Páginas vistas en total

sábado, 21 de enero de 2017

Templaria griega

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.598-



                                                                                                         Luz Stella Mejía

Poeta de Colombia, nacida en Manizales en 1968. Creció en el altiplano Cundiboyascense, a 2.700 metros sobre el nivel del mar y vivió y trabajó como bióloga marina en Santa María, en la costa caribeña. Desde hace ocho años está radicada en Estados Unidos, dedicandose exclusivamente a la literatura y trabajando en una biblioteca. Parte de sus textos están en varias antologías de Colombia, México, Chile y Estados Unidos. Poemas de su autoría de su extensa obra han sido traducidos al idioma inglés.



                                                                                                  "Por un fugaz instante vislumbramos
                                                                                                   el centro, se ilumina el camino,
                                                                                                   se esclarece el motivo y somos
                                                                                                   protagonistas de nuestra propia vida"











TEMPLARIA GRIEGA

Moro y hereje:
seré la cruzada
que te convierta
a espada y fuego,
y luego,
en la oscura noche
de tu piel
encontraré mi luna.

Dulce, inocente,
seré la Cloe
de tu despertar,
la pastora
de tus instintos,
y luego,
en el suave abrigo
de tu piel
me tenderé desnuda.-



INVOCACIÓN

Vuelve a mí
inocencia hermosa,
perdido ángel de mi infancia.

Déjame ver de nuevo
a través de tus alas,
el mundo fresco y dulce
que no ogro encontrar.

Inocencia sutil,
cierra mis párpados
con tus dedos alsámicos
y hazme soñar la vida
otra vez.

Regia ilusionista,
déjame pretender
que tengo las respuestas.

Hazme creer que algo es posible,
permiteme olvidar que todo es nada
y regálame tu néctar de candor.

Misericordiosa nigromante,
muéstrame el vislumbre
de tu camino virtual
que no lleve al infierno.

Sonriente encantadora,
miénteme en la cara
sin vergüenza.
Escúdame de nuevo
entre lisonjas.

¡Oh! Prestidigitadora,
bella poderosa,
dame de nuevo la ilusión,
piedra filosofal, espejo en el espejo.

Maga, ruja, hechicera añorada,
toca mis ojs con la vara de Aarón
y deja que el torrente de llanto
me inunde de esperanzas.



AFUERA

Viven todos.
Viven, aman.
Vives tú,
cada vez más vivo...

¿Qué te hizo encontrar
el camino de vuelta?

¿Qué te hizo tomar
el hilo de la red?

Yo, pez solo,
nado mar adentro,
sin redes
ni roces,
sin trampas
ni urdimbres.

Nado en caída libre,
libre.-


NATURALEZA HUMANA


¡No todo está perdido!
Estamos hechos de arena y oro,
de sangre y fuego estamos hechos.

No todo es carne y huesos.
En lo más profundo crece la semilla,
el vástago de la divinidad.

Ángeles somos,
hermosos y terribles.
Podemos disparar al cervatillo
y llorar ante la flor tronchada.

Somos sirenas y ninfas
faunos y centauros.
Somos barro y estrellas,
océanos y lluvia.

El universo habita
en la mrada
contenemos el
río impetuoso,
la corriente subterránea.
El vendaval destructor,
la suave brisa y la hoja que cae.
La tierra fértil,
el desierto ondulante.

Y tú
¿No ves las alas
que asoman de tu piel?.-



LIMITACIÓN

Se miran mutuamente
sus cuerpos relucientes,
sus torsos cuadrados:
¡Se admiran!

Sólo cuenta la fiereza,
el arrojo, la maldad.
Se tocan con disimulo
sus músculos duros
se rozan, se sienten:
Se aman.

No pueden apreciar la elleza
de este atardecer rojizo sobre la llanura
No pueden deleitarse
con los visos dorados de los cabellos
de las doncellas ansiosas,
ni las suaves curvas
de sus cuerpos desnudos.

Van hacia la guerra,
hacia la muerte,
y solo pueden mirar
hacia sí mismos.-



                                                                                                       Luz Stella Mejía






Imágenes: Pinturas de Marci Oleszkiewicz  (Estados Unidos, 1979)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario