Páginas vistas en total

viernes, 23 de diciembre de 2016

Eros de los locos

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.571-




                                                                                                             Idiel García

Poeta y narrador cubano, nacido en Villa Clara en 1980. Ha publicado los libros de poesía "Los días de mi muerte" (2007), "El jardín de las delicias" (2010), "Cementerio de sombras" (2013), "Manual de las ilusiones" (2015), con el que obtuvo el Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara en su XXVI edición, 2014, etc. Textos suyos aparecen en las antologías "Faz de tierra conocida" (2010), "La calle de Rimbaud" (2012), "El árbol en la cumbre" (2015), "Estos poemas del milenio" (2015), etc. Ha obtenido el IV Premio Internacional de Poesía "Ángel Ganivet" en Helsinki, Filandia, en 2012, entre otros importantes logros.



                                                                                          "La ley del buen arquitecto
                                                                                           es sorepasar la altura de su tiempo  
                                                                                           construir para que el tiempo futuro
                                                                                           se levante brevemente sobre él"   










EROS DE LOS LOCOS

Los locos aman con un amor distinto
se olvidan de los parques mientras la lluvia cae
y su rara felicidad viaja de norte a sur
ellos no saben que están exorcizándose
en las faldas que pasan bajo los paraguas
sin conocer que hay  alguien pendiente de sus dudas
una estrella ardiendo entre la muchedumbre
la madona no sabe que hay una mano ardiente
escudriñando en sus rincones más secretos
los locos aman con un amor distinto
por eso son felices /nadie los corta:
la tarde es imposile para amarnos
ellos cruzan la tarde y entran el amor
sólo le hace falta una calle con sombra
una mujer sin nombre sentada en una acera
una brisa inocente que les enseñe el mundo
y algún bolsillo roto donde guardar la mano.-




FÁBULA SOBRE LA MUJER QUE LEÍA EL AMOR

Una mujer lee un libro sobre el amor
y se sienta luego a esperar por el viento
y el viento se llena de sus ojos
no importa si el amanecer fue gris
o si las gaviotas temblaban sobre el arrecife
no importa porque una mujer
que lee un libro sobre el amor y sueña el mar
es como una playa infinita
como un pequeño universo líquido
que se expande hacia todos
los puntos del horizonte
una mujer que lee un libro sobre el amor
mientras escucha crecer a su hijo
en la habitación contigua a la suya
es ella misma el mar/ un mar
hondo y metafísico en cuyo fondo azul
se amontonan los restos de naufragios

Lo confieso/ una vez fui marinero
en los ojos de una mujer
que se había bebido el mar
mientras leía un libro sobre el amor
y su hijo crecía en otra casa
pero luego hizo viento
y mi barco se fue a pique
y me hundí definitivamente
hasta que me hice memoria en sus ojos
       una mujer cuyos ojos han visto marchar a Odiseo
       es como una niña que sueña barcos ebrios
       que en la alta noche
       pasan

Una vez soñé yo a una niña que soñaba el mar
y en sus ojos yo mismo era sueño
una mujer cuyos ojos jamás se cierran para soñar
en un cielo de naúfragos/ una constelación
un astro que late a solas y se quema
una vez me perdí en una isla desierta
que era una mujer perdida en una isla desierta
y el mar rodeaba todas nuestras horas
y nuestros ojos se llenaan de barcos
cuyas velas se izaban para partir
a lo oscuro

es terrible ser isla en un mar poblado de fantasmas
y yo amé a una mujer que era una isla
habitada por un niño
una isla que se quedaa dormida
mientras escuchaba crecer a su hijo en la isla contigua
y yo le di la mano
y naufragué en sus costas
y juntos,
mientras escucháamos el rumor sexual de las olas,
nos sentamos a esperar el navío de los conquistadores
que no llegaban ay que no llegaban

Pero una mañana el niño despertó
y nos encontró abrazados sore la arena
y el cielo de ese día se llenó de extraños sonidos
y las gaviotas sorevolaron la longitud de la isla
y los arrecifes levantaron largos brazos célibes
a la noche liviana del mar
y la música del amanecer se alzó sore las rocas
y sobre los arcos que regresaban a puerto
y entonces esa mujer que leía un libro sobre el amor
abrió los ojos y el azul penetró como una estrella
en mi corazón
y en el corazón de la noche.-



POEMA COMPLETAMENTE ALBA

Alba tu mano y alba tu sonrisa
en el alba tu piel se vuelve alba
y el alba en tu pelo se refleja
son alba tu nombre y tu apellido
y alba la música que escuchas
y las palabras que dices en silencio
hacen que el alba me amanezca
y cuando sonríes amanece el alba
aunque la noche de tu pelo alba
el alba esconda me lo traen tus dedos
donde el alba se acuesta y se hace música
en el alba floreces y en el alba las flores
cubren tu habitación y al alba los pájaros
te cantan y sus cánticos traduces
en alba y melodías son tus sueños
un rizoma de albas que se enredan
y dan a luz un alba pequeñita
un alba clara y lúcida y pequeña
que en tus brazos de alba se estremece
y de tus pechos albas amamanta
y de tu sangre alba se alimenta
y con llantos de alba rompe el ritmo
del alba cuando te despierta alba
tu mirada alba tu sexo alba tu corazón
llevas el alba debajo de la ropa
cuando te pones el alba de sombrero
y cuando mojada con el alba sales
de la ducha donde el alba queda
tomada con mínimas horquillas
y todo lo que tu alba toca alba será
por vocación del alba que tú eres.-


                             

                                                                                                                              Idiel García


Imágenes: Pinturas de Jorge Arche (Cuba, contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario