Páginas vistas en total

lunes, 16 de enero de 2017

Intervención


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundidendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.594-



                                                                                                                 Zeuxis Vargas

Poeta  y narrador colombiano, nacido en Quetame en 1981. Es Licenciado en Psicología y Pedagogía de la Universidad Nacional de Colombia. Su último poemario es "Las cosas que aprendí", publicado por la editorial Seshat. Ha participado, además, de "Fabulistas de la intimidad"; Revista Quimera de España, "La poesía como necesidad" -Ensayo, Revista Asterión de Barranquilla. Fue escritor de la antología "Primera visión de autores cundinamarqueses" (2001), "Los mártires también son héroes" (Alcaldía Mayor de Bogotá, 2011), "Los fabulistas de la intimidad" en versión bilingë español-inglés (Estados Unidos, 2013), etc.



                                                                                       "Construir un propósito al levantarse
                                                                                        para poder caminar seguro del suelo.
                                                                                        Sospechar que hace falta algo
                                                                                        para que sea completo el humano"   










INTERVENCIÓN

Y yo te buscaba
te cazaba,
tu sombra huía.

No fue accidental este rumor
esta historia creciendo hasta ser
una sola palabra.

Denominé a mi forma de saber que existías
Un milagro.

El color de las cosas, la liberación de la realidad
eran intolerables cuando sólo pensaba en ti.

Había mucho de común entre nosotros
-digo-
el momento preciso para derrumbarse
y sentir que algo valía...
De antemano, teníamos la infancia
el lugar hollado por la voz
y la canícula.

Allí
calcinamos todas las insignias.

Perpetramos una liturgia triste
que ahora
es nuestra señal entre las cosas
y el mismo dolor
y hasta el mismo rostro estupefacto
y el mismo resto del amor
tan devastado.

Eso bastaba para muchas cosas.

Constantemente
codifiqué
compensé con designios
lo que no entendía.

Pero tú
no existías,
estaba en otra parte,
inadmisible.

Y sin embargo

Yo te buscaba

Imposible.

Uno termina
Uno empieza.-



SINÉCDOQUE

Esta vena arrinconada
de hombre,
alejada por la ausencia
también extraña.

Altera
angustia
como si buscara el tiempo
pero estás tan lejos
que ya no sé qué es la distancia.

Allá es de día
aquí, casi todo,
parece fermentar,
se ulcera
y entonces,
tengo que inventar ciclos
llamamientos
espasmos con huella
o con señal de urgencia
como alas emigrando
como cornamentas huyendo.

En la noche te imagino:
devorando,
ocupándolo todo.

Más allá de la liturgia
el hombre y la mujer
tienen el mismo deseo
la misma emergencia
y los sentidos.

No te culpo:
No es la hora
no era el lugar
no era este universo
pero...
el silencio te insiste.

Simplemente,
es la sangre,
esa cosa que sufre,
que gotea,
y se seca,
árida.-



GRANOS DE ARENA

Yo oficio la distancia
la queja queda
el túmulo de espacios sin nombre
las horadadas faltas del silencio

Esta arquitectura es la del olvido
y sin embargo
en los granos de arena
nace el cuarzo.-



ODISEA

Hablar desde lejos
como si ya fuéramos ausencia.
Declarar con las palabras
el abandono
que dejarán las cosas en nosotros.
Destejer este poema
como si de verdad fuéramos Penélope.-



ESCRIBIR

Registrar el universo por el respaldo,
acumular todos los datos posibles
de la harija y la pátina,
preparar el informe
de las imágenes que nunca existieron
y pensar que se inventa.
Sortear la pena de no creer,
producir siluetas enteramente echadas a perder,
dejar que un texto muera sin lector inventado
y soñar que el viento pueda descifrar el amor.
Dejar versos en la espalda de un muerto,
dejar caer una letra como si fuera una porcelana
y sentir en un cuerpo dormido
el calor de la ternura.
Vivir los días creciendo o casi consumiendo,
acumularlos para la fecha festiva de los márgenes
y oír que tienen nombre,
que se van llenando de fantasmas.
Escribir,
escribir hasta que comencemos
a aparecer entre las cosas.-



                                                                                                                  Zeuxis Vargas



Imágenes: Pinturas de Pascale Pratte (contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario