Páginas vistas en total

sábado, 6 de febrero de 2016

El amor llega


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor. 


Publicación N° 1.265-
                                                                                                   
                                                                                                       Salvador Negro

Poeta y psicólogo español, nacido en León. Es autor de los libros:"El silencio" y "La ausencia de mi carne", ambos bajo el sello editorial Berminghan.



                                                                              "Me rechinan los dientes
                                                                               en este mundo de vísperas de nada,
                                                                               horas calientes como el musgo
                                                                               como el que cubríamos las fosas
                                                                               de los que no tenían derecho a la oración"






HASTA QUE EL AMOR LLEGA


Aún no has visto el poder del lucero de la mañana
como hojas de luz desparramadas en tu rostro
devolviendo el calor de los mejores días
y el sentimiento de completo abandono;
tú persigues un sueño, pero los sueños mueren,
porque cuando se alcanzan ya se quedan sin vida.
Nadie puede mirar tan de cerca a la muerte,
arrancar de sus días las pesadas cadenas
del cuerpo, que es el primer destino;
solo el amor si es puro nos permite elevarlas
y contemplar el mundo como si no existiesen.
Todo en la vida es vano hasta que el amor llega
y sopla en las palabras concediendo al que ama
la energía esencial que ha creado la vida.
Ya no somos nosotros quienes ostentan la fuerza,
por eso la humildad del amor verdadero
es uno de sus signos. El otro es la pureza.
No nos mueve interés, sino el bien absoluto,
y esa urgencia del bien nace de cada gesto.
Por lo tanto el amor es hallar lo que somos.-



LA PALABRA Y LA VIDA

Hay dos vidas, la vida que une vive y la vida
que uno vive realmente, la vida que transita
por la vida sin que nadie la sienta, la escritura
asentada sobre lo que se dice haber escrito. La palabra
que es sabia trata de salir, no se conforma
con la vida enterrada, quiere ser lo que es: un cuerpo.
Y vivir ella sola, con su peso y su voz y su respiración
carnal y fugitiva, perseverar en sí pese a los golpes
de quienes la desprecian. Y siendo cuerpo y vida
recrear en la vida cuando tiene, recorrer los caminos
de la pasión y del conocimiento, del delirio y del llanto.
Ser, así extendida en todos los costados del silencio
y de la voz, un cuerpo en el amor, vivirse toda
como es en sí misma.-


ELLA ME DICE ADIÓS

Cada vez entiendo menos las palabras, sé que huyen
cuando las necesito más, porque ni en el espejo
puedo reconocerme.
Lo que acontece es que soy invisible y aun así
quiero borrar las líneas de mi rostro.
Quedarme solo en el silencio
como se queda el muerto con la tierra.
Dejar de revolver la escoria que echa fuego,
dar la última palada y que nadie la sienta.
Mi madre me enseñó a temer a los pájaros.
Desde entonces yo escribo para borrar su canto,
y me duelen sus alas, pero no tengo cielo. Solo
campos malditos
donde el sol las abrasa.
Extiendo cada día mis brazos y me agoto mirando
un horizonte que en realidad no existe,
por más que yo lo ame.
Desde lejos, con su cendal mojado en lágrimas
ella me dice adiós, adiós.-


INTUICIÓN DEL POEMA

Lo nombro y todavía no está hecho,
pero su borde se asoma como el labio
de algún beso futuro: quema dentro,
y luego, en la memoria, cuando busco
fragmentos de la vida que he perdido
me deja ver su cuerpo, y yo lo admiro
como se admira un seno a oscuras:
la boca en ese instante que parece
más ágil y perfecta que a mente.-


POETA Y LECTOR

El lenguaje de mis versos
no es el enigma de mi corazón.
Tú eres el enigma.
Mi lenguaje solo es el sueño de tu sonrisa,
de tu credo y tu esperanza.
Pero mi lenguaje en tu voz es mi sonrisa,
mi credo, mi esperanza.-


MI AUDITORIO

No puedo mentir sobre mi inteligencia.
Si cualquiera me interrogase no me pondría rojo
ni temblaría mi orgullo al afirmar
que no merezco más
que una referencia biblográfica.
Yo he amado. He vivido.
Mis maestros han sido hombres eternos.
Mi auditorio es un campo. Mis oyentes los árboles.-


VACÍO DEL CUENCO

Era niño y alguién me preguntó:
¿qué quieres ser?
y yo no dije nada,
pues lo que yo quería estaba
fuera de mí;

quería ser
silencio de campana, llano olvidado, vacío del cuenco,

pero el mundo
podía darme ángeles, no alas.-




                                                                                               Salvador Negro


Imágenes: Pinturas del artista español David Agenjo




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario