Páginas vistas en total

martes, 2 de febrero de 2016

Órbita nocturna


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.
                 
Publicación N° 1.261-

                                                                                                Julio Pavanetti


Poeta, narrador y gestor cultural uruguayo, nacido en Montevideo en 1954. Actualmente reside en Villajoyosa, Alicante, España. Ha publicado, entre otros, los poemarios: "Voces en azul"  (2012), "La espiral del tiempo" (2012), libro bilingüe Castellano-Rumano, "Atención...puede contaminar" (2012), "La última curva del dragón" (2011), "¿Hay cura para el amor?" (2015), etc. Su libro "Al roce de la piel callada" obtuvo el Primer Premio del XVI Certámen de Poesía organizado por el Ayuntamiento de Aspe y la Biblioteca Municipal Rubén Darío, en 2015, y "Tiempo de cristales rotos" el Primer Accésit en el Certámen de poesía "Lamparas de la tierra", en Oviedo 2013.
                       



                                                                     "Se quedan las horas que se escapan furtivas
                                                                       para escribir sus versos
                                                                       en las hojas del libro
                                                                       implacable del tiempo"







ÓRBITA NOCTURNA

Sólo una vela iluminaba la alcoba
proyectando su luz contra tus senos,
mecidos suavemente por las ondas
claroscuras que danzan en silencio.
Todo tu cuerpo borda con sus besos
la noche, y tú, a mi lado, duermes plácida
y desnuda, tendida sobre el echo,
casi en una postura fotográfica.

Mientras afuera tiembla y llora el frío
con ateridas lágrimas mecánicas,
como pequeña gota de rocío
que roza levemente nuestras láminas,
así también mis labios se deslizan
por cada poro de tu piel dorada,
despertando tus nubes escondidas
antes que sobre el mundo caiga el alba.-


NOCTURNA

Viene en nombre de todas las mujeres
a la hora que se encienden los letreros
y envejecen los lirios de la luz.

Con el garbo sensual que luce el cisne,
llega siempre puntual como el latido
cuando el día declina y se desangra,
despejando las calles para el hombre
noctívago, bohemio y solitario.

Cubierta por un velo luminoso
que salpica su piel de transparencias,
la mujer del poema me seduce
con su andar voluptuoso, su mirada
llameante y sus labios encarnados.

Debajo de ese tul la desnudez
de un cuerpo hecho de sueño y de rocío,
viene a darme cobijo y a librarme
de la atmósfera oscura y silenciosa
que envuelve muchas veces a mi estro.

Parece que la noche nunca acaba
pero al final los versos siemple afloran
en cópula salvaje con mi musa.-


RODELÚ

Si vos no estuvieras siempre esperándome
con ese advenedizo resplandor
de corazón latiendo entre cristales
y verde estela desplegada al mar

si hasta mi alma no llegara el aroma
de tus prados mojados por las lluvias
si el alba no me llevara hasta vos
y no fueras refugio de mis sombras

si no existieras sobre el tiempo alzada
sobre un tiempo que vive en mi memoria
temblando cada vez que lo acaricio
en mi íntimo rellano de recuerdos

si el ascua de tus noches no quemara
cada día a este lado de mi otoño
si el trino de tus pájaros pintados
no me advirtiera el claror de mis sueños

si no estuviera igual que mis días
tendida sobre el río como mar
con los brazos abiertos aguardándome
ceñida al largo tañido del cosmos

si no te idealizara en la distancia
quizás con la intención de eternizarte
si no fueras mía si no existieras
me quedaría siempre en esta orilla.-


FUGACES

Como las palpitaciones
del río cuando corre hacia la mar.

Como un negro torrente de vencejos
que se alejan y duermen mientras vuelan.

Así escapan las horas a una tarde
ebria del vino tinto que ha vertido
el sol, sobre los bordes azulados
del mantel de la tierra.-


BÚSCAME

Pasada la hecatombe del verbo,
después de la sordera infinita,
tras lavoz de la lluvia agrietada,
búscame entre los restos de plata
que dejó, en silencio, la caricia
de la luna en el iris del agua.

Búscame en los despojos del viento
cuando taña la hora de la vida,
y vibren y se agiten las alas;
búscame en lo infinito del tiempo
cuando el silencio tiemble en el día
y renazca otra vez la palabra.-


REPOSO

El poeta descansa

Detenida la pluma
yace inerte/ sin cielo
sobre el papel en blanco
olvidado en la mesa

La sombra que ella proyecta
es el latido interno de un poema
que duerme aún su sueño.-


PALABRA


                                                       "Nuestras vidas son los ríos
                                                         que van a dar a la mar..."

                                                                       Jorge Manrique  

De todos los ríos
la palabra
es el único que
inaudible
regresa de los vitrales del mar
resonando.-


                                                                                                    Julio Pavanetti




Imágenes: Pinturas del artista ruso Andrew Atroshenko (contemporáneo).



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario