Páginas vistas en total

sábado, 21 de abril de 2012

Su perfume, su acento

                 "Turbia serenidad que otrora tuve,
                 perdida ya para fortuna mía.
                 Desgarradora condición de nube
                 ardida al rojo blanco, pero fría"


INÚTIL DIVAGACIÓN SOBRE EL RETORNO  poesía de Renato Leduc

Más adoradas cuanto más nos hieren
van rodando las horas,
van rodando las horas porque quieren.

Yo vivo de lo poco que aún me queda de usted,
su perfume, su acento,
una lágrima suya que mitigó mi sed.

El oro del presente cambié por el de ayer,
la espuma...el humo...el viento...
Angustia de las cosas que son para no ser.

Vivo de una sonrisa que usted no supo cuándo
me donó. Vivo de su presencia
que ya se va borrando.

Ahora tiendo los brazos al invisible azar;
ahora buscan mis ojos con áspera vehemencia
un prófugo contorno que nunca he de alcanzar.

Su perfume, su acento,
una lágrima suya que mitigó mi sed.
¡Oh, si el humo fincara, si retornara el viento,
si usted, una vez más, volviera a ser usted!

Renato Leduc: (Tlalpan, 1895-México DF, 1986). Poeta, escritor y periodista mexicano.
Estudió Jurisprudencia en la Universidad Nacional de México. En 1935, apoyado por el gobierno, viajó a París donde se dedicó a perfeccionar su estilo literario. Permaneció allí por más de siete años entablando amistad con varios importantes escritores , algunos del surrealismo, como André Breton, Paul Eluard y Antonin Artaud, pero también con Federico García Lorca y muchos artistas de la bohemia francesa. Estuvo casado con la pintora de origen inglés Leonora Carrington, con quien regresó a México.
Entre sus principales obras poéticas se encuentran: "El Aula" (1929), "Algunos poemas deliberadamente románticos" (1933), "Breve Glosa al Libro del Buen Amor" (1939), "Desde París" (1942), "Catorce poemas burocráticos" (1963). Colaboró en periódicos y revistas culturales escribiendo además de poesía, cuentos y crónicas. Fue premiado por su labor periodística.


ÉGLOGA IV

Muchacha: Ya sonó el despertador.
Parece
que amanece.
Tu marido no tardará en llegar
y si me encuentra...

Ya -terrones de azúcar- las estrellas
disuélvense en la leche matinal;
ya renace la vida pueblerina;
ya los gallos comienzan a cantar...

Oigo mugir un buey en la barranca.

Muchacha, tu marido
no tardará en llegar.-

LA ESQUINA

Cuánto tiempo esperé contra la esquina
de mi perplejidad un gran amor;
cuánto tiempo esperé y cuando llegó,
apenas pude caminar tras él.

La pantalla platónica -la esquina-
nos arroja la sombra torturada
de las cosas
que la razón glacial estratifica.

El silbato de tránsito es un geiser
glutinoso.
El amor se bifurca en esperanzas
que alambique cerúleo cristaliza,
y esa mujer que va pasando deja
glaucas estalactitas de sonrisa.

Dramática figura del que espera
un aleatorio amor en cada esquina.
Blanco de las potencias enemigas;
de los perros que orinan,
de los dioses acuáticos
y del camión fecundo en tropelías.
Triste figura mía
que abjuraste de todo movimiento
esperando en la esquina
cosas como el amor, ambiguas.-


             Renato Leduc

(Todos los poemas fueron seleccionados de su libro "Algunos poemas deliberadamente románticos y un prólogo en cierto modo innecesario" 1939)


Imágenes: pinturas de Leonora Carrington (1917-2011) Pintora surrealista de origen británico, que fuera esposa de Leduc, y luego se divorciara. Desde 1942 hasta su muerte el año pasado, vivió en México.





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Nancy por la lectura del blog y por tu comentario. Saludos
      Quique de Lucio

      Eliminar