Páginas vistas en total

sábado, 16 de julio de 2011

Un cuento memorable, o tres.

    UN CUENTO MEMORABLE

-Esa de negro que sonríe desde la pequeña ventana del tranvía se asemeja a Mme. Lamort- dijo.
-No es posible, pues en París no hay tranvías. Además esa de negro del tranvía en nada se asemeja a Mme. Lamort. Todo lo contrario: es Mme. Lamort quien se asemeja a esa de negro. Resumiendo: no solo no hay tranvías en París sino que nunca en mi vida he visto a Mme. Lamort, ni siquiera en retrato.
-Usted coincide conmigo- dijo -, porque tampoco yo conozco a Mme. Lamort.
-¿Quién es usted?  Deberíamos presentarnos.
-Mme. Lamort -dijo- ¿y usted?
                                                                 -Mme. Lamort.
                                                                 -Su nombre no deja de recordarme algo -dijo-.
                                                                 -Trate de recordar antes de que llegue el tranvía.
                                                                 -Pero si acaba de decir que no hay tranvías en París
                                         -No los había cuando lo dije, pero nunca se sabe que va a pasar.
                                         -Entonces esperémoslo puesto que lo estamos esperando.-

                                                                Alejandra Pizarnik

                                    Del libro "El Gato de Cheshire", de cuentos cortos.

Un loco había volado por debajo de un puente y él no podía ser menos . Al leer la  noticia en los periódicos, aún sabiendo que era una locura, comprendió que tendría que repetir la hazaña. Para hacerla difícil usó un aeroplano más grande, voló de noche, fue y volvió. Y ahora, sano y salvo en su casa, advierte que no ha terminado todavía la hazaña, falta superar el exhibicionismo, no decir a nadie.-

                                                    Enrique Anderson Imbert 

LA TORTUGA Y AQUILES

Por fin, según la noticia, la semana pasada la Tortuga llegó a su meta.
En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su contrincante le pisó todo el tiempo los talones.
En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón, llegó Aquiles.-

                                                      Augusto Monterroso

Quique de Lucio.
                                                                                                                                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario