Páginas vistas en total

miércoles, 11 de abril de 2012

Yo fui luna de primavera

                   "No decía palabras,
                    acercaba tan sólo un cuerpo interrogante
                    porque ignoraba que el deseo es una pregunta
                    cuya respuesta no existe"


YO FUI                 Poesía de Luis Cernuda

Yo fui. Columna ardiente, luna de primavera.
Mar dorado, ojos grandes.

Busqué lo que pensaba;
pensé, como el amanecer en sueño lánguido,
lo que pinta el deseo en días adolescentes.
Canté, subí
fui luz un día
arrastrado en la llama.

Como un golpe de viento
que deshace la sombra,
caí en lo negro,
en el mundo insaciable.

He sido.-

CONTIGO

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.

¿Mi gente?
Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte
para mí están adonde
no estés tú.

¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?-

Luis Cernuda: (Sevilla 1902-México 1963) Poeta español.
Estudió Derecho y Literatura española. Hizo amistad con los más prestigiosos intelectuales de su época como Federico García Lorca, Alberti y Aleixandre, entre otros. Es considerado uno de los máximos representantes de la llamada "Poesía pura". Publicó en distintos países más de diez libros de poesía. Exiliado después de la guerra civil española, fue profesor de Literatura en prestigiosas universidades como Cambridge, Londres, Nueva York y México, donde murió a los 61 años.

LA SOMBRA

Al despertar de un sueño, buscas
tu juventud, como si fuera el cuerpo
del camarada que durmiese
a tu lado y que al alba no encuentras.

Ausencia conocida, nueva siempre,
con la cual no te hallas. Y aunque acaso
hoy tu seas más de lo que era
el mozo ido, todavía.

Sin voz le llamas, cuántas veces;
olvidado que de su mocedad se alimentaba
aquella pena aguda; la conciencia
de tu vivir de ayer. Ahora

ida también, es sólo
un vago malestar, una inconsciencia
acallando el pasado, dejando indiferente
al otro que tú eres, sin pena, sin alivio.-

TRES MISTERIOS GOZOSOS

El cantar de los pájaros, al alba,
cuando el tiempo es más tibio,
alegres de vivir, ya se desliza
entre el sueño, y de gozo
contagia a quien despierta al nuevo día.

Alegre sonriendo a su juguete
pobre y roto, en la puerta
de la casa juega solo el niñito
consigo, y en dichosa
ignorancia, goza de hallarse vivo.

El poeta, sobre el papel soñando
su poema inconcluso,
hermoso le parece, goza y piensa
con razón y locura
que nada importa: existe su poema.-

                                                  Luis Cernuda

Imágenes: pinturas del belga James Ensor (Ostende, 1860-1949). Uno de los primeros representantes de la pintura expresionista.





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario