Páginas vistas en total

lunes, 26 de marzo de 2012

120 años de la muerte de W. Whitman

                 "Mira tan lejos como puedas, hay
                 espacio ilimitado allá,

 
                 cuenta tantas horas como puedas, hay
                 tiempo ilimitado antes y después"

El 26 de marzo de 1892 (hace 120 años) moría a la edad de 72 años, en Nueva Jersey, Walt Whitman: poeta, ensayista y periodista estadounidense. Considerado uno de los más influyentes escritores en lengua inglesa y el llamado padre del verso libre.
Su obra maestra "Hojas de hierba" publicada en 1855 fue
costeada por él mismo, con el sacrificio que supuso al ser
una persona de escasos recursos. Esta obra fue ampliada y revisada durante el resto de su vida. En esta primera edición de 795 copias, en el cuerpo del texto, el poeta se llamaba a sí mismo: "Walt Whitman, americano, uno de los duros, un cosmos, desordenado, carnal y sensual, no sentimental, no creído más importante que un hombre o una mujer aparte de ellos mismos, no más modesto que inmodesto" 
Muy resistido por la crítica en un comienzo, incluso acusado por obsceno, Whitman continuó fiel a su estilo, trabajando no sólo de periodista sino también en el campo y en la construcción para poder seguir escribiendo y publicando. Entre los numerosos escritores conocidos que se han visto marcados por su obra figuran:  Rubén Darío, León Felipe que fue además traductor al castellano de muchos de sus poemas, T.S. Eliot, Federico García Lorca quien siempre destacaba su gran admiración, Jorge Luis Borges, Pablo Neruda, Ernesto Cardenal y Allen Ginsberg el célebre poeta beat, entre otros.

de CANTO A MÍ MISMO

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.

Vago...e invito a vagar a mi alma. Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
para ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.
Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otros padres
que nacieron aquí, de padres hijos de esta tierra
y de estos vientos también.

Tengo treinta y siete años. Mi salud es perfecta.
Y con mi aliento puro
comienzo a cantar hoy
y no terminaré mi canto hasta que muera.
Que se callen ahora las escuelas y los credos.
Atrás. A su sitio.
Sé cúal es su misión y no la olvidaré;
que nadie lo olvide.
Pero ahora yo ofrezco mi pecho
lo mismo al bien que al mal,
dejo hablar a todos sin restricción,
y abro de par en par las puertas
a la energía original de la  naturaleza
desenfrenada.-

TU MIRADA

Me miraste a los ojos, penetrando,
en lo más profundo de mi alma.
El cristal azul de tus pupilas,
me mostraba, mi imagen reflejada.

Me miraste y pediste temblorosa
que un te amo, saliera de mis labios,
pero ellos ya no tienen más palabras
pues los golpes de la vida los han cerrado.

Me miraste y tu pelo se erizaba,
y una gota redonda en tu pupila
que brotó, de un corazón roto
y cayó recorriendo tu mejilla.

Me miraste y tu rostro empapado
me exigía una palabra, una respuesta,
y mentí diciéndote te amo
por ganar de tu cara una sonrisa.-

*************************************

Cuando escuché al docto astrónomo,
cuando me presentaron en columnas
las pruebas y guarismos,
cuando me mostraron las tablas y diagramas
para medir, sumar  dividir,
cuando escuché al astrónomo discurrir
con gran aplauso de la sala,
qué pronto me sentí inexplicablemente
hastiado,
hasta que me escabullí de mi asiento y
me fui a caminar solo,
en el húmedo y místico aire nocturno,
mirando de rato en rato,
en silencio perfecto a las estrellas.-


                                                      Walt Whitman

Imágenes: pinturas de Thomas Worthington Whittredge (EE.UU, 1828-1990) Contemporáneo del poeta Whitman.





1 comentario:

  1. Gracias, por este maravilloso aporte a las memorias de las letras... Espero seguir leyendo este espacio que me ha sido interesante.

    ResponderEliminar