Páginas vistas en total

martes, 26 de julio de 2011

136° Aniversario del nacimiento de Antonio Machado

"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero"

Antonio Machado: Nacido en Sevilla, España el 26 de julio de 1875. Hace hoy, 136 años. Posiblemente el poeta y prosista de su época que más se lee todavía. Machado consideró que su misión era "eternizar lo momentáneo", capturar la "onda fugitiva" y transformar el poema en "palabra en el tiempo". Entre 1912 y 1925, redactó una serie de apuntes que verían la luz póstumamente con el título de "Los Complementarios" (1971). En este cuaderno, miscelánea de lecturas, esbozos y reflexiones cotidianas, aparecieron por primera vez sus heterónimos, el filósofo y poeta Abel Martín y su discípulo, el pensador escéptico Juan de Mairena. Ambos son personajes imaginarios que permitieron expresar al creador sus ideas sobre cultura, arte, sociedad, política, literatura y filosofía, especialmente en el libro "Juan de Mairena, Sentencias, donaires, apuntes y recuerdos de un profesor apócrifo" (1936). Paralelamente en las ediciones de "Poesías Completas" de 1928 y 1933, se decanta una lírica de tema amoroso, inspirado en la que fue, tras la muerte de su esposa, su gran pasión en la vida real, Pilar de Valderrama, llamada Guiomar en dichos versos.

CONSEJOS

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya
¿Así en la costa un barco? sin que el partir te inquiete
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.
      Y si la vida es corta
y no llega la mar a tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa.-

             III


                                                                                                 Érase un marinero
                                                                                            que hizo un jardín junto al mar,
                                                                                            y se metió a jardinero.
                                                                                            Estaba el jardín en flor,
                                                                                            y el jardinero se fue
                                                                                            por esos mares de Dios.-


                                     GLOSA


                                 Nuestra vida son los ríos,
                                 que van a dar a la mar,
                                 que es el morir ¡Gran Cantar!
                                 Entre los poetas mios
                                 tiene Manrique un altar.
                                 Dulce goce de vivir:
                                 mala ciencia del pasar,
                                 ciego huir a la mar.
                                 Tras el pavor del morir
                                 está el placer de llegar.
                                     ¡Gran placer!
                                 Más ¿y el horror de volver?
                                     ¡Gran pesar!.-

Cinco años duró el matrimonio de Antonio Machado y Leonor Izquierdo Cuevas. Éste, que la había visto crecer, la pidió en matrimonio en la Iglesia de Sta. María La Mayor, en Soria, junto al Duero. Ella tenía apenas veinte años al morir de tuberculosis, y quince recién cumplidos cuando se casó con el poeta que ya contaba con treinta y cuatro. La enterraron en el camposanto de Soria, un jueves por la mañana.
El dolor ante la pérdida de su amada se refleja en muchos de sus poemas.

"Necesito su compañía,
vivir sin ella no quiero,
¡como pena el alma mía!,
¡Mis lágrimas se lleva el Duero!".


                                    Tumba de Leonor de Machado en el cementerio de Soria

                                  SOÑÉ

                            Soñé que tu me llevabas
                            por una blanca vereda,
                            en medio del campo verde,
                            hacia el azul de las sierras,
                            una mañana serena.
                            Sentí tu mano en la mia,
                            tu mano de compañera,
                            tu voz de niña en mi oído
                            como una campana nueva,
                            como una campana virgen
                            de un alba de primavera.
                            ¡Eran tu voz y tu mano,
                            en sueños, tan verdaderas!...
                            Vive, esperanza, ¡quién sabe
                             lo que se traga la tierra.-

                                        El Río Duero a su paso por la población de Soria

Los poemas de Antonio Machado, fueron seleccionados de su libro "Poesías Completas" (1933).

Quique de Lucio.

1 comentario: