Páginas vistas en total

lunes, 7 de noviembre de 2016

Yo

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.500 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.525-


                                                                                                                  Yago Ferreiro

Poeta y gestor cultural español, nacido en Barcelona en 1982. Vive en León y allí regentea el Bar Belmondo, uno de los principales focos de la cultura independiente de la ciudad, pertenece a la Asociación Cultural Leteo, y el propio autor coordina la entrega de premios. Publicó en 2005 su "Poética para cosmonautas", que fue posteriormente adaptado al cine por Nicolás Alcalá en "El Cosmonauta" (2013), la última obra publicada por este escritor es "Antología de la Poesía espectacular" (2014).



                                                                                                   "Porque aquellos libros
                                                                                                    eran como nosotros
                                                                                                    hablaban como nosotros
                                                                                                    se ajaban como nosotros
                                                                                                    y sin embargo eran como ninguno" 










YO

Recibí un día una llamada,
decían haberme hecho daño,
recuerdo haber colgado sin llorar.

Tiempo después,
vino un hombre hasta la casa.
Intentó forzar la puerta,
ahuyentó a los vecinos con una placa dorada,
fingió ser amable.

Tiempo después,
firmé cierto documento
y estreché la mano a una joven.
Mientras, llovía con fuerza en el aparthotel.

Una grave voz humana me susurró al oído:
"Ésta es su nueva esposa".-



EL NICHO

En el nicho hay fabulosos inventos.
Una radio de indudable calidad acústica
que permite escuchar el silencio,
y un televisor que permite ver el espacio.

La oscuridad aparente esconde infinitos matices.

En el espacio, encierran a los hombres libres.
Allí se sientes polizones
entre guirnaldas de energía.-



ELLA (LA COSMONAUTA)

No puede ser tan bella
(no lo creo).
Pienso en su mentira cotidiana.

Arroja el traje al suelo,
envuelve mi cuerpo en un abrazo,
camina descalza,
me hace llorar de alegría.

Después de todo,ella también sabe
que siempre suena el silbato
que nos obliga a volver
a nuestros respectivos nichos.-



EL SEXO

A ella se le ocurre
y no digo que no tenga su gracia.

La idea es despertarse
y pasearnos desnudos
por las cabinas de la astronave.

A ella se le ocurre
y no digo que no tenga su gracia,
hacer el amor en nuestro tiempo libre.

Nadie debiera estar de acuerdo,
para eso existe la "actividad".
Ella cierra fuerte los muslos,
para después abrirlos...



EL PÁJARO MUERTO

Al término de la primera fase
las pulsaciones de nuestro pájaro
comenzaron a elevarse.

Todos en la base debieron de preguntarse
qué diablos ocurría, aunque yo lo sabía.

Ella se despertaba
y visitaba al cosmonauta
(secundada por la oscuridad del nicho).

Al término de la primera fase,
éramos por fin tres los tripulantes.-



INTROMISIÓN

Olviden la música,
tan solo un zumbido pálido
(de vientre de abeja)
les acompañará durante la ignición.

Guarecidos en sus trajes
no notarán bajada térmica alguna.

El firmamento puede que les resulte
por momentos acuoso, liviano o quebradizo.
Será tiempo para el descanso.

La ruta de la astronave es circular,
resultando complejo
calcular el peso de las horas...



XV

Sólo teníamos un sueño
que para algunos debía ser el mismo
y del que (sin embargo) costaba
encontrar semejanza alguna.

Todos empeñados
en contarlo de maneras diferentes.

Y a pesar de que las chicas no estaban
de que el poeta no estaba
de que no debían quedar en pie
más allá de dos latas de cerveza
unos pocos cigarrillos
nadie parecía tener nada
que echar (realmente) en falta.-



***

Hubo un tiempo magnífico
no hará mucho de ello
quizá hayan pasado los años.

Es nada (si lo comparas) es nada.

No queríamos aprender
nadie nos lo hubiera quitado de la cabeza
que no existía un manual
y sí la sala de un café
de la que (prometo) os hablaré luego.

De noche huíamos a las casas
para llamar desde la estación
a nuestros amigos.

A ellos que no dormían
a ellos que no pegaban ojo.

Los oíamos descolgar
siempre apresurados
(casi sin aliento)
con sus voces roncas
por los efectos de algún tranquilizante.-




                                                                                                                        Yago Ferreiro





Imágenes: Pinturas del artista chileno Carlos Ampuero.







quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario