Páginas vistas en total

domingo, 15 de abril de 2012

La música doliente

                               "¿Quién pagará el entierro y las flores
                                si yo muero de amores?

                                ¿Qué amigo será tan amigo
                                que en el entierro esté conmigo?"


SUSPENSIÓN            Poesía de Vinicius de Moraes

Fuera de mí, en el espacio, errante, la música doliente de un vals;
en mí, profundamente en mi ser,
la música doliente de tu cuerpo;
y en todo, viviendo el instante de todas las cosas,
la música de la noche iluminada.
El ritmo de tu cuerpo en mi cuerpo...
el giro suave del vals lejano, indeciso...
Mis ojos bebiendo tus ojos, tu rostro.
Y el deseo de llorar que viene de todas las cosas.-

MENSAJE A LA POESÍA

No puedo
No es posible
Díganle que es totalmente imposible
Ahora no puede ser
Es imposible
No puedo

Díganle que estoy tristísimo, pero esta noche no puedo ir a su encuentro.
Cuéntenle que hay millones de cuerpos por enterrar, mucha pobreza en el mundo;
cuéntenle que hay en alguna parte del mundo una criatura llorando
Y las mujeres están volviéndose locas y hay legiones de ellas que tortura
la nostalgia de su hombre; cuéntenle que hay un vacío en los ojos de los parias,
cuya inanición es extrema; cuéntenle
que la vergüenza, la desazón, el suicidio, rondan el hogar
y que se quiere reconquistar la vida.-

Vinicius de Moraes: (Río de Janeiro, 1913-1980). Poeta y narrador brasileño.
Antes de terminar estudios de Derecho publicó el primer
libro de poemas: "O caminho para a distancia" que le abrió las puertas a la fama. Estudió Literatura inglesa en Oxford y posteriormente ingresó a la vida diplomática prestando servicios en Estados Unidos y Francia. "Nuevos Poemas II" publicado en la década de los  años ochenta, contiene sus mejores poemas. En 1956 escribió la obra de teatro, llevada al cine, "Orfeo Negro" que le valió el reconocimiento universal. Fue, además, una figura capital en la música popular brasileña contemporánea, escribiendo la letra de un gran número de canciones, que ya se han convertido en clásicas, como "Muchacha de Ipanema".


LA ROSA DE HIROSHIMA

Piensen en las criaturas
mudas telepáticas
Piensen en las niñas
ciegas inexactas
Piensen en las mujeres
rotas alteradas
Piensen en las heridas
como rosas cálidas
Pero ¡Oh! no se olviden
de la rosa de la rosa
de la rosa de Hiroshima
La rosa hereditaria
la rosa radioactiva
Estúpida e inválida
la rosa con cirrosis
La anti-rosa atómica
Sin color sin perfume
sin rosa sin nada.-

SONETO DE LA SEPARACIÓN

De repente la risa se hizo llanto,
silencioso y blanco como la bruma;
de las bocas unidas se hizo espuma,
y de las manos dadas se hizo espanto.

De repente la calma se hizo viento
que de los ojos apagó la última llama,
y de la pasión se hizo el presentimiento
y del momento inmóvil se hizo el drama.

De repente, no más que de repente,
se volvió triste lo que fuera amarte,
y solitario lo que fuera contento.

El amigo próximo se hizo distante,
la vida se volvió una aventura errante.
De repente, no más que de repente.-


           Vinicius de Moraes



Imágenes: pinturas de la artista plástica brasileña Tarsila do Amaral (1886-1973), amiga de Vinicius. La más representativa de la primera parte del movimiento modernista en Brasil.




quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

1 comentario: