Páginas vistas en total

lunes, 23 de enero de 2017

Bajo tu sombra

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.600 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.600

                                                                                                   
                                                                                                                       Octavio Paz

Poeta, ensayista y diplomático mexicano. Nacido en Ciudad de México el 31 de marzo de 1914 y fallecido  en la misma ciudad el 19 de abril de 1998. Premio Nobel de Literatura en 1990. Se lo considera uno de los más influyentes escritores del siglo XX y uno de los grandes poetas de habla hispana de todos los tiempos. Entre sus varios trabajos poéticos se destacan "Libertad bajo palabra", "Salamandra", "La búsqueda del comienzo", etc. Un humilde homenaje de este Blog, en su publicación N° 1.600  al gran escritor mexicano.



                                                                                             "Dejadme que me pierda entre palabras,
                                                                                              dejadme ser el aire en unos labios,
                                                                                              un soplo vagabundo sin contornos
                                                                                              que el aire desvanece"









BAJO TU CLARA SOMBRA

Un cuerpo, un cuerpo solo, un solo cuerpo
un cuerpo como día derramado
y noche devorada;
la luz de unos cabellos
que no apaciguan nunca
la sombra de mi tacto;
Una garganta un vientre que amanece
como el mar que se enciende
cuando toca la frente de la aurora;
unos tobillos, puentes de verano;
Unos muslos nocturnos que se hunden
en la música verde de la tarde;
Un pecho que se alza
y arrasa las espumas;
un cuello, sólo un cuello,
unas manos tan solo,
unas palabras lentas que descienden
como arena caída en otra arena.

Esto que se me escapa,
agua y delicia oscura,
mar naciendo o muriendo;
estos labios o dientes,
estos ojos hambrientos,
me desnudan de mí
Y su furiosa gracia me levanta
hasta los quietos cielos
donde vibra el instante;
La cima de los besos,
la plenitud del mundo y de sus formas.-




CROSANTE


Con la lengua cortada
y los ojos abiertos
el ruiseñor en la muralla

Ojos de pena acumulada
y plumaje de sangre
el ruiseñor en la muralla

Plumas de sangre y breve llamarada
agua recién nacida en la garganta
el ruiseñor en la muralla

Agua que corre enamorada
agua con alas
el ruiseñor en la muralla

Entre las piedras negras la voz blanca
del agua enamorada
el ruiseñor en la muralla

Con la lengua cortada canta
sangre sobre la piedra
el ruiseñor en la muralla.-



CUERPO A LA VISTA

Y las sombras se abrieron otra vez
y mostraron su cuerpo:
tu pelo, otoño espeso, caída de agua solar
tu boca y la blanca disciplina
de tus dientes caníbales,
prisionero en llamas,
Tu piel de pan apenas dorado
y tus ojos de azúcar quemada,
sitios en donde el tiempo no transcurre,
vallas que sólo mis labios conocen,
desfiladero de la luna que asciende
a tu garganta entre tus senos,
cascada petrificada de la nuca,
alta meseta de tu vientre,
playa sin fin de tu costado.

Tus ojos son los ojos fijos del tigre
y un minuto después
son los ojos húmedos del perro.
Siempre hay abejas en tu pelo.
Tu espalda fluye tranquila bajo mis ojos
como la espalda del río a la luz del incendio.

Aguas dormidas golpean día y noche
tu cintura de arcilla
y en tus costas,
inmensas como los arenales de la luna.
El viento sopla por mi boca
y un largo quejido cubre con sus dos alas grises
la noche de los cuerpos,
como la sombra del águila
la soledad del páramo.

Las uñas de los dedos de tus pies
están hechas del cristal del verano.
Entre tus piernas hay un pozo de agua dormida,
Bahía donde el mar de noche se aquieta,
negro caballo de espuma,
cueva al pie de la montaña que esconde un tesoro,
boca de horno  donde se hacen las hostias ,
sonrientes labios entreabiertos y atroces,
Nupcias de la luz y la sombra,
de lo visible y lo invisible
(Allí espera la carne su resurrección
y el día de la vida perdurable).

Patria de sangre,
única tierra que conozco y me conoce,
única patria en la que creo,
única puerta al infinito.-




                                                                                                             Octavio Paz







Imágenes: Pinturas de Mattlin Scott  (Estados Unidos, contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario