Páginas vistas en total

sábado, 17 de agosto de 2013

El forastero

                                                               Piedad Bonnett

Poeta, novelista y dramaturga colombiana nacida en Amalfi, Antioquia, en 1951. Es Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Los Andes, donde ocupa la cátedra de Literatura. Tiene una maestría en Teoría del Arte por la Universidad Nacional de Colombia. Por su primer libro de poesía "De Círculo y ceniza" (1989) recibió Mención de Honor en el Concurso Hispanoamericano de Poesía "Octavio Paz", luego publicó "Ese animal triste" (1996), "El hilo de los días", "Explicaciones no pedidas", "Nadie en casa", "Todos los amantes son guerreros", "Las herencias", etc.


                                      "porque te vi sonriendo en tus orillas
                                       cayendo voy
                                       errática y ardida
                                       en los oscuros mundos abismales"



EL FORASTERO   poesía de Piedad Bonnett


Otra vez ha llegado el arrogante amor sin anuncio
y se ha instalado aquí
donde tu nombre comienza a ser un árbol
que me da sombra con sus siete letras
sin permiso sin prisa -con un rstro tan nuevo
que no conocí sus ojos antiquísimos
sus garras de milano
su paciencia-
ha dado órdenes para que el sol alumbre
y ha clavado su espuela
aquí donde tus ojos me pierden y me ganan
aquí donde tu voz
donde tu mano
lustra la piel de este animal que tiembla
hirsuto y tan hermoso
que ahora es guerrero el sueño al que despierto
mientras la muerte huye
de nuevo estoy a salvo.-


LABERINTO

Condenada a ser sombra de tu sombra,
a soñar con tu nombre en cada madrugada.
Por la ventana abierta un olor errabundo
de vida, -¿y tú en qué calle?-
un temblor en la luz,
el llanto de algún niño.
Y tus ojos cerrados,
o tus ojos abiertos como dos golondrinas,
y tu mano en el agua o tu mano en tu pelo
o tu mano en el aire con su triste blandura,
-¿y en qué calle tus pasos?-
y yo en sueños atada al hilo de tus sueños,
condenada a ser sombra de tu sombra,
a soñar con tu nombre en cada madrugada.-


NOCTURNO

La noche, oscura loba, golpea las ventanas
con una lluvia airada.
A lo lejos
un monótono ruido de motores
recuerda la ciudad que se desvela.
Duermen los niños
y se puebla la casa con sus sueños
de campos y caminos soleados.
En el cristal mi rostro indiferente
me devuelve impasible la mirada.
Todo se ha detenido:
el mundo afuera,
las sombras misteriosas y en el libro
el llanto de la pálida muchacha.
Noche inmensa,
noche sin bordes como un mar eterno.
Un pensamiento leve: aquí alguien falta.
Un estremecimiento.
Allá, a lo lejos,
una bocina suena
y en el libro
vuelve a llorar la pálida muchacha.-


 A LO LEJOS

No insistas. Alguien allá a lo lejos está
matando el sueño.
Alguien destaza el corazón del tiempo.
Alguien allá a lo lejos acaba con él mismo.-



                                                                Piedad Bonnett





Imágenes: pinturas del artista Santiago Cárdenas (Bogotá, Colombia, 1937)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda 
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio 

No hay comentarios:

Publicar un comentario