Páginas vistas en total

miércoles, 1 de abril de 2015

Brindis


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, selecionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                                                Gabriel Zaid

           Poeta mexicano nacido en Monterrey, Nuevo León, el 24 de enero de 1934.



                                                                         "Qué bien nadas,
                                                                         Sin nada que te vista,
                                                                         En las aguas heladas
                                                                         Del cálculo egoísta" 



BRINDIS

Borracho estoy de amarte y de mirarte,
Alta luz, alta copa enaltecida.
El vino se hace lenguas del espíritu
Y migas hace el pan con el mantel.
Blanca la luz y negra y roja y viva,
En tus dedos es sangre, en tus pupilas
Eternidad, en tus labios silencio.
Te amo, sí, te amo, borracho de tus ojos,
Borracho del silencio que ha arrasado tus ojos,
Noche viva y sin lágrimas, noche viva y sin rumbo,
Pero llena de estrellas como un mar sin temor.


EVASIÓN

Desatar la canastilla.
Subir globos llenos de besos.
Ya va quedando el mundo atrás.
El fondo de los ojos da vértigo.
Tomarse desesperadamente.
Ser arrastrados por el viento.
Soltar arena, perder peso.
Ya estás en el espacio sin tiempo.-


LA OFRENDA

Mi amada es una tierra agradecida.
Jamás se pierde en lo que en ella se siembra.
Toda fe puesta en ella fructifica.
Aún la menor palabra en ella da su fruto.
Todo en ella se cumple, todo llega al verano.
Cargada está de dádivas, pródiga
Y en sazón.
En sus labios la gracia se siente agradecida.
En sus ojos, su pecho, sus actos, su silencio.
Le he dado lo que es suyo, por eso me lo entrega,
Es el altar, la diosa y el cuerpo de la ofrenda.-


NOCTURNO

Manantiales del agua
Ya perenne, profunda vida
Abierta en tus ojos.

Convive en ti la tierra
Poblada, su verdad
Numerosa y sencilla.

Abre su plenitud
Callada, su misterio,
La fabula del mundo.

Hallan su vocación
Del huerto, su quehacer,
Manos contemplativas.

Estalla un mediodía
Nocturno, arde en gracia
La noche, calla el cielo.

Tenue viento de pájaros
De recóndito fuego
Habla en bocas y manos.

Viñas, las del silencio,
Viñas, las de las palabras
Cargadas de silencio.-


OLEAJES

El sol estalla:

Se derrumba
A refrescarse en tu alegría.
Revientean  olas en tu pecho.
Yo me baño en tu risa.

Olas altas y soles
De playas apartadas.
Tu risa es la creación
Feliz de ser amada.-


PASTORAL

Una tarde con árboles,
Callada y encendida.

Las cosas su silencio
LLevan como su esquila.

Tienen sombra: la aceptan.
Tienen nombre: lo olvidan.-


ALUCINACIONES

El vio pasar por ella sus fantasmas.
Ella se estremeció de ver en él sus fantasmas.

Él no quería perseguir sus fantasmas.
Ella quería creer en sus fantasmas.

Montó en ella, corrió tras sus fantasmas.
Ella lloró por sus fantasmas.-


ALBA DE PROA

Navegar,
Navegar,
Ir es encontrar.
Todo ha nacido a ver.
Todo está por llegar.
Todo está por romper
A cantar.-


                                                                                           Gabriel Zaid



Imágenes: Pinturas del artista ruso contemporáneo, Oleg Trofimoff.




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario