Páginas vistas en total

viernes, 16 de marzo de 2012

El infierno también

                                   "Una perdida de tiempo es el cielo
                                               el infierno también.
                                              Cosas del abuelo
                                    comisario y del reten
                                               y de ta de ta
                                                  ten
                                                  contén.
                                     Simulás la locura" 



ENVUELTO EN UNA PAZ APOCALÍPTICA     poesía de Osvaldo Lamborguini


Envuelto en una paz apocalíptica
el tipo miraba la cocina,
las hornallas, el fuego encendido:
la cocina, empapelada ciertamente
con hojas o páginas
de diarios y revistas.
El no había merecido la estrella de la mañana,
eso es claro, y no era (ni siquiera)
el primogénitode la muerte.
La vida pasaba como un lago.
Las orillas tensas, el centro mudo.
Agua ciega, pobre y cerrada.

Aquel que ayer nomás decía
tomaba mate ahora eternamente
y leía novelas de vampiros.
Televisión y fármacos: la perfección
quedó en anhelo.
Renacerá el amor con la próxima guerra.
Y es un entonces sin entonces,
como un Dios pifio que siempre tarda,
entonces se apoyará en sus muletas
y abrirá el pico como una gaviota
y derribará las puertas del paraíso,
antesala del infierno.-

Osvaldo Lamborghini: (Buenos Aires, 1940-Barcelona, 1985). Poeta y narrador argentino.
Poco antes de cumplir sus 30 años apareció su primer libro "El Fiord" que cumplió el cometido de los grandes libros: fundar un mito. En 1973 publicó "Sebregondi retrocede", luego escribió en diversas revistas de Estados Unidos sus dos grandes poemas, "Los Tadeys" y "La Negación". Tiempo después se marchaba a Barcelona, de donde regresó, enfermo en 1982. Luego de tres años de una reclusión casi absoluta, fecundos en la literatura, escribió una novela "Los hijos de Hegel" y gran cantidad de poemas, que dejó sin publicar, afianzando su subjetivo mote de "poeta maldito", muy leído en pequeños círculos.  Volvió a irse a Barcelona, donde murió en noviembre de 1985 a los 45 años. Obras póstumas son "Novelas y cuentos" (1988) y "Tadeys" (1994). La obra de Osvaldo Lamborghini ampliamente beneficiada por la recepción de escritores y críticos, produjo una buena cantidad de discípulos tanto en poesía como en narrativa.

MI TEMA ES LA MATANZA

Mi tema es la matanza
es claro: la matanza,
y no importa
nada y para nada,
a qué muerte me refiero
ni de qué
muertos hablo, menos aún
si la guerra como efecto de la matanza
o a la inversa (estas minucias,
no tengo tiempo).
Pienso en mi mirada.
en qué campo de batalla nacieron mis ojos
y allí se estrenaron
para ver así,
y mirar de otro modo.
Como si hubiera modos.
Mentira es la palabra.

La palabra mentira,
¿por qué no enredarnos?-

LO CIERTO

Hablando de mi hermana (a)
me olvidé de mi hermano (o)
- todo aclarado para que no haya errores
en la lectura
El que comete un error de imprenta habría, habrá
que imprimirle las palabras al espiedo,
fuego lento
en su lenta carne equivocada.

hablando de mi hermana tenemos manos parecidas
pero yo tengo una rotura Marca en la derecha
pegué una trompada contra un vidrio
yo me hice añicos yo y la Mano,
            Escribo
            Escribo
            Escribo.
y añoro aquel momento de la cara totalmente borrada,
            pero entiendo:
clavado en la raiz de esas palabras
está clavado el año
            los años
que pasaron y pasaron.-

                                               Osvaldo Lamborghini

Imágenes: pinturas de Juan Cordero (Teziutlán, Puebla-México 1822-1884). Excelente retratista, también dedicado a la composición de temas históricos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario