Páginas vistas en total

miércoles, 13 de junio de 2018

De un paisaje


Octavo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 3.000 escritores, respetando el derecho de autor.







Publicación N° 2.065-


                                                                                                                                        Aída Acosta

Poeta de España, nacida en Cáceres. Estudió en Ciudad Rodrigo y posteriormente en Salamanca. Sus poemas se han publicado en revistas literarias como Atril, Papeles del Martes, Álamo, Papeles del Novelty y Plátano Verde (Venezuela). Ha publicado el poemario "Sílabas de luz" (2016), además es autora de "Sudor de un paisaje", "Amor sin levadura", "Sólo viento", por este último recibió la beca de creación literaria de Extremadura en 2010. Ha participado en numerosas tertulias poéticas y recitales. Coordinó el proyecto Poetas al Tren (2004), participó en el Primer Festival de Arte de Castilla-León. Fue incluida en las antologías "Paisajes del infierno" (Salamanca, 2001) y "La luminosa voz de la Poesía (2004), entre otras.


                                                                                                     "Voy a sembrar esta sombra
                                                                                                      de girasoles
                                                                                                      que ya estoy harta de subirme
                                                                                                      a los tejados y no apartar las nubes" 


                 









de SUDOR DE UN PAISAJE

Cómo calcular
la habitación de tu caricia,
reanudar la magia en los rincones.
Cómo regalarte lo único
y esculpir de palabras cada beso.
Cómo anunciar tu llegada a mi cuerpo
alborotando la noche
de canicas celestes.
Absuélveme sin credo de este sol
entre espigas de amanecer,
congrega la luz de los sueños
y ábreme las manos
para comulgar tu viento.
Cómo no mirarte
cómo no besarte
cómo no sumar tus ojos a las estrellas
si me invades el territorio del deseo
y te respiro
te hago participe de este universo
donde descubrir la amplitud
del abrazo.-


***

Hoy la tristeza es capicúa
se encierra en una torre consumista
llena de garabatos,
su tiempo de deshoras
es la llamada
del silencio,
es la mujer que llora
abriendo su vientre
de pájaros negros,
en el andén
y los pasos que fueron,
es la sonrisa obligada
y los árboles viejos,
el empeño por vivir al desvestirse,
iniciar cada día
una pirámide inmersa
que se llena de mar
que se ahoga.

Esta tristeza
lleva piernas largas
y abre senderos
en las manos del olvido.
No quiero hoy
que llegues a casa
con un rastrojo lánguido
de lo que fue ayer
de la tibieza que no hubo
de los besos que olvidamos darnos.
Hay demasiada tristeza, hoy,
demasiada arquitectura
de lo que nunca será.-



de AMOR SIN LEVADURA

Miraste a esa mujer, calculaste el tamaño
de sus pechos,
miraste a otra y adivinaste sus caderas,
miraste a otra y encontraste un hilo
de un centímetro en su muslo izquierdo,
yo te creía un matemático excelente
hasta que te di un beso
y no supiste calcular
qué cantidad de amor te había dado.-



CALCULANDO

Nos ha llegado la hora final.
Hago cálculos:
a cuatro años de relación
le restamos
el sueño, la distancia y la desgana,
y le sumamos
los besos, el roce y la pasión.
A esta base
le aplicamos
el IRPF y nos tenemos
que hacer una devolución mutua
de un año cada uno.
Hay dos soluciones:
Paz y adiós
o
guerra de amor.-



SON ESTAS MINIDOSIS

Son estas minidosis
de ternura que me envías...
estoy cosechando la locura
despliego voces de papel
para rendirme a ti
busco, te busco
entre las horas
y aterriza tu voz en mi recuerdo
como un abrazo de sol y de naranjas.
Cuando tu ausencia
se anuncia como noche abierta
me lleno de cristales
y el dolor son flores de agua
entre las manos.-




                                                                                                                                    Aída Acosta



Imágenes: Pinturas de Gerhard Vuuren (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com









No hay comentarios:

Publicar un comentario