Páginas vistas en total

sábado, 25 de junio de 2016

Palabras lindas

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.300 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.399-


                                                                                                        Kerana Angelova

Poeta y novelista de Bulgaria, nacida en Brodilovo, durante más de treinta años ha vivido y trabajado en Burgas, ciudad costera en el Mar Negro. Es autora de catorce libros de novelas, colecciones de poesía, ensayos y fragmentos. Su novela más famosa "Elada Piño y el tiempo" ha obtenido cinco galardones nacionales, incluso el que se otorga al autor del mejor libro en prosa de la Sociedad de Escritores Búlgaros. Sus poemarios también son nominados y les han sido otorgados diferentes premios nacionales. Su último libro publicado es "Visiones" (2008). Las traducciones al español corresponden a Violeta Bóncheva.


                                                                                 "te encuentro solo en el silencio
                                                                                  me conduces con valor
                                                                                  a las palabras al ritmo
                                                                                  al sentido al verso" 









LAS PALABRAS LINDAS

Le dijo a ella:
"Cuando te vi por primera vez
el mundo se puso al revés
las mujeres se alejaron caminando de espaldas
los hombres se arrodillaron
delante de ti por última vez
y el sol veraneante de mi amor
adoró tu mirada de ensueño
despertándote princesa de un sueño centenario
le dije más cosas lindas y su tristeza creció
las palabras hermosas arruinan
dulcemente sin dejar esperanza
cambian los lugares del pasado y del futuro
cuentan relatos con final desconocido
la luz desnuda los ojos provocando
protuberancia detrás de la retina
cuando las palabras hermosas son verdaderas
y parecen una mentira
cuando la mentira parece verdd
sin importar lo que parecen
las palabras hermosas duelen.-


EL ANCIANO EN LA ORILLA

el anciano en la orilla
viejo como los siglos eternos
con sus ojos llenos de cristales de sal
y dos abismos en sus entrañas
a veces no está vivo ni muerto
es lo mismo estar vivo y muerto
en el mismo instante
se queda en la orilla inmóvil
fragmentos de concha de perla titilan
en sus sandalias de goma
hormigas azules caminan por sus pies
una araña teje una red arrugada
y la baja sobre su cabeza
piensa que ella es el tiempo verdadero
que la araña es la cazadora de los tiempos
qué sabe ella del hombre
tanto como los hombres saben de dios
ni siquiera menos le queda al anciano
sus ojos como dos abismos
sobre el primero se lanza una ballena
de blancura nívea
y en el otro una nave transoceánica
huniéndose desapareciendo sin dejar huellas
en las tranquilas Bermuda
sobre su mirada inmóvil.-


PINTURA

La mujer camina frente a la puesta
arrastra un chal transparente tras su espalda
los flecos forman huellas serpentinas
por el polvo del camino
alrededor solo está el disco puro del sol
y la ceniza bajo sus sandalias
y el silencio que resuena como un mosquito frágil
sigue su marcha mesuradamente
como si estuviera tieso el chal negro serpentea
y prolonga las líneas tiernas tras su espalda
el mosquito resuena ensordecedoramente
ella levanta las manos repentinamente
y aprieta con sus palmas
sus orejas
y se queda así en medio del camino
tendiendo su cuello al cormorán
dentro de las cañas al lado del río
a veces repite su gesto.-



FUGA

La mujer entró en el desierto del sueño
convirtiéndose en nómade de la tribu rualo
con su piel ardiente y tobillos secos de cabra
y destino con ojos de sueño y bronce
en uno de ellos se había escondido la salvación
debe recorrer este lugar desértico
debe llegar hasta él
en sus brazos masculinos resistentes
tener el refugio de la salvación
pero la tempestad del desierto apareció
y amontonó los secretos de la mujer
en las arenas rojas
la sal del viento agudo erosionó sus heridas
abiertas
saliendo arrastrándose serpientes
con piel de hielo
con ojos parecidos a túneles antiguos
interrumpiendo en ellos la madurez de los solitarios
con improvisados pasos conocidos
empezaron a verse claro
por la arena quedaron aquellos rastros
crueles de los que había partido
para salvarse.-


CALA D'OR


II

Ven a mi isla
la bahía de roca negra
donde el espejo marino
ciega los sentidos
donde se esconde un murmullo
hasta posarse la cresta
deslizándome a tierra.

I

siente la arena
sobre el castillo esmeralda
reposa tu mirada
de tus labios la sal
te hurta el viento
cuando llega la despedida.-




                                                                                                     Kerana Angelova





Imágenes: Pinturas de William Joseph Turner  (Inglaterra, 1775 - 1851)



quiquedelucio@gmail.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario