Páginas vistas en total

jueves, 1 de diciembre de 2016

Belleza

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.





   Publicación N° 1.549-       


                                                                                                         Miguel Sánchez Robles

Escritor español, nacido en junio de 1957 en Caravaca de la Cruz, Murcia. Catedrático de Geografía e Historia, autor de una importante obra literaria por la que ha obtenido reconocimientos a nivel nacional e internacional tanto en poesía como en novela corta y ensayo. Obtuvo los premios "Gabriel Celaya" y "Claudio Rodríguez" por su poesía. Parte de su obra es: "La voz de los espejos" (1988), "Un hábito de vida" (1989), "¿Dónde andará la vida?" (1993), "Como la noche que nunca amaneciese" (1994), "La perra diecinueve" (1997), "El tiempo y la sustancia" (1999), "Palabras para un tiempo sin respuestas" (1999), "La tristeza del barro" (2000), "Donde empieza la nada" (2008), etc.



                                                                                           "Asume que estás dentro del lento
                                                                                            premorir de las especies,
                                                                                            que ahora siempre es hoy lo que ayer
                                                                                            fue mañana, que una estrella brillando
                                                                                            anuncia: No hay destino"
         









BELLEZA

Te veo
y sé que podría llegar a amarte como a nadie.

Te veo
y amo tus lágrimas que todavía no han sido,
el hueco entre tus muslos,
tu bicicleta blanca,
tu pulsera de plata en el tobillo,
el ruido que te debe hacer el corazón,
amo tus piernas blancas mojadas por la lluvia
y la comisura de tus labios tristes.

Te veo
y mis ojos te miran
igual que los de un loco
que lo soñó ya todo.-



MUCHACHAS

No recuerdo otra cosa que unas muchachas
con sus brazos con vello, sus sonrisas
o sus tobillos de bibliotecaria.
Muchas dulces muchachas de mi vida
que no pude amar nunca ni besarlas
y una ansiedad de pájaros cumplida.
Muchachas que producen en el alma
sólo desiluciones y alegría,
muchachas y crepúsculos que tienen
el color de la sangre casi hervida,
muchachas en la calle como el agua,
el agua de la lluvia tan libérrima
golpeando en los cristales de los taxis,
muchachas junto a un vaso de tequila
y una ciudad con bares en la playa,
astros que son verdad, jueves que duelen
y siempre el esplendor de una muchacha,
muchachas con chalecos o con piercing
hermosa como el sueño de los pumas,
cierto desmayo suave y las muchachas,
muchachas que pasaron por mi vida,
muchachas con zapatos y con libros
camino de algún piso o de academias
a esas horas profundas de la tarde
en que un ruido de pájaros muy vivos
sube de las palmeras al cielo de Alicante.

No recuerdo otra cosa que muchachas,
mientras pueda pensarlas no hay olvido,
muchachas y aparatos en los dientes,
los ojos amarillos de los peces,
muchachas viendo Dumbo o Taxi Driver,
os quiero como un perro bocarriba.

Bebo martini y pienso en las muchachas,
muchachas que se pierden a lo lejos,
las huellas de los autos, las muchachas,
y la tristeza, siempre esa tristeza,
de no poder besar todos los labios,
de haber dejado bocas sin besarlas.-



CANIBALISMO DE VIVIR

Dicen
que cuando llegas a lo más alto
                                      te sientes solo,
que un dolor invisible va endulzando los ojos
y entonces te la sudan todos esos consejos
sobre alargar la vida útil de las bragas
o estar viendo el récord de comer
salchichas a toda velocidad
o en la televisión alguien que hace muy bien
el maricón temprano;
incluso puede aburrirte ver:
"Quiero una negra en mi boca".

Y entonces existe el tiempo
de que llegues a ahorcarte
del cinturón de tu albornoz
en un hotel muy caro.

Dicen
que cuando llegas a lo más alto
es como si pusieses tus labios sobre el mármol,
que entonces eres dueño
                          de esos espacios que hay
entre el dolor de haber amado mucho
y el otro dolor de no haber amado nunca nada.
Es como una tristísima falta de entusiasmo
o diferente herida de una misma sangre.

Dicen
que se vomitan potajes masticados.
Si estás en lo más alto,
                        tu existencia a lo mejor se parece
a imágenes de alta resolución
de la vida en un bosque templado
o a esa ebriedad que es como un derrame.
Entonces te das cuenta,
entonces se comprende:
Hay un derrame inmóvil.
Siempre hay ese derrame.
Está en todas las cosas.
No poseemos nada.
Sólo hay ese derrame.
Si un corazón no late,
hasta una estrella es nada.
Todo es canibalismo vivir.-



NITROGLICEVIDA

La vida nos lastima,
pero somos la vida.
La vida es exactamente
lo que sientes al llorar
escuchando por el filo musical
de un hotel en Reinosa
una tarde de octubre
la banda sonora de "Carros de fuego".
Entonces comprendes
que el otoño está hecho
para olvidar poco a poco
la alegría de la carne,
que la vida está echa
para olvidar poco a poco
y que la muerte es solo
el hilo que satura la alegría del mundo
y que todo es del Tiempo
y el Tiempo tiene sed como el abismo.

La vida es un instante,
es nitroglicevida
y no es eterna.-



METÁSTASIS

(La vida es un lugar lleno de lluvia
que te llega despacio al corazón
a la zona del pecho
donde nacen las ganas de estar vivo
mientras viene a tu boca
o a tus labios
ese sabor del agua
que arrastra lo que fue).-





                                                                                              Miguel Sánchez Robles





Imágenes: Pinturas de Louis Toffoli  (Francia, 1907 - 1999)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario