Páginas vistas en total

domingo, 26 de abril de 2015

Deseo


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                                    Alejandra Guglielmone

Poetisa uruguaya, nacida en Salto en 1976.  La mayoría de sus textos han sido publicados en el semanario Sol y Luna. Participa de una página web donde escribe regularmente.

                                                       
                                                                              "Tu recuerdo se aleja
                                                                               en una ráfaga apurada.
                                                                               Esperando en esta esquina,
                                                                               estaré observando" 






DESEO

Quiero ser libre y volar
confundirme con las hojas del otoño
y entreverar sus escrituras en prosa.
Conversar en otros idiomas
y decir lo que nunca
deshojar las margaritas
y despertar los silencios.
Irme sin rumbo
(y sin avisar)
sin valijas, ni sentimientos.
Pensar como no se debe
maldecir al amor
y a tus ojos.-


MAÑANA

Más allá de mis ojos
corre la mañana sin detenerse.

        En la radio
una canción que se confunde
con el murmullo de las conversaciones.

Por la ventana se observa todo gris

El té caliente quemó las palabras
        que tenía para decirte
        por lo tanto hoy
no te diré lo mucho que te quiero.

Sentada estoy frente a la nada.
La mañana se ha cansado.

Ya son las doce.-




Desde el canto de los pájaros
       en do mayor
       y el viento
haciendo de los pensamientos remolinos.
Desde mis ojos miopes
esperando la primavera,
y la claridad lejana
de ver florecer las rosas.
Desde el café de las mañanas
       negro y amargo
       y la distancia
alejando nuestros abrazos...
Tú.-


LA TARDE

Fue la tarde
más larga y silenciosa.
Ya no estaban los gorriones en la tropera
mientras la lluvia
les inundaba el nido.
El viento se coló entre mis sábanas
y alrededor se volvió invierno.
Guardé las horas interminables,
y el eco de las conversaciones
en la mesa de luz.
Y luego...
       Pensé en ti.-


COMPLICIDAD

No le digas a nadie
que este amor empezó de la nada...
y que no se termina
       con los amaneceres.

Que las calles olvidadas
tienen grabados nuestros pasos
y que los pájaros
son cómplices de mis miradas.

No le cuentes
del sufrimiento de los días
y de la impotencia de saber
       que el reloj no para.

Que se marchitan las calas
y que tu ausencia
      empaña los espejos,
haciendo que se borre mi sonrisa
y se pierdan mis abrazos.

No le cuentes a nadie...
       no lo podrán entender.-


INVENTARIO

Tengo
      varios libros en blanco de tanto leerlos
      unos ojos miopes llenos de letras
                y vacíos de miradas.
      Una tarde de lluvia  con regalo
                y un abrazo.
      Una hoja de otoño, una rosa y una fresia.
      Una habitación en ruinas
      con un silencio que me esquiva
                 y una soledad que me busca.

       Una brújula vieja que solo marca el este
                 y el camino para encontrarte.
       Un espejo que no me reconoce
        y algunas arrugas nuevas en el corazón
tengo.

Es toda mi herencia, te la dejo.
                  Pero me llevo la brújula.-



                                                                                       Alejandra Guglielmone 



Imágenes: Pinturas de Irina Kotova  (Bielorusia, 1976)



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario