicar un comentario