Páginas vistas en total

viernes, 30 de diciembre de 2016

Será quizás el amor


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.577-



                                                                                                       Alberto Caride Brocal

Poeta y periodista español, nacido en Alcantarilla, Murcia, en 1982. Licenciado en Periodismo y con estudios en Filología Hispánica. Es miembro de la asociación literaria "Colectivo Iletrados" en las que coordina sus ciclos literarios.  Ha publicado "El viaje en que te conocí" (Tantin, 2009), "Narciso despeinado" (2012), "Ciudades Jirón" (2014), etc. y poemas en revistas como Manifieso Azul, "La rosa profunda", etc. Ha recibido por su obra poética el Tercer Premio del Certamen Creajoven 2003 y "El Búho Creativo 2009" de las Torres de Cotillas. Formado en Catania (Italia) y en París, donde participó del encuentro europeo de escritores jóvenes.



                                                                                      "Admiro de ti lo que no tengo
                                                                                       o lo que a mi me sobra y se desparrama
                                                                                       sin orden por el suelo y 
                                                                                       que no censures lo que no entiendes"












¿SERÁ QUIZÁS EL AMOR UN ESTADO DE FUEGO?

I


¿Será quizás el amor un estado de fuego?
¿De ese fuego que lo incendiaba todo
cuando la juventud andaba mecida
como una hoja recién caída del árbol?
Era fácil contagiar la luz sin medida
cuando el alma aún era virgen,
como un tallo verde y fresco
nacido en la humedad del río.
Pero en la sequía o en la helada
el alma olvidó la nocencia
que le hizo formular sus deseos,
y aprendió con arte a esquivar el frío,
convirtiendo su corazón
en dura piedra de camino.


II


¿Será quizás el amor un estado del fuego?
¿De ese arder enteramente del alma,
cuando ingenua se extinguía la llama
ahogada por su propio deseo?
Erraba el camino el alma joven
creyendo que era el arder lo que importaba,
pero no existe cantidad ni proporción
adecuada en el arder.
Su fracaso no fue apagarse,
pues toda brasa es hoguera en potencia.
No saber contagiar su luz con armonía
fue su fracaso;
no quemando, sino siendo resplandor;
no cegando, sino revelando una verdad;
no consumiendo, sino encendiendo
la esperanza.


III


¿Será quizás el amor un estado del fuego?
No existe luz que no ciegue en el mirar
ni llama que no queme en su tacto.
Si el fuego abraza a los amantes
no nació de un chispazo inesperado
como la brasa en una caricia de viento...
Si el amor no consigue ser un estado del fuego,
es mejor dejar que se consuma en silencio,
a la espera en que la noche indefinida
un nuevo soplo de vida despierte al alma
de su letargo, como a la brasa el viento
con su caricia redentora.-



POSTDATA

Quizá la sombra de París
ha sido más alargada de lo que creíamos,
y ahora cada uno de nosotros
anda refugiado en su propia sombra
de silencio,
esa tibia sombra que siempre acecha
pero nunca acaba de esfumarse.

Quizá París nunca ya acabará para nosotros,
y será como un pero sin responder
anotado en la agenda.
O quizá todo es más sencillo
y esta escarcha de verano en la piel
es esa única respuesta que nos encontramos
a este amor tan bien definido.-



BRICOLAJE

Por primera vez me sentí parte de ti
al recibir las instrucciones del electricista,
ya sabes, cuando tengas que cambiar la bombilla
sólo tienes que darle medio giro a la lámpara.

Y mientras Felipe me hablaba y atendía interesado
deseaba que llegara el día en que se fundiera
tu bombilla y fuera yo el que te la cambiara,
bailo ese medio giro sin miedo en el corazón.-



SOMOS TIEMPO

Somos el tiempo que nos queda,
un número infinito de segundos
que tiraremos por la borda.
Porque ser libre era eso,
tirar la vida al retrete
y riendo tirar de la cadena.

Un día seremos el tiempo perdido,
un número infinito de recuerdos
que buscaremos en cada retrete,
porque ser libre da miedo...
Y riendo la muerte tirará de la cadena
y seremos ese tiempo que no existe
tirado a la basura.-



SPY CAM

Un cuerpo desnudo y de pronto
nunca será tan erótico como los labios
húmedos que jamás podrás besar.
Ahora comprendes por fin
por qué Adán y Eva
en poco tiempo se cansaron
de ser amantes de paraíso;
sin ropas que quitar
a dentelladas desesperadas,
uno se cansa de ser voyeur.-



ÚLTIMAMENTE ES TODAVÍA

Siempre me ha resultado imposible
mantenerme cerca del término medio.
A mis poemas en cambio no,
las basta con saborear las cosas
que no sucedieron para descubrir,
con la precisión de un sumiller,
a qué hubieran sabido.

Mis sentidos se me han vuelto imprecisos
con las cosas que están lejos,
y mi tacto un torpe parkinson
que no me deja leer entre líneas
los secretos que me aguardan en tu piel.
Fracaso y triunfo son como ese pez
que se muerde constantemente la cola
mientras olvida si fue antes el dolor de cantar
o la herida.-




                                                                                                      Alberto Caride Brocal


Imágenes: Pinturas de Joseph Lorusso (contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario