Páginas vistas en total

domingo, 18 de marzo de 2012

Tu risa de muchacha

               "Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
                porque se detendrá la muerte y el reposo.

               Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos,
               sería el tenue faro buscado por mi niebla"


Y, SIN EMBARGO, AMOR, A TRAVÉS DE LAS LÁGRIMAS      Poesía de Roque Dalton 

Y, sin embargo, amor, a través de las lágrimas, yo sabía que al fin iba a quedarme
desnudo en la ribera de la risa.

Aquí,
hoy,
digo:
siempre recordaré tu desnudez entre mis manos,
tu olor a disfrutada madera de sándalo
clavada junto al sol de la mañana;
tu risa de muchacha,
o de arroyo,
o de pájaro;
tus manos largas y amantes
como un lirio traidor a tus antiguos colores;
tu voz,
tus ojos,
lo de abarcable en ti que entre mis pasos
pensaba sostener con las palabras.
Pero ya no habrá tiempo de llorar
ha terminado
la hora de ceniza para mi corazón:

Hace frío sin ti,
pero se vive.-

Roque Dalton (El Salvador, 1933-1975) Poeta, abogado, ensayista y antropólogo salvadoreño.
Estudió en universidades de su país, de México y de Chile. Militó en el partido comunista desde muy joven, dedicándose a la poesía y a la política. Obtuvo en tres ocasiones el Premio Centroamericano de Poesía, el Premio Casa de las Américas y otros galardones internacionales. De su vasta obra poética iniciada en 1956, merecen destacarse: "Mía junto a los pájaros" (1957), "La Ventana en el rostro" (1961), "El Mar" (1962), "El Turno del ofendido" (1963), "Los Testimonios" (1964), "Poemas" (1968), "Tabernas y otros lugares"  (1969), "Los pequeños infiernos" (1970), etc.
Roque Dalton recorrió el mundo, viajó a Rusia y Corea del Norte y vivió largas temporadas en México, Checoslovaquia y en Cuba. La novela "Pobrecito poeta que era yo" publicada un año después de su muerte, por la editorial Educa es un completo vistazo a su generación literaria, la denominada "Generación Comprometida".

"Nunca entendí lo que es un laberinto
hasta que cara a cara con mi mismo
perfil hurgara en e espejo matutino
con que me lavo el polvo y me preciso.

Porque así somos más de lo que fuimos
a la orilla del sol alado y fino:
de sangre reja y muro bien vestidos
de moho y vaho y rata amados hijos"

HORA DE LA CENIZA

Finaliza septiembre. Es hora de decirte
lo difícil que ha sido no morir.

Por ejemplo, esta tarde
tengo en las manos grises
libros hermosos que no entiendo,
no podría contar aunque ha cesado ya la lluvia
y me cae sin motivo el recuerdo
del primer perro a quien amé cuando niñi.

Desde ayer que te fuiste
hay humedad y frío hasta en la música.
Cuando yo muera,
sólo recordarán mi júbilo matutino y palpable,
mi bandera sin derecho a cansarse,
la concreta verdad que repartí desde el fuego,
el puño que hice unánime
con el clamor de piedra que exigió la esperanza.

Hace frío sin ti. Cuando yo muera,
cuando yo muera
dirán con buenas intenciones
que no supe llorar.
Ahora llueve de nuevo.
Nunca ha sido tan tarde a las siete menos cuarto
como hoy.

Siento deseos de reir
o de marcharme.-

                                                 Roque Dalton

Imágenes: pinturas de Gerardo Gómez (Santa Tecla, El Salvador-1989) Pintor y dibujante salvadoreño de la corriente Pop. Obras: "El Enigma de tus ojos", "Poesía involuntaria" y "A Roque Dalton"




2 comentarios:

  1. cada vez que leía, sentía más crujiente las partículas de mi corazón, sintiendo a la vez, cada palabra, cada dolor, cada llanto recóndito que habita en el alma, cuando nos dicen adiós.

    Un honor, haber leído al señor Roque Dalton.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mía por leer el blog y por tu comentario tan sentido y profundo. Coincido, es un honor leer a Roque Dalton. Saludos !
      Quique de Lucio

      Eliminar