Páginas vistas en total

jueves, 12 de enero de 2017

Tú, bosque

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.590-






                                                                                                    Margarita Pintado


Poeta y ensayista de Puerto Rico, nacida en Ayamón en 1981. Se graduó de la Escuela de Comunicaciones Pública de la Universidad de Puerto Rico. Obtuvo su maestría y doctorado en la Universidad de Emory, en Atlanta, EE.UU. Enseña literatura y cultura hispanoamericana en la Universidad de Ouachita, Arkansas. Sus textos han aparecido en distintas revistas impresas de Puerto Rico, Estados Unidos, Cuba, México y Chile. Publicó en 2012 su primer poemario "Ficción de Venado" y tiene en preparación"Poeta sin paisaje" con la editorial  La secta de los perros, de Puerto Rico.



                                                                                 
                                                                                                 "Que no hubo nunca
                                                                                                   un venado mojado,
                                                                                                   inquieto y como desnudo
                                                                                                   saliendo de ninguna playa"









TÚ BOSQUE PÁLIDO

Tú, bosque pálido
suéñame una casa alegre.
Con ventanas que se abran siempre
cuando lluvia o trueno, o mirada de un extraño
se desate.

Deja, amor mío, que el viento entre.
Que nuble papeles, que traiga peligros, que traiga
maldades. Que las nubes ajen todas,
que los gatos ya no tengan miedo
del reflejo oscuro en los cristales.-



VÍSTETE QUE NOS VAMOS

Manejamos.
Qué país tan grande, le digo.
Qué país tan vacío, me dice.
A lo lejos hay una línea entrecortada,
un reguero de puntos sincronizados
marchando a otor cielo.
Se acerca. Nos acercamos.
El misterio del espacio.
El misterio de la forma cuando
se pierde en el viento.

Qué país tan grande y tan vacío.
Todo asume una tristeza tan pequeña,
tan idiota, tan en medio de la inmensdad.
Tan que nadie ve.
¿Es eso la tristeza?
¿Lo bello que no se ve?

Todas las mañanas yo me visto para irme.
Yo me pongo bonita para irme.
Pero casi siempre me quedo en la casa.
Vestida y alborotada.
En este país tan grande y tan vacío,
a veces no hay a dónde ir.

Entonces él llega y me dice:
biteste que nossssss vamousss.

Y yo me visto. Y yo me pongo bonita.
Y nos vamos.-


LO QUE

¿Qué es lo que buscas
cuando
detenido por un viento
quedas
estremecido
por el disparate de un pájaro?

Rescatas, claridad de mediodía,
las cosas que se quedaron
olvidadas
a medio camino
sin camino.

Las cosas, tus cosas, se llenan de ese olvido
que persistentes
araña la raiz
de lo que
siempre ha estado
como
perdido.

Tus cosas guardadas dentro de otras cosas.
Tus cosas, en silencio, bajando la cabeza.
Y tú sientes
       (¿lo sientes?)
Que todo te perdona
que todo te lastima en clave de caricia
que todo te persigue
sonámbulo.
íntegra sombra de tu sombra
Despierta
en medio de la noche
temblorosa.
Pides silencio y renuncias
a la idea
a la sola idea
de una palabra
sola
que redima
que destruya
la eternidad de tu ceniza

Dime
¿Qué se calla
cuando hablas
tan tímidamente
tan escasamente
de lo que se ha ido
de lo que
pasa
como
sino
pasara nada?

Queda lo que queda
La nada en la que te desorbitas. Eso queda.
Lo desenterrado para siempre
Queda. El viento que se le escapó a la resta.
La espada y la pared, quedan.
La cifra, para ser exactos.
Queda.-



UN EFECTO DE MAR

Recorto la tarde.
Difumino opacidad.
busco claridades, busco
tramo de luz.

Te coloco dentro de un cuadrado
azul.
Duermes, Agito los colores del cielo.
Teorizo: nubes, posibles truenos,
aguacero.

Todo llega tarde y sereno...
Fondo blanco, rastro azul
a lo lejs se crea

Un efecto de mar.-



TIEMPO DE BOSQUE

No se puede decir
"era la mañana en el bosque".
No existe el tiempo en el bosque. Existen
el color, la luz, la textura.
El bosque está rosado. O el marrón ha entrado
en su fase de fuego o
el bosque está azul.
Y así, sucesivamente.

Todo de pie.
Los árboles me recuerdan a él.
Largos y afilados.
Tratando de ascender, rasgando sin saberlo
el cielo con su mano. Plena mansedumbre.
Los árboles son como muchachos bien criados.

El llanto de un árbol consuela
los esfuerzos de mi fe.-


                                                                                                      Margarita Pintado






Imágenes: ¨Pinturas de Pascale Pratto.(contemporáneo).





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario