Páginas vistas en total

sábado, 24 de diciembre de 2011

La poesía destruye al hombre

Poesía de Leopoldo María Panero:

La poesía destruye al hombre
mientras los monos saltan de rama en rama
buscándose en vano a sí mismos
en el sacrílego bosque de la vida
las palabras destruyen al hombre
¡y las mujeres devoran cráneos con tanto hambre
de vida!
Sólo es hermoso el pájaro cuando muere
destruído por la poesía.-
(de "El último hombre", 1984)

MUTIS

Era más romántico quizá cuando
arañaba la piedra
y decía por ejemplo, cantando
desde la sombra a las sombras,
asombrado de mi propio silencio,
por ejemplo: "hay
que arar el invierno
y hay surcos, y los hombres en la nieve"
Hoy las arañas me hacen cálidas señas desde
las esquinas de mi cuarto, y la luz titubea,
y empiezo a dudar que sea cierta
la inmensa tragedia
de la literatura.-
(de "El que no ve", 1980)

HEMBRA

Hembra que entre mis muslos callabas
      de todos los favores que pude prometerte
te debo la locura.-
(de "El último hombre", 1984)

ARS MAGNA

Qué es la magia, preguntas
en una habitación a oscuras.
Qué es la nada, preguntas,
saliendo de la habitación.
Y qué es un hombre saliendo de la nada
y volviendo solo a la habitación.-
(Poesía 1970-1985)

Leopoldo María Panero: (Madrid, 1948) Poeta español, hijo del también literato Leopoldo Panero (1909-1962). Es el arquetipo del "poeta maldito", aclamado tanto como repudiado. Es el primer miembro de su generación en incorporarse a la nómina de clásicos de la editorial Cátedra e insertarse en la historia literaria y los programas académicos. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid y Filología Francesa en la Univ. Central de Barcelona. Su vida ha sido un incesante desfile por psiquiátricos, abrumado por depresiones, esquizofrenia, intentos de suicidio, y excesos de alcohol y drogas como la heroina. Esas constantes reclusiones, sin embargo, no le impiden desarrollar una copiosa bibliografía no sólo como poeta, sino también como traductor y ensayista. Es el transgresor por antonomasia de las letras hispanas y uno de los mejores poetas de su generación. A finales de la década de los 80 se decide que ingrese de manera permanente en el manicomio de Mongragón, cuando ya su obra es aplaudida por la crítica entendida. Leopoldo María Panero es un poeta terminal como lo fueron Rimbaud, Artaud, Blake y Baudelaire, entre otros.

Sus principales obras en poesía son: "Por el camino de
Swan" (1968), "Teoría " (1973), "Narciso" (1975), "Dioscuros" (1982), "El que no ve" (1980), "El último hombre" (1984), "Teoría del miedo" (2000), "Buena nueva del desastre" (2002), "Antología poética 1970-1985", etc.

A MI MADRE

Escucha en la noche cómo se rasga la seda
y cae sin ruido la taza de té al suelo
como una magia
tú que sólo palabras dulces tienes para los muertos
y un manojo de flores llevas en la mano
para esperar a la Muerte
que cae de su corcel, herida
por un caballero que la apresa con sus labios brillantes
y llora por la noche pensando que le amabas,
y dice sal al jardín y contempla cómo caen las estrellas
y hablemos quedamente para que nadie nos escuche
ven, escúchame hablemos de nuestros muebles
tengo una rosa tatuada en la mejilla y un bastón con
empuñadura con forma de pato
y dicen que llueve por nosotros y que la nieve es nuestra
y ahora que el poema expira
te digo como un niño, ven
he construído una diadema
(sal al jardín y verás como la noche nos envuelve).-

(de:" Poemas del manicomio de Mondragón", 1987)

                                                           Leopoldo María Panero

Imágenes: pinturas de André Masson (1896-1987), pintor francés asocido al expresionismo abstracto y al surrealismo.




quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

2 comentarios:

  1. y quede claro, por si hay algun inadvertido, que seguramente no es maravilloso escribiendo por la psicosis o la heroina. Este tipo escribe a pesar de la psicosis, a pesar de la heroina.
    che, feliz navidad y un segundo de piedad para las almas atormentadas, las de adentro y las de fuera de las prisiones, los hospitales, los cuartos solitarios.

    ResponderEliminar