Páginas vistas en total

lunes, 30 de abril de 2012

El Hombre

                "No seas vanidosa amor mio
                porque para serte franco
                tu belleza no es del otro mundo
                pero tampoco es de este"


EL HOMBRE     Poesía de Oscar Hahn


Emergió de aguas tibias
y maternales
para viajar a heladas
aguas finales.

A las aguas finales
de oscuros puertos
donde otra vez son niños
todos los muertos.-

TELEVIDENTE

Aquí estoy otra vez de vuelta
en mi cuarto de Iowa City

tomo a sorbos mi plato de sopa Campbell
frente al televisor apagado

la pantalla refleja la imagen
de la cuchara entrando a mi boca.

Y soy el aviso comercial de mí mismo
que anuncia nada a nadie.-

CAFICHE DE LA MUERTE

Cómo carne de cóndores hirvientes
o de tordos quemados como cresta
del rojo al negro se cambió la fiesta
y en silencio se fueron los clientes.
Se nos vació no más todo el prostíbulo
se vaciaron las camas y los bares
y todos los que estábamos de a pares
sollozámos de a una en el vestíbulo.
Por el pasillo viene la señora
siempre tan maternal siempre a la hora
con su taza de té y un trago fuerte.
Para qué te moriste desgraciado.
Mira mi pobre cuarto desolado
tipo traidor: cafiche de la muerte.-



Oscar Hahn: (Iquique, Chile 1938) Poeta, ensayista y crítico chileno. Estudió Pedagogía en la Universidad de Chile. Fue profesor de Literatura en la de Arica. Preso durante la dictadura, al ser liberado se radicó en Estados Unidos, donde se ha dedicado a la docencia en distintas universidades. Sus principales obras poéticas son: "Esta rosa negra" (1961), "Agua final" (1967), "Arte de morir" (1977), "Mal de amor" (1981), "Imágenes nucleares" (1983), "Flor de enamorados" (1987), "Antología virtual" (1996), etc. Obtuvo el Premio Alerce de la Sociedad de Escritores de Chile, el Premio Municipal de Santiago y el Premio Iberoamericano de Poesía "Pablo Neruda" en 2011. Algunos de sus libros han sido traducidos al inglés y francés.


HOTEL DE LAS NOSTALGIAS 

Nosotros
los adolescentes de los años 50
los del jopo en la frente
y el pucho en la comisura

los bailarines de rock and roll
al compás del reloj

los jóvenes coléricos
maníacos discomaníacos

dónde estamos ahora
que la vida es de minutos nada más

asilados en qué Embajada
en qué país desterrados

enterrados
en qué cementerio clandestino

Porque no somos nada
sino perros sabuesos

Nada
sino perros.-

                                                               Oscar Hahn

Imágenes del artista plástico, escultor y fotógrafo polaco Zdzislaw Beksinski. (1929-2005)





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

sábado, 28 de abril de 2012

Sirenas

       "ahora la sirena atraviesa con su agudo canto
        la noche oscura
        en el consuelo del sueño"


SIRENAS EN LA NEGRA NOCHE   poesía de Nilda Allegri  

A las tres de la mañana
en el medio de la noche
el adolecente tísico, la niña alucinada
los perros dormidos que sin embargo levantan sus orejas
escuchan llorar a las sirenas.

Ese gemido que restalla en las sombras
hace signo.

Se tratará tal vez de criminales abatidos
un viaje a la morgue policial,
incendio de precarias casas de cartoneros,
fábrica de productos combustibles,
infartos de señores poderosos,
partos en colectivos,
persecuciones que veremos, nosotros, los normales
frente a la televisión del living
(es un plasma, última tecnología, lo compramos en cuotas)
pero eso vendrá después.

Ahora la sirena atraviesa con su agudo canto
la noche oscura
En el consuelo del sueño,
los justos no escuchan el grito de las sirenas
Sin embargo hubo quien tuvo la pericia
de taparse los oídos y atarse al mástil
para no perder la calma
cuando ellas se empeñaron
(vanamente, hay que decirlo)
en perforar la tela negra de la noche
cantando como putas borrachas
pidiéndome las cosas que las sirenas
les piden a los que pasan

¿Quién no ha escuchado, sin embargo
alguna vez ulular sirenas?
Tal vez, como telón de fondo
como un tren rápido,
o un horizonte de perros que ladra muy lejos del río
como nos contara que fue esa noche
el poeta de las naranjas y aceitunas

Nosotros, los normales, dormimos
pero las sirenas aúllan claman vociferan estallan en la noche
ululan su canto urgente

Una mujer muere en una ambulancia
y la sirena apaga su canto
Ya no hay prisa.-


Nilda Allegri: (Lanús, 1956) Poeta y psicóloga argentina.

Ha publicado "No soy lo que debería" Edición de autor, La Imprenta Ya (2010), también en la antología "Relatos de Inmigrantes en el Bicentenario", fue finalista en el Concurso Metrovías 2010. Tiene en proceso de escritura la novela "Kandor". Sus producciones se suman a las del colectivo de escritores que hacen difusión de sus textos a través de los nuevos soportes tecnológicos. De las nuevas voces de la poesía urbana y de contenido social en Argentina, muchos de sus textos son publicados en sus dos blogs: elnosoyloquedeberia.wordpress.com y sirenasahogadasenvodka.blogspot.com Trabaja en el ámbito de la salud pública en el área de Salud Mental y en Educación pública de Adultos en la provincia de Buenos Aires.

BARAJAR Y DAR DE NUEVO
(Un poema medicinal)

Antes de que me pongan
relucientes y redondas
dos monedas en los ojos
para pagarle al barquero
el paseo por el río del que no se vuelve
y Caronte me tire,
bien pagado, en la otra orilla,
puedo barajar y dar de nuevo.

Puedo 
porque tengo tiempo y empeño
porque tal vez
siempre
cada vez
valga la pena
y el poder que me compete
¡Qué nadie me lo arrebate!

Me lo gané
por el hecho de estar viva
lo sostengo
parada,
todo verdor,
robusta eléctrica entera alivianada
con rayos que me salen de la cabeza
como en el viejo logo de RKO

El poder de ser,
sosteniendo erguida tanta agua circulando
y en el agua también sangre
y todo recorriéndome, ¡humores, sudores,
linfa, hemolinfa y vaya a saber qué líquidos!

¡qué sirvan para algo estas hormonas,
estos jugos aceitosos de mi cuerpo
este olor a herrumbre de mi sangre!
¡qué sirva el esqueleto adocenado
para mantenerme
cuasi entera
parada sobre la tierra
imponente
esperando barajar y dar de nuevo!

que esto recién empieza
que labore el cuerpo mio
cada día un poco
que me dé credenciales para ser
ama del universo de mi pequeña vida.
pedaleando para hacer
doméstica obra de arte
con lo que me fue dado
en el reparto de dones 
¡Qué sostenga en el aire
este alma mía!
este aciago corazón
y estos verdes dos ojos
aún no bloqueados por el oro
arrasen la visión de lo Todo
buscando allá afuera
señales,
hermosuras,
consuelos

Antes que las monedas duerman
en el agujero de agua de mis ojos
yo insisto:
barajo y doy de nuevo.-



                    Nilda Allegri




Imágenes: pinturas del artista plástico francés, de origen bielorruso, Marc Chagall (1887-1985) Obras: "Sirena", "Circo azul",
"El circo rojo" y "El gallo".


viernes, 27 de abril de 2012

Un poema no es una mesa

                     "Dadle al hombre todo lo que necesite.
                      Las pesas para pesar,
                      las medidas para medir
                      la alegría sin una mancha"


LA LUNA CON GATILLO    Poesía de Raúl González Tuñón

Es preciso que nos entendamos.
Yo hablo de algo seguro y de algo posible.
Seguro que todos coman
y vivan dignamente
y es posible saber algún día
muchas cosas que hoy ignoramos.
Entonces, es necesario que esto cambie.

El carpintero ha hecho esta mesa
verdaderamente perfecta
donde se inclina la niña dorada
y el celeste padre rezonga.
Un ebanista, un albañil,
un herrero, un zapatero,
también saben lo suyo.

El minero baja a la mina,
al fondo de la estrella muerta.
El campesino siembra y siega
la estrella ya resucitada.
Todo sería maravilloso
si cada cual viviera dignamente.

Un poema no es una mesa,
con un pan,
con un muro,
con una silla,
con una bota,
no se puede cambiar el mundo.

Con una carabina,
con un libro,
eso es posible.

¿Comprendeís por qué
el poeta y el soldado
pueden ser una misma cosa?

He marchado detrás de los obreros lúcidos
y no me arrepiento.
Ellos saben lo que quieren
y yo quiero lo que ellos quieren:
la libertad, bien entendida.

El poeta es siempre poeta
pero es bueno que al fin comprenda
de una manera alegre y terrible
cuánto mejor sería para todos
que esto cambiara.

Yo los seguí
y ellos me siguieron.
¡Ahí está la cosa!

Cuando hay que lanzar la pólvora
el hombre lanzará la pólvora.
Cuando haya que lanzar el libro
el hombre lanzará el libro.
De la unión de la pólvora y el libro
puede brotar la rosa más pura.

Digo al pequeño cura
y al ateo de rebótica
y al ensayista,
al neutral,
al solemne
y al frívolo,
al notario y a la corista,
al buen enterrador,
al silencioso vecino del tercero,
y a mi amiga que toca el acordeón:
-Mirad la mosca aplastada
bajo la campana de vidrio.

No quiero ser la mosca aplastada.
Tampoco tengo nada que ver con el mono.
No quiero ser abeja.
No quiero ser únicamente cigarra.
Tampoco tengo nada que ver con el mono.
Yo soy un hombre o quiero ser un verdadero hombre
y no quiero ser, jamás,
una mosca aplastada bajo la campana de vidrio.

Ni colmena, ni hormiguero,
no compareís a los hombres
nada más que con los hombres.

Dadle al hombre todo lo que necesite.
Las pesas para pesar,
las medidas para medir,
el pan ganado altivamente,
la flor del aire,
el dolor auténtico,
la alegría sin una mancha.

Tengo derecho al vino,
al aceite, al Museo,
a la Enciclopedia Británica,
a un lugar en el ómnibus,
a un parque abandonado,
a un muelle,
a una azucena,
a salir,
a quedarme,
a bailar sobre la piel
del Último Hombre Antiguo,
con mi esqueleto nuevo,
cubierto con piel nueva
de hombre flamante.

No puedo cruzarme de brazos
e interrogar ahora al vacío.
Me rodean la indignidad
y el desprecio;
me amenazan la cárcel y el hambre.
¡No me dejaré sobornar!

No. No se puede ser libre enteramente
ni estrictamente digno ahora
cuando el chacal está a la puerta
esperando
que nuestra carne caiga, podrida.

Subiré al cielo,
le pondré gatillo a la luna
y desde arriba fusilaré al mundo,
suavemente,
para que esto cambie de una vez.-


Raúl González Tuñón: (Buenos Aires, 1905-1974) Poeta y periodista argentino.
Participó de la vanguardia literaria argentina de los años veinte y viajó luego viviendo en París y Madrid, ciudades en las que hizo amistad  con poetas como César Vallejo, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Federico García Lorca y Pablo Neruda. Se trasladó con el poeta chileno cuando estalló la guerra civil española y ambos poetas con sus respectivas esposas compartieron una casa en Chile.
Tuñón es considerado uno de los fundadores de la corriente moderna de poesía urbana y uno de los máximos representantes de la "poesía social", siempre comprometido con sus ideas socialistas no dudó en viajar por muchos de lugares del mundo para participar en encuentros de intelectuales antifascisistas.  Uno de sus libros claves es "La Rosa blindada" (1935) inspirada en un levantamiento minero en la provincia de Asturias. Otras obras son : "La Calle del agujero en la media" (1930), "Miércoles de ceniza" (1928), "El Otro lado de la estrella" (1934), "Las puertas del fuego" (1938), "La muerte en Madrid" (1939), "La calle de los sueños perdidos" (1941), "Himno de pólvora" (1943), etc.




Imágenes: pinturas del maestro argentino Carlos Alonso (Tunuyán, Mendoza 1929)


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

jueves, 26 de abril de 2012

Las Causas

                      "El eco del reloj en la memoria
                       El rey ajusticiado por el hacha
                       La voz del ruiseñor en Dinamarca"



LAS CAUSAS        Poesía de Jorge Luis Borges

Los ponientes y las generaciones.
Los días y ninguno fue el primero.
La frescura del agua en la garganta
de Adán. El ordenado Paraíso.
El ojo descifrando la tiniebla.
El amor de los lobos en el alba.
La palabra. El hexámetro. El espejo.
La torre de Babel y la soberbia.
La luna que miraban los caldeos.
Las arenas innúmeras del Ganges.
Chuang-Tzu y la mariposa que lo sueña.
Las manzanas de oro de las islas.
Los pasos del errante laberinto.
El infinito lienzo de Penélope.
El tiempo circular de los estoicos.
La moneda en la boca del que ha muerto.
El peso de la espada en la balanza.
Cada gota de agua en la clepsidra.
Las águilas, los fastos, las legiones.
César en la mañana de Farsalia.
La sombra de las cruces en la tierra.
El ajedrez y el álgebra del persa.
Los rastros de las largas migraciones.
La conquista de reinos por la espada.
La brújula incesante. El mar abierto.
El eco del reloj en la memoria.
El rey ajusticiado por el hacha.
El polvo incalculable que fue ejércitos.
La voz del ruiseñor en Dinamarca.
La escrupulosa línea del calígrafo.
El rostro del suicida en el espejo.
El naipe del tahúr. El oro ávido.
Las formas de la nube en el desierto.
Cada arabesco del calidoscopio.
Cada remordimiento y cada lágrima.
Se precisaron todas esas cosas
para que nuestras manos se encontraran.- 


AUSENCIA

Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nichos de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas;
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.-

DESPEDIDA

Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.
¡Oh tardes merecidas por la pena!
Noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo...
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes.-


         Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899-Ginebra, 14 de junio de 1986)










quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

miércoles, 25 de abril de 2012

La sombra

                   "Vereís que cada sombra es diferente;
                    exiguos mayorales en el tiempo
                    preguntan por el siglo de los siglos"




DECIR DE LAS SOMBRAS   poesía de Marcio Veloz Maggiolo

Por debajo de las alfombras
había reflejos; trozos de soledad que se hicieron libélula
y proyectaron sombras infinitas.
El hombre, animado en su duda, fue mirando con pena
debajo de cada estandarte; emergían los contornos del mundo
y podía verse el triunfo de la muerte
sometida, cuajada de lujurias,
porque de sombra en sombra separada
el cuerpo, único, exhausto, apenas se movía.

Una sombra sin cuerpo; un latido metálico en la noche.
Sombreros que se mueven en el aire
sin cabeza posible.
Esqueleto innombrable de todo lo invisible.
Se preguntan moléculas de duda, átomos de desidia
si un día seremos libres y tendremos
la sombra para nosotros.
Responder esta duda sería algo así como
hacer revoluciones, levantar barricadas,
distorsionar el viento.

(Oigan la historia: con su gran fusil vino el rubio invasor
y se paseó de camino en camino, apresando las sombras;
antes ya había ocurrido) y realmente cascadas de tortugas
caminaban, caían, mientras
del lomo duro del Caracaracol
emergían otros seres;
estamos en la noche de todo,
cuando la sombra era pura y el aborigen era el dueño de
                  su sombra.
(Era la época en que la mar surgía desde una calabaza,
ahogando las penumbras)
Y estábamos en junio: los catastros paralizados,
las estadísticas agonizantes, los cómputos podridos,
los cables de prensa podridos también
insultando la sombra de los pueblos
cansados de miseria.

Y se levantó la primavera con sus armas
transidas...(Entonces el señor de polainas dijo: matad
            a tantos cerdos...)
Y así fue: los hediondos soldados de hojalata
(comiéndose su iguana todavía y pensando en
los muslos y los vellos negros de las doncellas)
blandieron su tizona eyaculando a la vez que matando.

Ciguapas y cemíes huyendo en las montañas.
Y tras un largo siglo, negras sombras creciendo
y podridos maderos, allá en el mar, en donde peces
              con acetileno
perforan los aceros de las aguas.

Miradme ahora: perturbado en la peste y en el cirio;
anonadado,
tronando con la furia de otros dioses,
almidonado, como una camisa, que prefiriendo el viento
arece de cartón, y ni se arruga.
Henos, los hijos de una sombra en otra. (Porque háis de
recordar que en 1606 comenzamos a vernos como otros;
por ejemplo: comprendimos que los buenos ingleses
             eran "mejores"
que los españoles;
y hasta bebimos sangre de novilla,
y dormimos en pieles, y la sombra, debajo de la piel,
siguiéndonos de siempre,
como un perro en sí mismo desleído.

Ahora, siglos después, alquilamos las sombras,
alguien nos las obsequia, porque se hacen en grandes factorías
de los puertos ingleses y franceses, y norteamericanos.
La sombra tiene réditos,
préstamos la respaldan,
cubriendo los países de multinacionales, la sombra
ha encontrado su adusta geografia la explotación medida
y de progreso convaleciente. 
¡Oh preguntad al esclavo de los primeros tiempos si era mejor
su sombra que la nuestra!
Preguntadle al Barón del Cementerio; a la Silí, preguntadle 
al viejo Yocahú, rey de la harina,
protector del veneno de la yuca.
Vereis que cada sombra es diferente;
exiguos mayorales en el tiempo
preguntan por el siglo de los siglos.
Estamos en el borde de una año y de otros años
y podemos pedir sombra a la sombra.
Mientras aventureros de la sombra caminan y proyectan
mecanismos de muerte, vamos pensando y  repensando
en los hijos de puta del ayer,
y en los hijos de perra del presente.

Quién de sombras se libra...
Quién de vida se libra.
Quién,
sólo el más puro.-


Marcio Veloz Maggiolo: (Santo Domingo, 1936)
Poeta, narrador, periodista, arqueólogo y antropólogo dominicano. Autor prolífico, tanto de temas académicos como literarios. En 1962 obtuvo la Licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.
En 1970 recibió un Doctorado de Historia de América en la Universidad de Madrid. Fue Sub-secretario de Estado de Cultura y ha sido embajador de la República en México, Italia y Perú. Ha recibido diferentes premios como el Premio Nacional de Poesía en 1961 y el Premio Nacional de Novela en 1962, 1981 y 1992. En 1981 recibió el Premio Nacional de Cuento. Como poeta, Maggiolo ha publicado, entre otros, "El sol y las cosas" (1957), "Intus" (1962), "La palabra reunida" (1982), "Apearse la máscara" (1986). Parte de su obra  ha sido traducida al inglés, italiano, francés y alemán. Es uno de los escritores dominicanos contemporáneos más difundido nacional e internacionalmente.  


Imágenes: pinturas del artista plástico contemporáneo de Santo Domingo, Enriquillo Amiama (1962)







martes, 24 de abril de 2012

Adivíname

                 "De agua vivimos,
                  de migas de aire,
                  suaves pedimos:

                  o todo o nada.
                  ¡Somos tantísimos!
                  ¡Somos tantísimos!"


METÁFORAS           poesía de Sylvia Plath

Adivíname: nueve sílabas tengo, elefante, casa grande,
melón con sólo dos tentáculos.
¡Oh fruta, marfil, leño fino!
Dinero nuevo en este bolso.
Soy medio, escena, vaca grávida.
Comí muchas manzanas verdes.
Del tren en que voy nadie baja.-

Sylvia Plath: (Boston, Massachusetts 1932-1963)
Poeta y ensayista de Estados Unidos. Mostró desde pequeña un gran talento para la poesía, escribiendo desde los ocho años. En la adolescencia presentó un severo trastorno psiquiátrico que la condujo al primer intento de suicidio a los 17 años. Con gran esfuerzo, pudo graduarse con honores en el prestigiose Smith College y obtener una beca para la Universidad de Cambridge, donde continuó escribiendo poesía y conoció al poeta Ted Hughes, con quien se casó en 1956. Su menguada salud, sumada al divorcio en 1962, la llevaron a quitarse la vida un año después.
Es reconocida como una de las principales cultivadoras del género de la "poesía confesional". Fue la primera poeta en recibir post-morten el Premio Pulitzer por el conjunto de su obra.  Su trabajo es materia de estudio permanente, principalmente en las universidades de EE.UU, desde donde se ha revalorizado su legado literario.

"La poesía es una disciplina tiránica; vas tan lejos, tan rápido, que en un espacio reducido debes desviarte hacia toda la periferia"

"Todo en la vida es susceptible de ser escrito si tienes las agallas suficientes para hacerlo y la imaginación para improvisar. El peor amigo de la creatividad es la duda sobre uno mismo"


SOLTERONA 

Esta chica de quien hablamos
en un paseo de abril ceremonioso
con su último pretendiente
súbitamente se asombró muchísimo
de charlar de los pájaros
y las hojas caídas.

Así, afligida, ella
vio que los ademanes de su amante
agitaban el aire y se irritó
entre el caos de flores y de helechos
ocres. Juzgó los pétalos
confusos, la estación ajada.

¡Cómo deseó el invierno!
Austeramente, en orden minucioso
de blanco y negro
de hielo y roca, todo deslindado,
de corazón a fría disciplina
sometió, exacto cual copo de nieve.

Pero he aquí: un capullo
de sus cinco sentidos de gran dama
una grosera confusión deduce:
traición intolerable. Que el idiota

se rinda al caos de la primavera:
prefirió retirarse.

Y rodeó su casa
de alambradas y muros impasables
contra el tiempo rebelde
tanto que nadie lo rompiera
con maldiciones, puños, amenazas,
ni con amor tampoco.-

" Yo sólo escribo porque hay una voz dentro mío que
 no se quedará quieta"

"Tanto tiempo trabajando, leyendo, pensando, viviendo para hacer. El curso de la vida no es suficientemente largo"

"Nunca puedo leer todos los libros que quiero. Nunca puedo ser todas las personas que quiero. ¿Y por qué quiero todo eso? Quiero vivir y sentir todas las sombras, los tonos y las variaciones de la experiencia física y mental posibles en la vida. Y estoy terriblemente limitada"

LA SAVIA

Derramándose como lágrimas, como el
agua al esforzarse
por re-establecer su espejo
sobre la roca.

La que chorréa y cambia
su calavera blanca,
comida por las verdes cizañas.
Años después
las encontré en el camino.

Palabras secas y sin jinetes
de infatigables y ligeros cascos

Cuando desde el fondo del estanque,
las fijas estrellas,
gobiernan una vida.-


                                                         Sylvia Plath

Imágenes: pinturas de la artista plástica de Estados Unidos, Patricia Watwood (Missouri, 1971)


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

lunes, 23 de abril de 2012

Destiempo

                    "Ahora sí que te dimos en el talón                     la muerte de la que huyes
                     correrá acompasadamente a tu lado.

                     Buenas noches, Aquiles."


DESTIEMPO   Poesía de Enrique Lihn



Nuestro entusiasmo alentaba a estos días que corren
entre la multitud de la igualdad de los días.
Nuestra debilidad cifraba en ellos
nuestra última esperanza.
Pensábamos y el tiempo no tendría precio
se nos iba pasando pobremente
y estos son, pues, los años venideros.

Todo lo íbamos a resolver ahora.
Teníamos la vida por delante.
Lo mejor era no precipitarse.-

*****************************

"Casi cruzo la barrera
del espejo para ver
lo que no se puede ver:
el mundo cómo sería
si la realidad copiara,
y no al revés, el espejo
lleno, por fin, de su nada"

******************************

"Únicamente los muertos no piensan que trabajan
ni piensan que no piensan ni antitrabajan
llegan a ese nirvana
a través del azar o con el error
de los iniciados
en las antípodas de la sabiduría
Su último destino es, en cualquier caso, el mismo."

Enrique Lihn: (Santiago, 1928-1988) Poeta, novelista y crítico chileno.

Miembro de la generación del cincuenta, inició muy joven
la carrera literaria, incursionando no sólo en poesía sino
también en el campo de la novela, el ensayo y la crítica.
Vivió en Francia, Cuba y los Estados Unidos mediante la beca Guggenheim obtenida en 1978.
De sus libros de poesía se destacan: "Nada se escurre"
(1949), "Poesía de paso" (1966), "A partir de Manhattan" (1979), "El Paseo Ahumada" (1983), "Diario de una muerte" obra póstuma de 1989. En 1975 fue invitado por el gobierno francés para trasladarse a dicho país, y escribió
"París, situación irregular" (1977).
Obtuvo el Premio Municipal de Poesía 1970 y el Premio Casa de las Américas de Cuba (donde vivió por dos años) en 1966. Afectado de cáncer escribió hasta sus últimos días y sus amigos poetas le publicaron el último libro. Falleció en Santiago de Chile en 1988.


HOTEL LUCERO

Finito y todo y también estos brazos
que se me tienden en la semipenumbra
y un hilo -el de la voz- soplo que apenas brota

pero incisivamente de una fuente: la duda
El bello amanecer de este lucero
¿El del amanecer? ¿El de la tarde?
¿Abre el día o lo cierra?

Bajo la ducha una estrella se apaga
que, absurdamente, la comparte contigo
Las estrellas que viste nacer, a mediodía
estaban muertas desde hace cien años
sólo hiciste el amor con una luz
olfateaste "la ausente de todos los ramos".

Resuena un timbre en el Hotel Lucero
traga y escupe esta boca de sombra
para el caso es lo mismo: apariciones
y desapariciones instantáneas.

No sé en qué sentido hemos hablado de todo
¿Era la duda el tema que nos hizo vestirnos
justo en la hora convenida
salir de allí en distintas direcciones
y la que me detuvo
para ver, y fue inútil, si volvías la cara?-


                                     Enrique Lihn

Imágenes: pinturas del excelente artista plástico chileno , Roberto Matta (1911-2002)






quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

domingo, 22 de abril de 2012

Compañera

               "Sólo los vencedores del olvido,
                los que no besan nunca, los que callan
                entre puertas del llanto y de la muerte
                ellos tan sólo aguantan encendido
                su corazón, mientras que a mí me estallan
                las venas en relámpagos, sin verte"


COMPAÑERA          Poesía de Eladio Cabañero  

Amanece una vez más cerca del río; venía un ciervo tuyo
con la bella cabeza hecha un desorden,
miré y calmabas
los recipientes del sol.
Espadas del otoño
y el sereno limón de tu ventana,
retaron mi corazón fiado en su ternura.
Tapia que gana el empujón del viento,
fui vencido. Quedé solo en la noche,
quedé mirando el mar a tientas
de mi alma.

Apenas sé tu nombre, si estás lejos,
apenas si te escribo, si te refiero
y amo.

Te quiero siempre esposa reducida
para decir "mi compañera,
con tus lastres más íntimos me hundes,
la señal de la siembra hacen tus manos
cuando toco tu cuerpo;
frente a la vida estamos;
difícil alpinismo en esta historia"

Qué levantada gracia estar contigo,
compañera,
de ti depende que la luz sea clara.
Por un subir de montes a diario
voy
ajeno a los romeros para verte.
Bien sé lo que te quiero:
ciego condecorado en los dos ojos,
más humano que un pájaro con frío;
a la vida me eché para quererte,
a la vida me eché como quien roba
oro para la imagen más querida.
Hay que tener más rabia que un bandido,
más horror que un suicida
y más furia que el mar,
ser
más frío y más pacífico que el hielo
para tenerte cerca y no apurarte
como un sorbo de agua.
Se conmemora en piedras el olvido,
es demasiado el tiempo para el que ama.
Cuando un amante se retira o muere
y alguien quema unas cartas
que se pusieron amarillas pronto,
a la cuarta pregunta nos quedamos
un poco más que polvo para el viento.

A la desesperada
luchan la muerte y los enfermos pobres.
Aquí avizoro,
el descampado aguanto
como el frutal debajo del pedrisco:
Tú allá cruzas el pueblo
morena clara y rápida,
dejándote vivir y siendo hermosa
para que el agua de mi fiebre suba,
para que se me aumente el corazón,
quizá para que muera.-

(de "Una señal de amor", 1958)

Eladio Cabañero: (Tomelloso 1930-Madrid 2000). Poeta español.
Su padre, militante socialista y presidente de la Casa del Pueblo, fue fusilado tras la guerra civil, en 1940. De condición muy humilde y autodidacta íntegro, le dió a la poesía española toda la riqueza del vocabulario y la vitalidad de la región de La Mancha en cuyas llanura trabajó como aprendiz de albañil. En 1965 se trasladó a Madrid y publicó su primer libro "Desde el sol y la anchura" ayudado econimicamente por el Ayuntamiento de su pueblo. En 1958 obtuvo el Premio Adonis con "Una señal de amor". En 1963 fue su consagración al recibir el Premio Nacional de Literatura por "Marisa Sabia".
En 1971 obtuvo el Premio de la Crítica por la
recopilación de su obra. Fue premiado también
en Albacete y Barcelona. Cabañero es considerado
uno de los más importantes poetas de la generación
del cincuenta. Su obra canta con ternura el paisaje y las gentes de su Tomesello natal con un emocionado lirismo al tiempo que desarrolla otros temas como el amor, la soledad, la queja ante la injusticia.
La Fundación March le concedió una pensión literaria hasta su muerte, ocurrida en Madrid en el año 2000.


TIEMPO ARRIBA

¿Cómo podrías estar querida Marisa Sabia,
sufriendo con tus ojos todo el día
tanto torvo mural, volada reja,
-comiendo como un pájaro en la nieve-
sonriendo y haciendo que no has visto
tanta pared gritando: "prohibida
la vida", sí, la gran envenenada?

¿Cómo sucede así, querida mía,
sin que quiebren las cosas más hermosas,
sin que el mar caiga al punto en la ruina,
el pan no sea ya el pan, la luz se seque,
y ya no muera o de repente tome
un camino y no sepas de mí nunca?


                                                           Eladio Cabañero

Imágenes: pinturas del artista plástico español Pablo Picasso, de su época cubista.




sábado, 21 de abril de 2012

Su perfume, su acento

                 "Turbia serenidad que otrora tuve,
                 perdida ya para fortuna mía.
                 Desgarradora condición de nube
                 ardida al rojo blanco, pero fría"


INÚTIL DIVAGACIÓN SOBRE EL RETORNO  poesía de Renato Leduc

Más adoradas cuanto más nos hieren
van rodando las horas,
van rodando las horas porque quieren.

Yo vivo de lo poco que aún me queda de usted,
su perfume, su acento,
una lágrima suya que mitigó mi sed.

El oro del presente cambié por el de ayer,
la espuma...el humo...el viento...
Angustia de las cosas que son para no ser.

Vivo de una sonrisa que usted no supo cuándo
me donó. Vivo de su presencia
que ya se va borrando.

Ahora tiendo los brazos al invisible azar;
ahora buscan mis ojos con áspera vehemencia
un prófugo contorno que nunca he de alcanzar.

Su perfume, su acento,
una lágrima suya que mitigó mi sed.
¡Oh, si el humo fincara, si retornara el viento,
si usted, una vez más, volviera a ser usted!

Renato Leduc: (Tlalpan, 1895-México DF, 1986). Poeta, escritor y periodista mexicano.
Estudió Jurisprudencia en la Universidad Nacional de México. En 1935, apoyado por el gobierno, viajó a París donde se dedicó a perfeccionar su estilo literario. Permaneció allí por más de siete años entablando amistad con varios importantes escritores , algunos del surrealismo, como André Breton, Paul Eluard y Antonin Artaud, pero también con Federico García Lorca y muchos artistas de la bohemia francesa. Estuvo casado con la pintora de origen inglés Leonora Carrington, con quien regresó a México.
Entre sus principales obras poéticas se encuentran: "El Aula" (1929), "Algunos poemas deliberadamente románticos" (1933), "Breve Glosa al Libro del Buen Amor" (1939), "Desde París" (1942), "Catorce poemas burocráticos" (1963). Colaboró en periódicos y revistas culturales escribiendo además de poesía, cuentos y crónicas. Fue premiado por su labor periodística.


ÉGLOGA IV

Muchacha: Ya sonó el despertador.
Parece
que amanece.
Tu marido no tardará en llegar
y si me encuentra...

Ya -terrones de azúcar- las estrellas
disuélvense en la leche matinal;
ya renace la vida pueblerina;
ya los gallos comienzan a cantar...

Oigo mugir un buey en la barranca.

Muchacha, tu marido
no tardará en llegar.-

LA ESQUINA

Cuánto tiempo esperé contra la esquina
de mi perplejidad un gran amor;
cuánto tiempo esperé y cuando llegó,
apenas pude caminar tras él.

La pantalla platónica -la esquina-
nos arroja la sombra torturada
de las cosas
que la razón glacial estratifica.

El silbato de tránsito es un geiser
glutinoso.
El amor se bifurca en esperanzas
que alambique cerúleo cristaliza,
y esa mujer que va pasando deja
glaucas estalactitas de sonrisa.

Dramática figura del que espera
un aleatorio amor en cada esquina.
Blanco de las potencias enemigas;
de los perros que orinan,
de los dioses acuáticos
y del camión fecundo en tropelías.
Triste figura mía
que abjuraste de todo movimiento
esperando en la esquina
cosas como el amor, ambiguas.-


             Renato Leduc

(Todos los poemas fueron seleccionados de su libro "Algunos poemas deliberadamente románticos y un prólogo en cierto modo innecesario" 1939)


Imágenes: pinturas de Leonora Carrington (1917-2011) Pintora surrealista de origen británico, que fuera esposa de Leduc, y luego se divorciara. Desde 1942 hasta su muerte el año pasado, vivió en México.





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

viernes, 20 de abril de 2012

El poema Dada

Homenaje a 116 años del nacimiento de Tristán Tzara

           "El ojo a velocidad reducida
            mastica fragmentos de sueño
            mastica dientes de sol dientes cargados de sueño"


AMIGA              Poesía de Tristán Tzara 

Amiga Maurie, no comprenderás pero escucha
el dolor no me lo puedo llorar en un pañuelo
Las palabras son graves como una procesión de reyes
para tu alma con lagos secos y tristes.

Te he llamado con mucho amor
tus senos son flores sin tiestos
y punzan frambuesas con sabor de leche
la almohada nube traspasada por la noche

En tu cabello hay cáscaras de naranja,
en el deseo manada de caballos
En tus ojos hay sol, en los labios ganas de comer
La carne huele a hierba después de llover
durazno maduro, miel de mayo y frescura

Te compraré sin falta pendientes
de los joyeros judíos
Te daré semillas de flores raras
para enriquecer tus gatos literarios

¿Quieres? Acaríciame, arrúllame
se me ha muerto la novia
Pregúntame quién era
y dime cuándo te vas

Mamie, no comprenderás
pero es cosa bella estar en un poema
Has entrado como un insecto florido en
mi cuerpo con moho y aperos de fragua.-

Tristán Tzara: (Rumania, abril de 1896-París, 1963). Poeta y ensayista rumano nacido hace 116 años. En 1916 encontrándose en Zurich, fundó con el rumano Marcel Janco, los alemanes Hugo Ball y Huelsenbeck y el alsaciano Arp, el movimiento "Dada" .
Publicó numerosos números de la revista dedicada a esa
corriente cuya influencia fue muy notoria en Alemania y posteriormente en Francia. Redactó el primer manifiesto del grupo. En 1919, llegó a París, donde estableció el centro del movimiento dadaísta con la colaboración de Breton, Aragon, Soupault, Picabia y JaquesRigant, entre otros. Allí organizó movimientos callejeros plenos de absurdismo para "escandalizar a la burguesía". Participó activamente en el desarrollo de los métodos de escritura automática. Si bien en 1922 se distanció de Breton y sus amigos que empeñados en otras búsquedas desembocarían en el surrealismo, en 1929 se reconcilió con ellos hasta 1935, fecha que se separó definitivamente del movimiento para adherir a la política del partido Comunista.
Su poesía fue traducida al castellano y prologada, en sus comienzos, por Fernando Millán para la Colección Visor de Poesía. Tristán Tzara falleció en París y su tumba se encuentra en el cementerio de Montmartre.


"He girado en torno al faro el nimbo de los pájaros azules
en las mitades de la oscuridad taladrando la lejanía de los barcos
y se han caído al agua cual cenizas de arcángeles

Se ha alterado el pan y la flor
En las leprocerías yacen como gavillas nuestros amigos
Tú sigues cosiendo sola pensamientos para tu hijo

Solamente el tren arrastra sus vapores
Animal malherido que corre, destripado"

DUDAS

He sacado el antiguo sueño de la caja
como sacas tú el sombrero
cuando te pones el traje de muchos botones
cuando agarras el conejo por las orejas
cuando regresas de cacería
como eliges la flor de la maleza
y al amigo entre los cortesanos.

Mira lo que me pasó
cuando llegó la noche lentamente como una cucaracha
buena para muchos como remedio,
cuando enciendo
en el alma el fuego de los versos
me acosté. El sueño es el jardín
preparado para las dudas
no sabes lo que es verdad, lo que no lo es
te parece que es un ladrón y lo fusilas
y después te comunican que ha sido un soldado
así ocurrió conmigo exactamente
por eso te llamé para decirme -sin error
lo que es verdad- lo que no lo es.-


                                      Tristán Tzara

Imágenes: pinturas con collage del movimiento dadaísta de Francia.





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

jueves, 19 de abril de 2012

Retrato terminado

                    "O los vuelve a la oscuridad
                     que es donde el retrato termina"


RETRATO TERMINADO     Poesía de Mirta Rosenberg

Es una manera de decir quiero quedarme sin palabras,
perder sin comentarios.

Hasta cuándo voy a hablar
de lo que ya no está.

De lo que ya no está
viéndome escribir de ella.
¡Y con esos ojos!

También yo de noche los abro
y miro el silencio
en la oscuridad
donde el retrato termina
sin que lo alcance a ver

y pienso
y pienso
y pienso

en temas como vos
que no parecen tener
vencimiento,

en tu deseo de llegar a casa:
con la llave preparada,
aferrada a la puerta del taxi,
te dejabas caer en tu puerta
casi con la voluntad incierta
de una hoja en otoño,

esa clase de vencimiento,

y esos ojos más bien dorados
de los que decías en las descripciones
ojos verdes. Para mirar
cada ocasión con buenos ojos
que no me miran más,
aunque los recuerde.

Y ahora quiero quedarme
sin palabras. Saber perder
lo que se pierde.

O eso parece.

Parece que las dos
nos hemos quedado sin madre:
yo sin vos
vos sin ella,

y sucesivamente,
como eslabones perdidos,
y encontrados por un rato
con los padres,

pero ésa es otra historia
que está mejor contada
en la foto de casamiento
para la que palabras
nunca tuve,

como si fuera anticipo
de tu propio vencimiento.

De los padres decías que el tuyo
tenía ojos verdes,
como vos, tu nieto Juan,
y nadie los tenía del todo
aunque merecían tenerlos:
tu manera
de embellecer el retrato
era tu manera de verlo.

De ella decías en cambio
desde su muerte no fui la misma,
y ésa sería tal vez tu manera
de no terminar el retrato.

La palabra no.

Lo mismo digo yo.

Aunque también se diría una ocasión más bien vulgar: en general,
todos nos quedamos sin ella,
y esa ausencia de la luz parece
descansar los ojos
sin vaciarlos. Los anima,

o los vuelve hacia la oscuridad,
que es donde el retrato termina.

Dijo mi padre de la suya:
nací con ella y ahora
voy a tener que morirme
solo. Y después
lo hizo.

Dijo mi maestro de la suya:
me pasé toda la vida para tener
la letra de mamá. Y después
la tuvo.

Era un dolor perfecto:
hablando de ella,
hablaban de sí mismos.

O eso parece.

Parece que perder
no es un arte difícil:
los muertos de verdad de uno
son víctimas amadas de los vivos.

De lo que cada uno dijo.-


Mirta Rosenberg: (Rosario, Argentina 1951) Poetisa y traductora argentina.
El poema aquí presentado cierra su libro "El arte de perder" (1998). También publicó "Pasajes" (1984), "Madam" (1988), "Teoría sentimental" (1994) . Forma parte del Consejo de Dirección del periodico trimestral "Diario de Poesía" desde su formación. Como traductora editó a Katherine Mansfield en 1996 y "Enrique IV" de Shakespeare, junto a Daniel Somoilovich. También a Walt Whitman, William Blake, Marianne Moore, D. H. Lawrence y Ruth Fainlight.
Recibió la Beca Guggenheim en 2003 y el Premio Konex Diploma al Mérito en 2004.


Imágenes: retratos de mujeres, de Natalia Goncharova (Rusia, 1881-1962), Héctor Basaldúa (Argentina, 1895-1976) , Umberto Boccioni (Italia, 1882-1916) y Cándido Bidó (República Dominicana, 1936-2011).


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio