Páginas vistas en total

martes, 17 de marzo de 2015

Madrigal

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.           




                                                                                 Pablo Neruda

           Parral, Chile, 12 de julio de 1904 - Santiago de Chile, 23 de septiembre de 1973


                                                         "Pero tú y yo, amor mío, estamos juntos,
                                                         Juntos desde la ropa a las raíces,
                                                         Juntos de otoño, de agua , de caderas,
                                                         Hasta ser sólo tú, sólo yo juntos"







MADRIGAL ESCRITO EN INVIERNO

En el fondo del mar profundo,
En las noches de largas listas,
Como un caballo cruza corriendo
Tu callado callado nombre.

Alójame en tu espalda, ay refúgiame,
Aparéceme en tu espejo, de pronto,
Sobre la hoja solitaria, nocturna,
Brotando de lo oscuro, detrás de ti.

Flor de la dulce luz completa,
Acúdeme tu boca de besos,
Violenta de separaciones,
Determinada y fina boca.

Ahora bien, en lo largo y largo,
De olvido a olvido residen conmigo
Los rieles, el grito de la lluvia:
Lo que la oscura noche preserva.

Acógeme en la tarde de hilo
Cuando el anochecer trabaja
Su vestuario, y palpita en el cielo
Una estrella llena de viento.

Acércame tu ausencia hasta el fondo,
Pesadamente, tapándote los ojos,
Crúzame tu existencia, suponiendo
Que mi corazón está destruído.-


MUJER, NADA ME HAS DADO

Nada me has dado y, para ti, mi vida
Deshoja su rosal de desconsuelo,
Porque ves estas cosas que yo miro,
Las mismas tierras y los mismos cielos.

Porque la red de nervios y de venas
Que sostiene tu ser y tu belleza
Se debe estremecer al beso puro
Del sol, del mismo sol que a mí mje besa.

Mujer, nada me has dado, y sin embargo,
A través de tu ser siento las cosas,
Estoy alegre de mirar la tierra
En que tu corazón tiembla y reposa.

Me limitan en vano mis sentidos,
Dulces flores que se abren en el viento,
Porque adivino el pájaro que pasa
Y que mojó de azul tu sentimiento.

Y sin embargo no me has dado nada,
No se florecen para mí tus años,
La cascada de cobre de tu risa
No apagará la sed de mis rebaños.

Hostia que no probó tu boca fina,
Amador del amado que te llame,
Saldré al camino con mi amor al brazo
Como un vaso de miel para el que ames.

Ya ves, noche estrellada, canto y copa
En que bebes el agua que yo bebo,
Vivo en tu vida, vives en mi vida,
Nada me has dado y todo te lo debo.-


NO SÓLO EL FUEGO

Ay sí, recuerdo,
Ay, tus ojos cerrados
Como llenos por dentro de luz negra,
Todo tu cuerpo como una mano abierta,
Como un racimo blanco de la luna,
Y el éxtasis,
Cuando nos mata un rayo,
Cuando un puñal nos hiere en las raíces
Y nos rompe una luz la cabellera,
Y cuando
Vamos de nuevo
Volviendo a la vida,
Como si del océano saliéramos,
Como si del naufragio
Volviéramos heridos
Entre las piedras y las algas rojas.

Pero
Hay otros recuerdos,
No sólo flores del incendio,
Sino pequeños brotes
Que aparecen de pronto
Cuando voy en los trenes
o en las calles.

Te veo
Lavando mis pañuelos,
Colgando en la ventana
Mis calcetines rotos,
Tu figura en que todo,
Todo el placer como una llamarada
Cayó sin destruirte,
De nuevo,
Mujercita
De cada día,
De nuevo ser humano,
Humildemente humano,
Soberbiamente pobre,
Cómo tienes que ser para que seas
No la rápida rosa
Que la ceniza del amor deshace,
Sino toda la vida,
Toda la vida con jabón y agujas,
Con el aroma que amo
De la cocina que tal vez no tendremos
Y en que tu mano entre las papas fritas
Y tu boca cantando en invierno
Mientras llega el asado
Sería para mí la permanencia
De la felicidad sobre la tierra.

Ay vida mía,
No sólo el fuego entre nosotros arde,
Sino toda la vida,
La simple historia,
El simple amor
De una mujer y un hombre
Parecidos a todos.-


                                                                                 Pablo Neruda



Imágenes: Pinturas del artista francés Paul Cézanne



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario