Páginas vistas en total

lunes, 2 de enero de 2017

Epílogo


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.





Publicación N° 1.580-


                                                                                                       Yanaris Valdivia Melo

Poeta de Cuba, nacida en Ciego de Ávila en 1987. Esta joven escritora ha sido reconocida con varios galardones por su oficio escritural, traspasando, incluso los límites de su país. Es miembro de la AHS. Obtuvo en el 2009 el Premio "Raúl Doblado" con su cuaderno "365 palabras" (Editorial Ávila, 2010). Textos suyos aparecen en la revista Videncia, así como en las antologías "La Isla en versos" (2011 y 2013) y "La calle de Rimbaud" (Editorial Aldabon, 2013), entre otros.


                                                                                     "Pintar el cuarto y la autoestima
                                                                                      para desempolvar viejas estanterías,
                                                                                      los versos y las noches, las palabras.
                                                                                      Definir de los libros cual no es imprescindible"

   







EPÍLOGO

Período de duelo,
una constante que sigma mi existencia.
Gafas oscuras, para no ser descubierta,
cliché repetido hasta el cansancio por nosotros.

Hubo muchas palabras,
luego el silencio se apoderó de nuestras manos.
Nos ahogamos entre la lluvia de nuestros ojos
y la cama que ahora te abandona.

El amor, como yo, se fue alejando
hasta que ya no pude reconocer las señales
que me guiaran de vuelta.
Me perdí y conmigo arrastré
a los que siempre me sedujeron.

Si no existe la perfección del amor
mi destino está sellado.
Me convertiré en la sombra de mí misma,
en el recuerdo de la inocencia,
en los retratos que perdí intencionalmente,
en la tristeza y en algo solo
que se deteriorará con el tiempo.-



LA RUTINA DEL ESCRITOR

La rutina del escritor se hace compleja
cuando hay que pasar las horas
mirando el techo de una oficina cerrada,
con poca luz,
desconchada por el tiempo, cuando siempre se empeñó
en hacer algo diferente y terminó delante del buró con jefe
como la visión de sus antecesores,
entonces el escritor se convierte en el gran hipócrita
de su propia vida.
Hay que trabajar en este lugar que antes fue una casa,
ahora derruida
"una vieja con colorete"
como la llamamos los que la vemos a diario
con su pintura nueva.
La rutina del escritor se logra mejor en las noches,
frías o cálidas
no importa.
El escritor es amante de las altas horas,
del amanecer en otros lugares
que no sean tan estrechos
y justificar con su actuación diaria,
el hecho de vivir y escribir
contra toda bandera,-



ESCENA DE ÉPOCA

Cuando un amigo muere,
es como si la sabiduría de los ancianos
dejara reposar su mano cálida sobre mi cabeza.

Muere, y termino el trabajo que iniciamos juntos,
con maderas preciosas y sin clavos
un acabado ataúd para su escasa figura.

El invierno no podrá azotar el follaje,
la fronda del roble que descansa
sobre su cuerpo desnudo,
esa semilla que comienza habitando mis márgenes,
para convertirse en este árbol.

Un amigo es un bosque,
solo que no podemos escoger del entorno,
entre la foresta virgen o la madera violada.-



DEUDAS

He perdido el rumbo, mi identificación,
la cartera donde guardo todas mis notas,
los recibos corados por la poesía,
con fechas antiguas, desde el comienzo.
Junto a ellos guardaba tamién todas las palabras,
ya consumida, la tinta,
la suma del aire acumulado con los años,
algunas sonrisas y lágrimas para mis amigos;
también la burla y compasión de muchos, la ausencia
el perdón de los que escuchan en silencio
y un poco de soledad.
Dedicatorias, autógrafos, palabras dulces al oío.
Allí guaraba todo,
en esos recibos el color de las enciclopedias,
de limones desecándose, de lágrimas de sol,
por si vuelves,
por si regresan a cobrarme
todo lo que debo.-



OFICIOS

El amolador de tijeras es lo único diferente,
sobrepasa a la memoria.
Mi intención no es la excusa recién afilada,
las tijeras, su destreza deslizándose

al tacto con la superficie metálica,
no, él no puede hacerme feliz de ese modo.
El amolador es lo único hermoso
que desaparece en el olvido.
Amo su melodía extraña, se abre en mi cerebro,
como las flores.
Él es el único capaz de jugar con mi pasado.
Recordar la música, las figuras de antaño,
el viento que pasó, la solea,
lo que no pudo evocar el sonido.
La melodía inusual del gesto,
lo escuchado,
no sé por qué
me ha hecho regresar.-




                                                                                                      Yanarys Valdivia Melo





Imágenes: Fotografía digital de los Estados Unidos.






quiquedelucio@gmail.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario